Gipuzkoa Basket

Un partido para alejar un rival directo

A por la octava. Norel, Fakuade, Dani Pérez, Oroz y Pardina, con su máscara, calientan a las órdenes del preparador físico, Lander Castro, en un entrenamiento en Illunbe./FRAILE
A por la octava. Norel, Fakuade, Dani Pérez, Oroz y Pardina, con su máscara, calientan a las órdenes del preparador físico, Lander Castro, en un entrenamiento en Illunbe. / FRAILE

Si el Delteco derrota hoy a un rival directo como el Betis (12.30 horas) en Sevilla le aventajaría en cuatro partidos más el average

RAÚL MELERO

Según las palabras y el rictus de Porfirio Fisac el pasado viernes en la sala de prensa de Illunbe, el Delteco Gipuzkoa Basket no ha ido hasta Sevilla de turismo. O por lo menos no debería ser así, puesto que tiene ante sí un botín valiosísimo.

Un triunfo este mediodía (12.30 horas, Movistar Plus) de los donostiarras frente al Betis Energía Plus les dejaría en una posición idónea para, por lo menos, no ser último. Porque aventajarían a los de Óscar Quintana en cuatro encuentros que serían cinco con el average. Sí, señores. Comienza la segunda vuelta y la palabra 'average' va a formar parte del vocabulario habitual del equipo guipuzcoano sobre todo con los equipos que están luchando por huir de la quema de la LEB. Porque parece que este año sí habrá quema. Por lo menos para uno.

Conviene dejar para otro día la visita a la Giralda o a la Torre del Oro. Que no sea hoy cuando el equipo se quiera dar un paseo por la rivera del Guadalquivir o visitar la Real Maestranza de Caballería. Coincidiendo con la Feria de Abril estaría mucho mejor porque hoy el Delteco puede dejar muy bien encaminada su permanencia en la ACB.

Porfirio Fisac recupera además a Dani Pérez y Joan Pardina, este último jugará protegido con una máscara tras su operación en la nariz, para la causa donostiarra con lo que la rotación gana dos enteros respecto a los últimos choques. Una gran noticia.

Da la sensación de que la escuadra guipuzcoana se encuentra en uno de los puntos álgidos de la temporada, si nos atenemos al último partido de 2017 y los cuatro que se llevan disputados este año. Ha vencido en tres - Burgos, Tenerife y Obradoiro- de sus últimos cinco choques. Solo ha sido derrotado por el binomio Madrid-Barcelona, con sendas exhibiciones de ambos desde el 6,75. Pero en los dos encuentros, el Delteco ha plantado cara y ha tenido buenos momentos de juego por mucho que enfrente estuvieran los dos principales candidatos al título.

Por ello, y que conste que es difícil mantener un silogismo durante una semana, si la escuadra de Fisac mantiene el nivel que presentó ante el Real Madrid, por ejemplo, estará cerca de su octava victoria en esta Liga. Lo que le acercaría terriblemente al objetivo de mantenerse.

Un verano muy convulso

En el Delteco no esperan que el partido de este mediodía se parezca al de la primera vuelta. El equipo guipuzcoano derrotó sin paliativos al Betis , 94-60, y se dio un festín con Norel como MVP de la jornada. El holandés se volverá a medir a Anosike, mucho más bajo que él, y por ahí el GBC puede ir ganando una pequeña batalla que le dé después el triunfo final. Pero el equipo verdiblanco no es el de aquel día.

Sigue teniendo a Ryan Kelly como principal estilete en ataque, 16 puntos por partido para el ex de los Lakers, secundado por Blake Schlib con once y el poder de Anosike que anota nueve y coge seis rebotes por encuentro. El convulso verano que vivió la escuadra bética y su reingreso en la ACB en el mes de agosto provocó que fuera muy complicado acertar con la confección de la plantilla. De hecho, Óscar Quintana tiene cuatro bases -Draper, McGrath, Úriz y Franch- y se ve obligado a que compartan muchos minutos en cancha.

Para el choque de hoy recupera precisamente a Draper, que debido a una contractura muscular en la espalda no pudo participar en el partido de la pasada jornada ante el Baskonia. También estará Anosike, recuperado de un golpe en la mano que sufrió en el partido frente al conjunto alavés. La baja para este choque y también para lo que resta de temporada es el alero Saúl Blanco, quien el viernes llegó a un acuerdo con el club para la rescisión de su contrato. El Betis empezó con una fatal racha de diez derrotas consecutivas, se rehizo venciendo en cuatro choques y ahora mismo suma tres jornadas sin conocer el triunfo. Si el GBC es el equipo del último mes, el triunfo volará a Donostia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos