Gipuzkoa Basket

El regalo más importante toca desenvolverlo hoy

Van Lacke y Agbelese, en un entrenamiento. / MICHELENA
Van Lacke y Agbelese, en un entrenamiento. / MICHELENA

El GBC, a por su sexto triunfo, aunque enfrente estará el peligroso Tenerife

RAÚL MELERO

El Delteco Gipuzkoa Basket se ha portado bien en este año 2017. Ha ascendido a la ACB, ha devuelto a muchos la ilusión de volver a ver al Madrid, Barça, Baskonia y compañía; y aunque en algunos asuntos no ha estado tan bien, se puede decir que es merecedor de los presentes que le cayeron ayer.

Eso sí, el más importante llega hoy. Los Magos de Oriente han dado las claves para desenvolverlo. A partir de las seis habrá que seguir al pie de la letra los pasos que han dejado Melchor, Gaspar y Baltasar. Porque sin duda alguna el gran regalo que ha pedido el conjunto donostiarra como colofón a estas Navidades es subir la sexta victoria a su casillero a costa del Iberostar Tenerife, un equipo complicado, peligroso, con grandes jugadores y perfectamente guiado desde la banda por el griego Fotis Katsikaris.

En el libro de ruta de Porfirio Fisac, y también en su carta a los Reyes amén de salud para sus jugadores, figura tener al menos seis victorias al término de la primera vuelta. El choque de hoy, pasada la oportunidad de Barcelona, parece el más indicado. Antes de dar la ciaboga para acometer el segundo turno de partidos, el Delteco deberá visitar al Obradoiro la semana que viene y recibir al Real Madrid en la resaca de la Tamborrada.

El preparador segoviano cree que doce serán el número de triunfos suficientes para salvarse de la quema a final de año y teniendo la mitad en la mano al finalizar la primera vuelta, su equipo estaría bien encaminado para lograr el objetivo único de esta temporada que es seguir en la competición el próximo año.

No lo tendrán fácil los hombres de Fisac. Ya lo advirtió el de Fuenterrebollo el viernes: «No somos un equipo acostumbrado a tres encuentros por semana» y el jugar ante el Barça siempre deja alguna secuela. No porque los de Sito Alonso sean un equipo al que le guste la 'estopa' sino que jugar a su ritmo, exige un desgaste mayúsculo.

Máxima concentración

No ha dado tiempo siquiera a valorar que hace una semana el Delteco dio un repaso al Burgos en su propia pista. Un triunfo que puede ser importantísimo para la clasificación final. Acompañarle con otra victoria esta tarde sería una estupenda noticia. Pero no va a ser nada fácil.

El Iberostar Tenerife es uno de esos equipos que lleva haciendo muy bien las cosas y tiene un futuro esplendoroso. Mantiene jugadores que se sienten identificados con la hinchada aurinegra, como Rodrigo San Miguel, Nico Richotti o Javi Beirán. Han incorporado este año a jugadores de calidad como Mike Tobey, Mateusz Ponitka o el último en llegar, Kostas Vasileiaidis. Los últimos años han contratado a Tim Abromaitis, Davin White o un seguro de vida como Fran Vázquez. Es decir que el crecimiento del equipo es progresivo y lleva apuntando alto las últimas temporadas. De hecho la campaña pasada ganó la FIBA Champions League y este verano se hizo con la Intercontinental.

Los tinerfeños contrataron a Nenad Markovic como sustituto de Txus Vidorreta y no les tembló el pulso en deshacerse del balcánico por su poca sintonía con el vestuario. Se contrató a Fotis Katsikaris y por el momento han vencido en cuatro de los cinco partidos ligueros desde que el griego aterrizó en La Laguna.

El choque de hoy exigirá concentración máxima al Delteco. El Iberostar tiene una plantilla muy larga y en su rotación apenas hay fisuras. Frente al Barça se perdió la batalla por el rebote, algo que habrá que recuperar, ya que con el control bajo el tablero, el GBC se siente muy cómodo. Se espera una buena entrada en Illunbe, algo que sería una gran noticia después de los 4.109 fieles que presenciaron el choque del Barcelona el martes pasado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos