Diario Vasco

SNOWBOARDCROSS

Lucas Eguibar, campeón de la Copa del Mundo de SnowboardCross

vídeo

Lucas Eguibar levanta el Globo de Cristal que le acredita como campeón de la Copa del Mundo.

  • El rider donostiarra hace historia y a sus 21 años se corona en La Molina rey de la especialidad

Lucas Eguibar ha hecho historia. El rider de la sonrisa eterna que siempre sueña en grande, en alcanzar objetivos que otros nunca se habrían atrevido ni siquiera a imaginar, ha logrado hacer realidad uno de sus sueños, uno de esos que hasta hace bien poco parecía inalcanzable. El donostiarra, de apenas 21 años, se ha proclamado en la estación catalana de La Molina campeón de la Copa del Mundo de SnowboardCross y en el alto del podio ha alzado el preciado Globo de Cristal que le acredita como tal. Sueño cumplido. De esta manera, Eguibar se ha convertido en el primer deportista estatal que logra semejante recomocimiento. Eguibar ha quedado primero con 2090 puntos, por los 1700 y 1560 de Alex Pullin y Nikolay Olyunin, los riders que han completado el podio de la Copa del Mundo.

El mérito de Lucas Eguibar es múltiple: se trata de uno de los deportistas más jóvenes que participan en el circuito, hasta la fecha apenas había disputado quince pruebas de la Copa del Mundo y pertenece a un selección joven que en medios y posibilidades comienza a estar a la altura de las grandes potencias de los deportes invernales, pero a la que aún le queda camino por recorrer para estar a su altura. Este éxito del guipuzcoano puede suponer el espaldarazo definitivo para la llegada de patrocinadores que permitan dar un impulso a este deporte y a consolidar el buen hacer en los últimos tiempos de los riders y la federación española.

Hasta el día de hoy, Lucas Eguibar se había mostrado como el rider más regular de la Copa del Mundo y contaba con un importante margen sobre sus más inmediatos rivales. En las dos pruebas celebradas en la estación suiza de Veysonnaz Eguibar logró un primer y un segundo puesto que le auparon al liderato en la clasificación general y situaban al guipuzcoano como el máximo favorito para levantar el Globo de Cristal. Sin embargo, ganar un título nunca es fácil y en La Molina el donostiarra ha tenido que sufrir, incluso más de lo que a priori se podría imaginar, para ver cómo se cumplía su sueño de coronarse campeón.

Los entrenamientos durante la semana en La Molina se habían realizado bajo un sol radiante y con nieve primavera. En esta situación Lucas Eguibar demostró el viernes su gran momento de forma y logró el tercer mejor tiempo en la ronda clasificatoria y su pase directo a los octavos de final. Sin embargo, este sábado las series eliminatorias se han disputado en un marco completamente diferente al de los días anteriores. A lo largo de la mañana ha caído una fuerte nevada que ha modificado las condiciones de la pista y en algún momento ha llegado a retrasar la salida de alguna serie por la poca visibilidad que había.

En octavos de final Lucas Eguibar ha quedado emparejado con el alemán Noerl y los italianos Sommariva y Matteoti, que en Kreischberg (Austria) se proclámo en enero campeón del Mundo. Una serie en la que los transalpinos se presentaban como los rivales más duros. Tras una primera parte en la que Eguibar ha liderado la prueba, los transalpinos han intentado poner en apuros al donostiarra. Una caída de Sommariva ha aclarado el panorama para Lucas Eguibar y Luca Matteotti, que han logrado el pase a cuartos final con aparente tranquilidad y dejándose llevar en los últimos metros para no tomar riesgos. Pero sea por lo que fuere, quizá por las condiciones climatológicas o por el acierto en las ceras que se aplican en las tablas, daba la sensación de que el donostiarra no se deslizaba con la misma soltura y velocidad que en los entrenamientos y en la clasificatoria del viernes.

En la ronda de cuartos los rivales de Eguibar han sido Robanske, Matteotti y Schairer. Eguibar ha salido con fuerza liderando la prueba junto al italiano, pero pasado el punto intermedio del recorrido el canadiense Robanske ha logrado ponerse en cabeza relegando al rider donostiarra y al italiano. Lucas Eguibar ha tratado de recuperar posiciones buscando el exterior en la penúltima curva y el interior en la última, pero su esfuerzo no ha tenido premio. La tercera plaza le ha eliminado de la competición y, lo más preocupante, ha puesto en riesgo su título en la Copa del Mundo.

Pullin y Olyunin, la amenaza

Con el guipuzcoano fuera, había que prestar atención a los resultados de sus tres grandes rivales para proclamarse campeón: el canadiense Kevin Hill, el ruso Nikolay Olyunin y el australiano Alex Pullin. Al igual que Eguibar, Hill ha quedado eliminado en cuartos de final y ha visto como sus opciones de levantar el Globo de Cristal se esfumaban. Olyunin y Pullin han seguido en competición apurandos sus opciones de alzarse con el título. Sin embargo el rider ruso no ha podido entrar en la gran final y ha quedado segundo en la de consolación. Con este resultado el subcampeón olímpico en Sochi 2014 ha sumado 400 puntos, insuficiente para desbancar a Lucas Eguibar.

El único que podía arrebatar el primer puesto al donostiarra era el australiano Alex Pullin, dos veces campeón mundial (2011 y 2013). Precisamente, el primero de esos títulos lo logró en La Molina. La tensión en la estación gerundense era máxima. Para proclamarse vencedor de la Copa del Mundo Pullin necesitaba ganar la prueba. Mediado el recorrido el australiano ha sufrido una caída y ha quedado descartado para la victoria final y, por tanto, para el título.

Finalizada la prueba solo quedaba recurrir a las matemáticas y hacer oficial los cálculos que tantas y tantas veces habían hecho los compañeros de equipo, los familiares y los amigos de Lucas Eguibar. Pese a caer eliminado en cuartos de final, el ránking mundial le ha permitido a Eguibar ocupar el mejor puesto de los no semifinalistas (9º) y sumar 290 puntos necesarios, que sumados a los 1800 que había acumulado en Veysonnaz sumaban un total de 2.090, inalcanzabales para sus rivales. De esto modo, Lucas Eguibar se ha proclamado campeón de la Copa del Mundo y logra el preciado Globo de Cristal que distingue a todos los campeones de la competición de la regularidad.

Lucas ha cumplido su sueño. ¿Cuál será el siguiente?