Gipuzkoa Basket

El reto de ganar al Baskonia, el equipo más en forma

Henk Norel y Janis Timma pelean por un rebote en la ida./I. AIZPURU
Henk Norel y Janis Timma pelean por un rebote en la ida. / I. AIZPURU

Los vitorianos, rivales del Delteco este sábado en Illunbe (19.00 horas), llevan nueve victorias consecutivas en marzo

RAÚL MELERO

Desde el pasado 14 de enero, el entrenador del Baskonia, Pedro Martínez, no ofrece ninguna rueda de prensa post-partido con el amargo sabor de la derrota. Aquel día su equipo cayó ante el Iberostar Tenerife por 86-74 y algo tuvo que ocurrir en el vuelo de vuelta, porque los gasteiztarras no saben lo que es perder en la Liga ACB desde aquel día.

Solo está el lunar de la Copa, donde los alaveses se vieron las caras en primera ronda con el Barcelona, a la postre campeón de la competición, y fueron sorprendidos por el equipo de Pesic. Pero en la competición doméstica, el Baskonia se puede decir que ha triturado a sus rivales.

De los ocho triunfos, cinco han sido por 24 puntos o más. Y no es que se hayan enfrentado a rivales sencillos. Se deshicieron del Barça por 24 puntos de diferencia, del Unicaja por 18, del Gran canaria por 25 y del Fuenlabrada por 28. Eso sí, todos esos partidos se han disputado bajo el techo del Buesa Arena. El sábado por lo menos los aros de Illunbe serán extraños para el equipo vitoriano, que con esta espectacular racha se ha encaramado hasta la segunda posición de la Liga ACB.

El Delteco sabe que va a tener enfrente un rival a la altura del Real Madrid o el Barcelona y que, para estar en partido, deben rayar a gran nivel durante los cuarenta minutos de juego.

Con la ida en la cabeza

Las imágenes del partido disputado en la capital alavesa están todavía frescas en la mente de los jugadores del Delteco Gipuzkoa Basket, quienes cayeron 'in extremis' con una canasta de Rodrigue Beaubois después de ir ganando hasta por 16 puntos en el santuario baskonista. «Estoy cabreado», dijo el entrenador del Gipuzkoa Basket a la conclusión de aquel encuentro celebrado en el mes de octubre. «A veces el baloncesto es injusto y para mí hoy mi equipo se ha merecido ganar más que el contrario», sentenció.

Durante sus comparecencias, el preparador del cuadro donostiarra se ha mostrado contento «por cómo se está desarrollando la temporada, pero me falta algún partido más», ha comentado Porfirio Fisac. Y uno de esos es el de Baskonia. «Se nos escapó una oportunidad única de ganar en Vitoria», aclaró el de Fuenterrebollo.

No es un rival que se le dé bien al GBC, como casi todos los que toman parte habitualmente en la Euroliga. El Baskonia solo ha mordido el polvo en una par de ocasiones de las nueve veces que le ha tocado visitar Illunbe. Pablo Laso y Sito Alonso le derrotaron una vez cada uno. Jaume Ponsarnau, en su poco más de una temporada al frente del banquillo donostiarra, no lo pudo hacer y Porfirio Fisac tampoco. El segoviano tiene ante sí el bonito reto de vencer por primera vez al Baskonia como entrenador del Gipuzkoa Basket.

Mañana, ante el Maccabi

Poco o nada se va hablar en la capital alavesa del choque del sábado en Illunbe (19.00 horas) ya que mañana el conjunto presidido por el lazkaotarra Josean Querejeta se juega nada más y nada menos que colarse en el Top-8 de la Euroliga. Recibe al Maccabi de Tel Aviv, rival directo de los baskonistas, en el Buesa Arena y un triunfo local les mete directamente en la pelea por entrar en la Final Four de Belgrado.

Por ello el choque frente a la escuadra macabea se toma como una final en la capital gasteiztarra, tanto para los jugadores como para la afición baskonista. Si en la Liga ACB la trayectoria del Baskonia es aplastante, se puede decir lo mismo en la competición continental, con cinco triunfos consecutivos y con el ánimo de que un triunfo mañana, amén de dar la clasificación, les puede encaramar al séptimo o sexto puesto y evitar en los cruces al temible CSKA de Moscú. En la última jornada de la Euroliga recibirán al Anadolu Efes turco, farolillo rojo de la clasificación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos