Gipuzkoa Basket

El Delteco GBC vuelve a la senda de la victoria

El Delteco GBC vuelve a la senda de la victoria
USOZ

Buen partido del Gipuzkoa Basket que ha logrado mantener su ventaja ante el Unicaja

RAÚL MELERO

La clasificación dice que el triunfo de este domingo vale lo mismo que el del Betis. Para nada. No puede ser. Por mucho que aquel día le cayeran 34 puntos de diferencia a los verdiblancos. La victoria de este domingo ante un equipo de Euroliga que venía de casi pasearse ante el Estrella Roja debería tener bonus. De hecho el equipo así lo debe tomar porque se trata de una hazaña mayúscula. Repasen. Nedovic, Shermadini, Augustine, Suárez, Brooks, McCallum… Y todos esos y alguno más mordieron el polvo en Illunbe.

El equipo de Fisac realizó un esfuerzo titánico, dejó a su rival en 63 puntos, los últimos de regaliz, y solo permitió que anotara un 24% desde el triple. La defensa en la segunda mitad fue de clínic, con jugadores como Fakuade, Agbelese o Pardina que ayudaron a cerrar el aro, que de eso se trataba.

Pocos, sobre todo los rivales del cuadro guipuzcoano, esperaban que el Unicaja cayera. Por ello el triunfo es doble. O triple. Sumar una más, el día que casi nadie espera y frente a un equipo de Euroliga. Con un Illunbe entregado. Solo 2.721. Solo comparado con otras temporadas. Pero cuando el partido estaba al pil pil, cuando cada defensa y cada ataque pueden significar ganar o perder, dio la impresión de que había griegos en las gradas. Ambiente ensordecedor que fue ese sexto jugador que llegó a una segunda ayuda, que punteó un tiro, que cerró un rebote y que se solidarizó con los cinco gladiadores de abajo.

En el deporte de la canasta las cosas cambian de forma fugaz. La semana pasada el Tecnyconta masacró el aro donostiarra con 16 triples. Este domingo al Unicaja le costó Dios y ayuda anotar canastas en juego. De hecho solo hicieron 21. Casi una cada dos minutos, lo que debe poner en valor el excelente trabajo defensivo que hizo el Delteco GBC.

El partido comenzó con un parcial 0-6 favorable al Unicaja. El Delteco no pudo ni siquiera lanzar a canasta y sus ataques se fueron perdiendo al limbo. Norel, aprovechando un pase de Fakuade, inauguró el marcador para el equipo donostiarra. Fue como una pequeña liberación. Un triple del finlandés Salin puso la máxima del primer cuarto, 2-9, pero enseguida se fue al banquillo al haber cometido dos faltas. El Delteco gracias a un 8-0 de parcial con dos triples seguidos de Fakuade y Pardina, quien saltó en el cinco inicial, dio la vuelta al marcador y las cosas se igualaron. El final del cuarto se distinguió por un intercambio de golpes que benefició a los malagueños, quienes acabaron con ventaja de cuatro puntos, 17-21, gracias a una canasta de James Augustine.

Se podía dar como bueno el primer cuarto de los de Fisac ya que se dejaron por el camino seis balones que impidieron anotar con fluidez, todo lo contrario que los de Joan Plaza, que aprovecharon la circunstancia para mandar en el luminoso.

El paciente inglés

El segundo acto del partido estuvo marcado por la actuación de Daniel Clark. El británico ha levantó al público de sus asientos y a partir de ahí los seguidores del Delteco GBC comenzaron a tomar la temperatura del choque. Primero con un gancho de izquierda en una jugada que tuvo dos rebotes de ataque para el Delteco. Después con un triple desde ocho metros y todavía con la muñeca caliente, casi humeante, anotó otro en carrera para el delirio de la grada. Aún quedaba más porque en un cambio de asignación Clark quedó emparejado con McCallum y metió una canasta sin oposición. Diez puntos seguidos y el Gipuzkoa Basket lideraba el luminoso, 29-24 mediado el cuarto.

Llegó la reacción malagueña. En un equipo con tanto talento da igual quien anote. Primero fue Dragan Mirosaljevic, después McCollum con una canasta de rueda, Nedovic hizo un canastón y Carlos Suárez con un dos más uno dieron la vuelta al partido, 31-33 (min. 18).

Un triple de Pardina volvió a dar ventaja al Delteco, quien se fue en ventaja al descanso gracias a otro triple de Dani Pérez, que dejó estériles tres tiros libres anotados anteriormente por el Unicaja. El Delteco aprovechó para engancharse al partido por su efectividad desde el 6,75 con cuatro triples de nueve intentos y solo perdieron un balón en este segundo cuarto. Los de Fisac aprovecharon la superioridad en el rebote para acercarse en el marcador.

Si Dan Clark tuvo un papel fundamental en la remontada, Joan Pardina se vistió de héroe. Anotó dos triples para poner la máxima ventaja para el Delteco, 45-38 (min. 26). La defensa de los de Fisac fue excelente. No permitieron ninguna canasta en juego al Unicaja en más de seis minutos. Joan Plaza movía y movía sus fichas sin dar con un quinteto redondo. Solo Carlos Suárez le puso una sonrisa al catalán. El Unicaja despertó pero Jordan Swing finiquitó el cuarto con un triple de nueve metros cuando quedaba un segundo para dejar el marcador en un apretado 52-50.

Éxtasis final

Shermadini y Nedovic adelantaron a los visitantes. El Delteco sufrió la mejoría defensiva de los andaluces y solo hizo tres puntos para los de Fisac gracias a un dos más uno de un proactivo Agbelese, antes del tiempo muerto de la televisión.

El parón sentó de maravilla al cuadro local ya que ha enganchó varias acciones que le dieron un empujón en el marcador. Un tiro libre de Norel precedió a una entrada a canasta de Dani Pérez y después un tiro de cuatro metros de Clark que dejaron un 60-55 (min. 34) favorable a los donostiarras. El público metió una marcha más para ayudar al equipo y los ataques del Unicaja fueron con una atmósfera ensordecedora. Los de Plaza seguían teniendo muchos problemas para anotar. Solo lo hicieron desde el tiro libre.

La defensa del Delteco siguió siendo de muchos quilates. Unicaja solo anotaba desde el tiro libre y llegaron un par de ataques con excelente trabajo atrás. Terminaron con un tiro libre de Van Lacke y una canasta de Norel que dejó un 65-60 a falta de un minuto y trece segundos para terminar. Los seguidores del GBC se frotaban las manos porque acariciaban el triunfo.

La tensión se acumuló cuando Swing cometió campo atrás y dejó al Unicaja con la bola para recortar distancias y 50 segundos por jugar. Nedovic tiró sin tocar aro y el GBC jugó a las cuatro esquinas hasta que le cayó falta a Clark. El británico y después Norel no fallaron y el público pudo disfrutar de una merecida victoria ante un equipo de Euroliga. Tercer triunfo que rompe una racha de cuatro derrotas y subidón de moral para visitar este domingo al Joventut en Badalona.

Las claves

Defensa
El Delteco dejó al Unicaja con un 24% desde la línea de tres y solo le permitió a su rival anotar 21 canastas en juego. Casi una cada dos minutos.
Pardina
Aparición estelar del catalán que acabó con un espectacular cuatro de cinco desde el triple. Dos de ellos fueron clave en el segundo cuarto.
Illunbe
La estadística oficial reflejó 2.721 espectadores pero parecieron muchísimos más. Apretaron cada ataque del Unicaja en el tramo final.

Fotos

Vídeos