Dos millones pueden separar al GBC de la ACB

El club donostiarra está convencido de que no hará falta abonar ninguna cantidad de ingreso a la liga, aunque la ACB no se ha pronunciado todavía

R. M.

No le queda más remedio al Gipuzkoa Basket que esperar acontecimientos y continuar trabajando para, como parece que es su intención, jugar en la Liga Endesa la próxima temporada.El GBC se ganó su derecho en la pista, venciendo la liga regular de la LEB Oro el pasado 21 de abril pero como muchos conocen, el ascenso en la cancha no se traduce en una subida efectiva debido a las enormes exigencias que solicita la ACB.

El director general del club, Germán Cea, explicó en este periódico el pasado jueves que la reunión que mantuvo en Madrid el club con el presidente del Consejo Superior de Deportes, José Ramón Lete, fue «satisfactoria» y el máximo organismo deportivo del estado no contempla otro escenario que el Gipuzkoa Basket y el vencedor del play-off de ascenso jueguen la próxima temporada en la ACB.Sin embargo, del dicho al hecho hay un trecho. Y no va a ser un camino de rosas que el Gipuzkoa Basket pueda volver a competir con los mejores. La primera cuestión es que la ACB debe aclarar cuáles van a ser las reglas del juego. Hay una asamblea extraordinaria el próximo 12 de junio que deberá esclarecer el sistema de competición. El GBC a partir de esa fecha sabrá qué requisitos tendrá que manejar para jugar en la Liga Endesa.

Presupuesto solvente

El club donostiarra está convencido de que no deberá abonar cantidad alguna (tiene el canon de ingreso puesto desde su último ascenso en 2008) por entrar en la liga. Ni tan siquiera el fondo de ascensos y descensos que a día de hoy es un millón y medio de euros más el IVA. Algo que puede resultar capital en sus opciones. En las últimas manifestaciones de los dirigentes del GBC se han mostrado convencidos de que la deuda de 2,9 millones de euros se puede renegociar y no lo estiman como un problema para el ascenso. Por ello los casi dos millones de euros que es el fondo, son ahora mismo la gran barrera entre competir en la Liga Endesa el año que viene o no.

A partir de aquí, el club presidido por Nekane Arzallus tendría que conseguir un montante monetario suficiente para competir en la ACB. Los dos últimos presupuestos que manejó el GBC en la Liga Endesa fueron de 2,6 y 3,2 millones de euros. Y en ambos casos terminó descendiendo. Con lo que la cifra que se debe contar para hacer un equipo medianamente competitivo deberá ser superior a esa cifra.

El conjunto donostiarra tiene prometido un millón de las instituciones y tendrá que recaudar dos más como mínimo. La concreción de un patrocinador es fundamental para que siga con opciones porque si no las cuentas no saldrían por ningún lado. A esto posiblemente habría que sumarle una ampliación de capital y el equipo tendría que volver a jugar en Illunbe. Muchos frentes abiertos con un objetivo en el horizonte como es el retorno a la ACB.

Fotos

Vídeos