Diario Vasco

balonmano

El Bidasoa estrena su cuenta de victorias en Asobal

fotogalería

El lateral izquierdo Eduard Nonó se dispone a tirar a puerta. / LUSA

  • Los irundarras se impusieron 28-21 al Sinfín con una actuación espectacular de Zubiria y con la ausencia por lesión de Jon Azkue

«Askoren lehena». Así, en euskera, lo dijo el entrenador Jacobo Cuétara en la rueda de prensa posterior al partido. Y es que lo de ayer en Artaleku eso mismo debe ser, la primera de muchas. El Bidasoa-Irun debutó ante su público en la segunda jornada de la Liga Asobal y consiguió estrenar su casillero de victorias al ganarle 28-21 a un rival directo como el Sinfín. Los irundarras lo hicieron casi todo bien desde el principio y no dieron ninguna opción a los cántabros.

La primera parte del Bidasoa fue un placer para los sentidos. Garra, velocidad, penetraciones, lanzamiento exterior y, por encima de todo, un descomunal Asier Zubiria. Sus trece paradas en los treinta primeros minutos, tres penaltis incluidos, fueron una de las claves del recital bidasotarra. También la facilidad con la que los de Irun veían portería, apoyados en un Eduard Nonó que demostró que sus goles en la División de Honor Plata, en la que fue el máximo realizador, también valen para la Liga Asobal. Ayer se fue a casa con siete.

Los de Jacobo Cuétara fueron por detrás con el 0-1, pero de ahí en adelante no hubo quien les tosiera. La ventaja de los de amarillo no hizo más que crecer y al descanso llegaron con siete goles de renta, 15-8. El partido estaba muy encarrilado, pero en la memoria de la afición seguía candente lo sucedido hace cuatro días ante el Villa de Aranda, partido en el que todo estaba de cara y se acabó perdiendo.

Afortunadamente, no hubo ni atisbo de reacción por parte de los visitantes y la culpa fue de un Bidasoa que no bajó el nivel de juego ni el ritmo del partido en ningún momento. Un golazo tras finta de Kauldi Odriozola puso la máxima en el marcador, ocho de renta con el 17-9, y los de amarillo acabaron ganando por siete, 28-21.

Y todo esto en un partido en el que no jugó Jon Azkue, que está lesionado y se perderá entre tres y cuatro semanas de competición.

Pensando en León

El Bidasoa-Irun debe saborear su primer triunfo de la temporada, pero apenas tendrá tiempo porque el sábado llega la tercera jornada de la Liga Asobal. Los irundarras tendrán un difícil compromiso, ya que visitarán al Ademar de León.