Gipuzkoa Basket

Una semana muy provechosa

Norel y Pardina animan a sus compañeros en la victoria del domingo. / MICHELENA
Norel y Pardina animan a sus compañeros en la victoria del domingo. / MICHELENA

Los triunfos ante Burgos y Tenerife dan aire al Delteco y le colocan en el camino de la salvación

RAÚL MELERO

La plantilla del Delteco Gipuzkoa Basket tuvo ayer día de descanso. Merecido a todas luces. Las fechas navideñas han sido de lo más estresantes. Eso sí, no se puede decir que los pupilos de Fisac no las hayan aprovechado. Cuando el calendario apunta ya hacia el redoble de tambores, la escuadra guipuzcoana ha cogido aire con dos triunfos en una semana con tres partidos. El momento del equipo es muy bueno, así lo demuestran los números.

La distancia con el primer equipo que desciende es de dos encuentros, la misma que hace tres jornadas, antes de acometer los partidos en fechas navideñas. Sin embargo las sensaciones que ha transmitido el conjunto son muy positivas. Todos los equipos que están peleando con el Delteco han ganado al menos un encuentro de los tres últimos con lo que no hay nadie descolgado de la pelea. Ni muchos menos al Delteco que siente el aliento de sus perseguidores en la nuca.

La semana ha sido provechosa porque empezó con un triunfo en Burgos, ante un rival directo, después de una exhibición ofensiva (99 puntos son suficientes para atestiguarlo) y una demostración de madurez digna de elogio en un partido que los burgaleses tenían marcado en rojo para salir del descenso. Después llegó el Barcelona en el mejor momento de la temporada con un caudal de ataque ilimitado y dejó sin opciones a un GBC que aguantó con la cabeza muy alta durante 25 minutos de partido. Y el domingo pasado se cerró este pack de encuentros con un festival pocas veces visto en Illunbe en los últimos tiempos. Un recital en el tiro y en defensa por parte del GBC que dejó en nada a uno de los equipos que mejor juegan de la ACB.

Tomados estos tres partidos la media de puntos a favor y en contra arroja que el cuadro donostiarra ha podido rubricar con acierto las pretensiones de su entrenador. Fisac no se cansa de decir que este equipo se tiene que ir regularmente por encima de los ochenta puntos y que en esos guarismos las opciones de triunfo aumentan. Habrá que dar la razón al de Fuenterrebollo porque sus chicos han promediado 86 tantos por choque. Salvo el accidente ante el Barcelona, donde se encajaron 101 puntos, el GBC dejó a Burgos en 76 y al Tenerife en 70. La defensa está creciendo por momentos. Kenny Chery es un ejemplo aunque quizá se siguen concediendo muchos triples al rival (Burgos lanzó 31, el Barça 34 y Tenerife 36).

Si hay un dato esclarecedor del buen momento del GBC es ver cómo cinco jugadores en estos tres partidos promedian más de diez puntos. Henk Norel y Daniel Clark se han ido hasta los trece de promedio. Le sigue Kenny Chery con 12,6, después Fede Van Lacke con 11,3 y el último, pero no por ello menos importante, Danny Agbelese con once puntos de media en estos tres últimos partidos. Además Jordan Swing se ha quedado a las puertas de los dobles dígitos firmando nueve puntos por encuentro. En cuanto a anotación estos jugadores están llevando el mayor peso pero no se puede olvidar los chispazos de Fakuade o la dirección de Dani Pérez, así como el crecimiento de Pardina, Salvó y Oroz, salvo el capitán, el resto debutantes en la ACB.

Lúcidos desde el 6,75

Además, el equipo donostiarra está tirando como los ángeles. Ante el Barcelona quedó un poco escondido su gran porcentaje desde el 6,75 (10 de 23, 43%), sin embargo, frente al Iberostar Tenerife el 58%, gracias a un 11 de 19, deja a las claras que la muñeca los jugadores del Delteco está perfectamente engrasada. El tiro, y su acierto, se dice que es una cuestión de rachas. Pero la confianza que da el ver cómo se anota más que se falla suele tener su correspondencia en número de victorias. El GBC no es un equipo que base su anotación en el triple, pero meter desde 6,75 es fundamental para vencer y más a este nivel. El paso adelante de jugadores como Agbelese o que Van Lacke haya encontrado vías de anotación amén de ser el primer espada en materia defensiva le han dado al equipo de Fisac un empaque que hace pensar que no solo es Henk Norel. Porque por supuesto hay que aprovechar todas las virtudes del holandés -el domingo volvió a dar un recital dejando en casi nada a dos postes como Tobey y Fran Vázquez-, pero da la impresión que no hay una especial dependencia del gigante de Gorinchem. Lo que es una gran noticia. El Delteco en los dos últimos encuentros ha hecho desde más allá del arco 21 dianas de 42 intentos. Justo un 50%. Un porcentaje que en el nivel ACB es sinónimo de triunfo.

El Delteco no está fuera de la Copa matemáticamente aunque debe ganar los dos encuentros que restan (Obradoiro y Real Madrid) y darse muchos resultados favorables. Más allá de lo que pueda suceder, esta buena racha puede tener su continuidad en Santiago el sábado. Los gallegos acumulan seis derrotas consecutivas. Si sumar la sexta victoria ha traído toneladas de felicidad imagínense la séptima.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos