Liga ACB

¡Cuánto tiempo sin verte, viejo amigo!

Confianza. La plantilla del GBC, con su presidenta a la cabeza, antes de emprender el viaje a Gran Canaria donde redebuta este mediodía en la ACB. / PEDRO MARTÍNEZ

El Gipuzkoa Basket vuelve a la élite este mediodía (13.00 h.) en la complicada cancha del Herbalife Gran Canaria

RAÚL MELERO

El mediodía de hoy va de reencuentros. El Gipuzkoa Basket va a volver a estrechar la mano a un viejo colega. Un compañero de fatigas que hacía tiempo que no veía. Para los que peinan canas es como cuando tropiezan dos amigos de la 'mili'. No ha sido mucho tiempo, tan solo un poco más de un año sin verle, pero ya había ganas de volver a cruzar los caminos.

Es un amigo especial, muy duro, pero que todo lo que hace tiene una gran repercusión. Eso mola, aunque conservar su amistad cuesta mucho. En los últimos tiempos ha habido una relación amor-odio, con algunos roces que les hicieron enfadar. En el GBC se quieren olvidar esos tiempos tan oscuros.

La primera cita es hoy en el Gran Canaria Arena (13. 00 horas, Movistar Plus) a la hora del café para alguno o del aperitivo para otros. Desde el 22 de mayo de 2016, día en el que se venció al Estudiantes, por cierto descendiendo al equipo estudiantil aunque luego no se efectuó, el Gipuzkoa Basket no juega un partido de la máxima categoría. Hoy volverá a esta aventura de la que pretende salir vivo después de 34 jornadas.

La intención va a ser volver a llevarse bien con la Liga y repetir el año que viene. Aunque muchos otros de la cuadrilla le miran por encima del hombro. La intención de la escuadra de Fisac es demostrar que no es el 'patito feo' de la competición y que el esfuerzo que ha representado ascender y concretar lo conseguido en la LEB el año pasado, tiene sentido.

Sin Chery pero con Van Lacke

La plantilla donostiarra partió ayer por la mañana desde Donostia con diez hombres ya que Kenny Chery se quedó en casa y Fisac decidió no llevar a ningún jugador convenido del Easo. Sin el base canadiense, con el que el club acelera para que tenga opciones de estar el miércoles que viene ante su exequipo, el Betis, Dani Pérez y Xabi Oroz serán los encargados de subir la bola, ordenar las jugadas y ser la extensión de Fisac en la cancha amarilla. Enfrente tendrán dos jugadores muy sólidos como Mekel y sobre todo Oliver. Una muestra real de que esto ya es la Liga Endesa.

Puede que en algún momento determinado Fede Van Lacke tenga que echar una mano en la subida de balón si el partido lo precisa. Aquí está la buena noticia de la semana. El argentino superó un golpe que se llevó en el último amistoso jugado ante el Oviedo. Van Lacke ha tenido una pretemporada tumultuosa con problemas en los aductores y, cuando parecía restablecido, sufrió el clásico 'bocadillo' en su muslo derecho tras un bloqueo ilegal que le obligó de dejar la pista en el primer minuto de partido. Hoy estará el santafesino quien, por cierto, jugó su último encuentro en la ACB en Illunbe, aunque con la camiseta de Estudiantes un 25 de mayo de 2014.

El partido de este mediodía es de los de verdad teniendo en cuenta el potencial del rival y de los resultados del GBC en la isla. En lo que respecta a lo segundo, de nueve comparecencias solo ha sido capaz de ganar en una de ellas, el inolvidable año del quinto puesto en Liga. El resto de visitas se saldaron con derrota siendo especialmente dolorosa la última, también en una primera jornada por 33 puntos, 97-64. Habrá que hacer muchas cosas bien y tener la dosis necesaria de suerte para asaltar el fortín isleño.

Doce, no del patíbulo

Porque el conjunto que entrena Luis Casimiro es de lo más sólido y granítico que se puede encontrar el GBC. Doce jugadores de primer nivel. Fichajes procedentes de grandes equipos y un presupuesto más de cuatro veces superior al donostiarra.

El bloque canario se sustenta en viejos rockeros como Oliver, Aguilar, Rabaseda, Paulí o Báez. Han fichado a tres jugadores que conocían la Liga como DJ Seeley, quien ya estuvo en el Herbalife, Eriksson y Balvin. Y después un ramillete de debutantes con gran pedigree. Shaquielle McKissic, que viene de hacer grandes números en Turquía; Gal Mekel, todo un exbase del Maccabi; y Luke Fischer, un poste con buen recorrido universitario. Sin duda que es una plantilla que puede pelear partidos y campeonatos de tú a tú ante los conjuntos de Euroliga, con lo que para el GBC es un choque de dificultad máxima.

La mala suerte para el equipo de Fisac es que le ha tocado el viaje más largo de la temporada en una semana con tres partidos. Además, recibiendo en tres días al Betis, a priori un enemigo directo. Si no puede ser el triunfo por el potencial del rival, hacer un buen encuentro puede ayudar para ganar el miércoles.

Fotos

Vídeos