Gipuzkoa Basket

El sobresaliente se esconde en Málaga

A por el repóker. Porfi Fisac se dirige a Oroz, Dani Pérez, Azpeitia y Clark en un entrenamiento celebrado en Illunbe. /MICHELENA
A por el repóker. Porfi Fisac se dirige a Oroz, Dani Pérez, Azpeitia y Clark en un entrenamiento celebrado en Illunbe. / MICHELENA

El Delteco busca esta tarde su quinto triunfo consecutivo a domicilio (18.30 h.) en la cancha #de un diezmado Unicaja

RAÚL MELERO

En una temporada que hasta la fecha se puede catalogar como de notable alto, partidos como el de esta tarde en el Martín Carpena de Málaga (18.30 horas, Movistar Plus) son de los de subir nota. Por ello, si el Delteco Gipuzkoa Basket sale de la cancha malacitana con un triunfo bajo el brazo, la calificación de esta campaña deberá subir de forma incontestable.

No es nada habitual, y menos en un club como el donostiarra, que se logre derrotar a domicilio a un equipo de Euroliga. Tampoco hacerlo dos veces en una temporada, porque los verdes mordieron el polvo en su visita a Illunbe, allá por el mes de noviembre, por 71-63.

Ni mucho menos es una empresa sencilla. Todo lo contrario. Aunque los pupilos de Fisac viajaron ayer con la maleta cargada de optimismo para volver a escribir una página épica en esta temporada.

En igualdad de condiciones el partido no tendría historia. El equipo que entrena Joan Plaza está llamado a colarse sin problema en los playoffs y siempre se le pide estar por encima de las 20 o 24 victorias en Liga regular. Su cancha resulta casi inexpugnable para los equipos que no son de la parte alta de la tabla, pero los condimentos para el encuentro de esta tarde han sazonado las opciones del GBC de poder dar la sorpresa.

El rival, sin Shermadini

Primero están las lesiones. Giorgi Shermadini, poste de 2,17 del Unicaja no se vestirá ya que va a estar de baja los dos próximos meses por una fractura en su pie. De hecho el conjunto andaluz y su director deportivo, Carlos Jiménez, ya se han sumergido en el mercado en busca de un pívot para suplir al georgiano. El otro hombre fuerte en la pintura, James Augustine, arrastra problemas en la rodilla además de una contractura en el sóleo de la pierna izquierda. Sin embargo el estadounidense llega tras hacer al CSKA doce puntos y siete rebotes. Un claro ejemplo de que el Delteco no se puede confiar ni un ápice. Con este panorama el joven de 2,14 Viny Okouo tendrá muchos minutos en pista.

Otro de los parámetros que pueden jugar a favor del Gipuzkoa Basket es el cansancio que pueden arrastrar los pupilos de Joan Plaza. Jugaron el viernes en Moscú y apenas han tenido tiempo de ejercitarse tras el largo desplazamiento. Sucedió algo parecido en el partido de la primera vuelta cuando el Unicaja batió en el Carpena al Estrella Roja y 48 horas después aterrizaba en Illunbe con el equipo donostiarra esperándole con el cuchillo entre los dientes.

El momento de Chery

Lo que también cuenta es el actual momento de forma del conjunto guipuzcoano. Cierto que la salida al Carpena es la más complicada de lo que va de 2018, pero no hay que olvidar que la escuadra de Fisac no ha perdido un partido como visitante desde el año pasado. Sus cuatro últimas salidas se cuentan por victorias: Burgos, el Obradoiro, el Betis y el Bilbao Basket.

Además, Chery llega en un estado de forma colosal con 20 puntos de promedio en el último mes, los triples que anotó Swing en Bilbao le tienen que seguir dando confianza, Clark cada vez es más regular, Norel sigue siendo Norel y el resto de jugadores se pueden ir contagiando del buen nivel de sus referentes.

Con un juego interior tan mermado, puede que el resultado del partido se dibuje desde lejos del aro. Vigilar a los enormes tiradores del Unicaja -Salin, Waczynski, McCallum o Dani Díez- y el talento a raudales de Nenad Nedovic, serán los principales problemas para Fisac. El Unicaja probablemente juegue algunos minutos sin ‘cinco’ y en ese campo abierto habrá que tener cuidado con su calidad en el uno contra uno. Brooks y Carlos Suárez deberán ser atados en corto. En el otro lado, quizá sufran los malagueños para frenar a Norel, con las ausencias de sus postes. Que el holandés domine la pintura y que los exteriores den equilibrio con sus bombas, complicará la vida a los locales. El sobresaliente, espera.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos