Gipuzkoa Basket

El segundo mejor GBC de la historia antes del parón

Norel, ante Varnado el domingo, una de las claves del GBC./J.M. LÓPEZ
Norel, ante Varnado el domingo, una de las claves del GBC. / J.M. LÓPEZ

Solo el equipo que firmó la formidable quinta plaza en la campaña 2012 presentaba un bagaje superior tras 20 jornadas

OSKAR ORTIZ DE GUINEASAN SEBASTIÁN.

«Nos equivocaríamos muchísimo si pensáramos que hemos hecho algo, porque aquí hasta que no logremos la permanencia no habremos hecho absolutamente nada», fue la advertencia que lanzó Porfi Fisac la víspera de recibir al UCAM Murcia en la cuarta jornada, cuando el GBC era sexto tras sumar dos victorias y una derrota en las tres primeras jornadas. Quizá consciente de que el halago puede debilitar, el de Fuenterrebollo bien podría repetir aquella llamada a la prudencia ahora que su equipo afronta las dos semanas de parón liguero con el segundo mejor balance de siempre, al ser decimotercero con ocho triunfos en 20 jornadas.

Solo en el inolvidable ejercicio 2011-2012, bajo las riendas de Sito Alonso, el cuadro guipuzcoano lucía mejor bagaje a estas alturas, octavo con diez victorias. Sin embargo, lo mejor de aquel equipo que incluso jugó la Copa, llegaría después, cuando los Panko, Vidal, Baron, Salgado y compañía ganaron nueve de los últimos catorce encuentros (Baskonia, Real Madrid o Unicaja, incluidos) para firmar un histórico quinto puesto con 19 victorias.

Aquella plantilla no tiene nada que ver con la actual, formada sin más ambición que la permanencia en la pista, que no es poco tal como ha experimentado este club en campañas recientes.

Salvaciones aseadas

En otros ejercicios, el GBC sumó ocho victorias en las 20 primeras jornadas, lo que supone un 40% de éxito. Sucedió en las temporadas 2010-2011 y 2013-2014. En ambas ocasiones, la salvación se logró con holgura, pues en el primer caso el GBC acabó la liga regular en la decimocuarta plaza con doce victorias y un margen de cinco sobre el penúltimo clasificado; y en la segunda finalizó décimo al irse hasta las dieciséis victorias -ganó siete de sus diez últimos compromisos, incluido el del Buesa Arena-, con nueve de margen sobre el descenso.

Pese a sus dos últimos traspiés -ante Gran Canaria y Tecnyconta-, el Delteco mantiene el margen de cuatro triunfos sobre los puestos de descenso, que ocupan Joventut y Betis. Sin duda, el dato es el mejor antiséptimo para aplicar a las heridas que han dejado esas dos derrotas. No porque no entraran dentro de cierta lógica, sino porque esos dos partidos seguidos en Illunbe parecían una ocasión propicia para intentar echar el lazo a la primera mitad de la tabla. Además, el equipo dejó la sensación de que podía haber logrado algún resultado favorable a nada que no hubiera encajado unos parciales tan contundentes que dejaron estériles sus fabulosas reacciones de última hora.

Neal, jugador del mes

Por tratar de extraer algo positivo, cabe pensar que si hombres como Henk Norel o Kenny Chery mantienen sus promedios, el camino hacia la permanencia presentará menos curvas. Porque el equipo rival no va a tener siempre un arma tan letal Gary Neal, fundamental en el triunfo del Zaragoza el domingo. El norteamericano, que ya había sido designado MVP de la jornada una semana antes, repitió esa condición en Illunbe y ha sido designado mejor jugador de febrero. En Ilunbe anotó 31 puntos aderezados con siete rebotes y cinco asistencias, para un total de 45 de valoración. Desde Luis Scola en 2004 no se daba una actuación así.

El GBC retomará la competición el 4 de marzo visitando al RETAbet Bilbao Basket. Será el primero de los catorce partidos que restan para concluir la liga regular, de los que solo seis serán en Illunbe, mientras que ocho serán a domicilio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos