Gipuzkoa Basket

«Nadie puede pasar un corte por detrás»

Maiza, Chery, Fakuade, Van Lacke y Oroz (de espaldas) atienden a Fisac en el entrenamiento de ayer en Illunbe. / MIKEL FRAILE
Maiza, Chery, Fakuade, Van Lacke y Oroz (de espaldas) atienden a Fisac en el entrenamiento de ayer en Illunbe. / MIKEL FRAILE

El Delteco GBC vuelve a entrenar conjurado para lavar la imagen de Zaragoza, con Fisac muy pendiente de mejorar el nivel defensivo

RAÚL MELERO SAN SEBASTIÁN.

Después de una dura derrota, como la que vivió en sus carnes el Delteco Gipuzkoa Basket el domingo pasado, los profesionales suelen decir que lo mejor es que llegue cuanto antes el próximo partido. Todavía quedan días para que el Unicaja pise el parqué de Illunbe -el partido está programado para el domingo a las 18.00 horas- sin embargo, los pupilos de Fisac ya descuentan las horas para medirse a los de Joan Plaza.

La plantilla del Delteco ha tenido su tiempo de reflexión. Ayer se ejercitó por primera vez tras el partido en el Príncipe Felipe. 16 hombres a las órdenes de Fisac y sus ayudantes; los once del equipo profesional más los vinculados del Easo (Urtxulutegi, Azpeitia, Beraza y Sanz) a los que se le suma habitualmente Gaizka Maiza, quien se encuentra cedido en el Sammic Iraurgi de Azpeitia.

La conjura por parte del plantel guipuzcoano es clara y rotunda: la premisa es cerrar el aro y volver a los guarismos de principio de temporada. En eso incidió Fisac ayer. «Nadie puede pasar un corte por detrás», chilló en uno de los ejercicios el segoviano. «Defensa, defensa», reiteró a sus jugadores. Su ayudante Sergio García también insistió en el mismo aspecto. «Cuando alguien coja el balón, agachados, encima y metiendo la mano por si podemos robar», indicó cuando se paraban los ejercicios, algo que el cuerpo técnico del Delteco no dudó en hacer para corregir cualquier tipo de error.

Norel, en perfecto estado

La sesión de ayer fue larga e intensa, poniendo a las claras que los jugadores del Delteco GBC saben que lo del otro día en Zaragoza debe ser considerado como un accidente. Hubo dureza en los ejercicios pero muchísimos ánimos. Cada vez que acababa una serie, palmadas entre los miembros del mismo grupo y cruce de impresiones para ver cómo se puede mejorar.

Se vio a Henk Norel entrenando con normalidad. Tanto en el calentamiento, como en los ejercicios de técnica individual y los de grupo. Fisac realizó un ejercicio de cuatro contra cuatro en un lado de la cancha con un tercer grupo de cuatro esperando en el otro. La norma era que en el ataque había que meter el balón al poste para a partir de ahí jugársela o crear espacios para el tiro.

Norel estuvo atinado de cara al aro, así como Oroz volvió a demostrar su marcha más en defensa. La intensidad fue la tónica durante toda la sesión. Se vio buen entendimiento entre Agbelese y Fakuade que compartieron equipo, como que la muñeca de Swing sigue engrasada. Clavó un par de triples, al igual que Pardina y Dani Pérez.

Quizá el frío que se acumula en una instalación tan mastodóntica como el Donosti Arena puede servir para que las sesiones no tengan ningún minuto de respiro y ese fue el guión de ayer. Así como comprobar que Clark, con sus 2,10, tiene una rapidez de pies y una muñeca que cuando la saque a pasear va a ganar partidos para el Delteco. Este domingo no estaría nada mal para volver a coger confianza y moral.

Fotos

Vídeos