Diario Vasco
Un jugador bidasotarra trata de zafarse de un defensor arandino.
Un jugador bidasotarra trata de zafarse de un defensor arandino. / DV

MAS DEPORTES

El Bidasoa-Irun tuvo miedo a ganar y dejó escapar el triunfo

  • Los irundarras no pudieron con el Villa de Aranda en su vuelta a la Asobal en un partido en el que llegaron a tener cinco goles de renta

El Bidasoa-Irun no va a tener un camino fácil en su vuelta la Liga Asobal y partidos como el disputado ayer no se le pueden escapar. Los irundarras volvieron a la máxima categoría visitando al Villa de Aranda, al que llegaron a ir ganando hasta por cinco goles, pero acabaron perdiendo tras un segundo tiempo en el que los de Jacobo Cuétara bajaron muchos enteros. Las sensaciones que dejó el debut fueron contradictorias, ya que los de amarillo demostraron de lo que son capaces, pero la liga también les enseñó que los descuidos se pagan caro.

El equipo de Irun rindió a un gran nivel tanto en ataque como en defensa durante la primera parte. El 6:0 amarillo, apoyado por un gran Dejanovic en portería, anuló a los arandinos y la ofensiva irundarra encontraba puerta con relativa facilidad.

Cuétara se decantó de inicio por una primera línea formada por Cristian, Azkue y Borragán, pero fue la entrada de Iago Muiña la que revolucionó el encuentro. El ferrolano marcó todo lo que tiró y el Bidasoa, con un bombazo de Cristian desde los nueve metros, consiguió cinco goles de renta antes del descanso, 9-14. Esa fue la máxima ventaja del partido. También la última vez que los de Irun funcionaron.

Al descanso se llegó con el 10-14 en el marcador y de ahí en adelante el dominio fue total y absoluto de los locales. El Villa de Aranda apretó en defensa, lo que provocó numerosas pérdidas de los bidasotarras, goles fáciles a la contra o en transiciones rápidas y el vuelco en el luminoso.

Jacobo Cuétara intentó de todo. Cambió el ataque, colocó un 5:1 defensivo y hasta paró dos veces el encuentro en menos de cinco minutos, pero nada sirvió para que los bidasotarras reaccionasen.

La renta se mantuvo hasta el 14-18 del minuto 36 tras un frenético inicio de la segunda parte, pero un 5-1 de parcial puso el 19-19 y de ahí en adelante el partido solo tuvo un color.

El Villa de Aranda llegó a tener cuatro goles de ventaja con el 26-22 y aunque el Bidasoa lo intentó hasta el final agarrándose al ímpetu de Lancina, un penalti y una lanzamiento en seis metros marrados en los dos últimos minutos acabaron por condenar a los de Irun, que perdieron 28-25.

El Tolosa dio la cara

El Tolosa debutó en la tarde de ayer en la División de Honor Plata. Lo hizo ante su público y contra el Barcelona B. Los tolosarras sabían que lo tenían casi imposible para ganar, pero dieron la cara y estuvieron en partido casi hasta el final. Los de Álex Nogués entraron en los cinco últimos minutos perdiendo solo por dos y acabaron cayendo 27-31.

El otro equipo guipuzcoano de la categoría, el Amenabar Zarautz, disputará hoy la primera jornada liguera. Lo hará en el Aritzbatalde contra el Córdoba a las 12.00 horas.