Diario Vasco

fútbol americano

Con el himno no se juega. ¿O sí?

De rodillas. Eric Reid y Colin Kaepernick escucharon el himno en esta postura mientras militares y otro compañero sostenían una enorme bandera estadounidense.
De rodillas. Eric Reid y Colin Kaepernick escucharon el himno en esta postura mientras militares y otro compañero sostenían una enorme bandera estadounidense. / AFP
  • Colin Kaepernick, de los San Francisco 49ers, ha generado una gran polémica con sus protestas durante el himno estadounidense

Todos los eventos deportivos que tienen lugar en Estados Unidos arrancan con la interpretación del himno y por megafonía se invita al público a levantarse y a quitarse las viseras. Es un momento casi sagrado para los estadounidenses y si alguien en el público no cumple las recomendaciones, puede ser expulsado del estadio y detenido.

Si con los himnos no se juega, con el de Estados Unidos menos, por el sentimiento patriótico de sus ciudadanos. Pero este pasado fin de semana, en el que ha arrancado la liga de fútbol americano, se ha hablado más de himnos y gestos que de resultados deportivos.

La historia viene de la pretemporada, cuando Colin Kaepernick, quarterback de los San Francisco 49ers, decidió mantenerse sentado durante el himno en un partido de pretemporada. Después declaró que «no voy a estar de pie y mostrar orgullo por la bandera de un país que oprime a los negros y a la gente de color. Para mí esto es más importante que el fútbol y sería egoísta por mi parte mirar hacia otro lado».

La acción generó una gran polémica desde el primer instante. Los San Francisco 49ers declararon que «reconocemos el derecho de un individuo a elegir y participar o no en la celebración». La policía de Santa Clara, donde se encuentra el estadio de los 49ers, amenazó con no acudir a cubrir los partidos en señal de protesta por la acción de Kaepernick.

Ha habido reacciones para todos los gustos. Por ejemplo, en una semana se vendieron más camisetas de Kaepernick que en los ocho meses anteriores y el protagonista señaló que donará esos beneficios a organizaciones sociales. Pero por otro lado los más patriotas han dado la espalda al jugador.

Reacciones contrapuestas

Han opinado también Donald Trump, que invitaba al quarterback y a otros como él a «buscarse otro país en el que se sientan más cómodos» y Barack Obama, quien le defendió al entender que «está ejerciendo su derecho constitucional de protestar. Creo que le preocupan algunos problemas reales y legítimos. Y lo que ha hecho es generar más conversación sobre temas sobre los que necesitamos hablar».

La mecha estaba encendida y se ha ido consumiendo en los últimos días hasta llegar a nada menos que el fin de semana en el que se cumplían quince años del 11-S. Kaepernick y su compañero Eric Reid escucharon el himno clavando una rodilla en el suelo, al considerar que con esta postura mantienen su protesta pero sin faltar al respeto a los militares, como se les había acusado previamente. Un tercer integrante del equipo, Quinton Dial, colaboró sosteniendo la enorme bandera de las barras y estrellas. Y otros alzaron su puño como en México 68 hicieron John Carlos y Tommie Smith. Por su parte, los jugadores de Seattle Seahawks se abrazaron durante el himno en su partido y en otros estadios también hubo acciones parecidas. Continuará...