Gipuzkoa Basket

Kenny Chery, el MVP de la humildad

Chery sonríe durante un entrenamiento en el Gasca./ARIZMENDI
Chery sonríe durante un entrenamiento en el Gasca. / ARIZMENDI

El canadiense no quiere protagonismo, «sin mis compañeros no hubiera sido posible», y asegura que Fisac le ayuda a crecer día a día. El mejor jugador de la última jornada fue ayer a Illunbe a entrenarse solo

RAÚL MELEROSAN SEBASTIÁN.

El bote de un balón retumba en el parqué de Illunbe. Es lunes y no hay entrenamiento. «Esto es el baloncesto y así lo concibo. Sí, el domingo hice un gran partido pero hoy es otro día y hay que trabajar, creo que es así y así me lo enseñaron desde joven». Palabras de Kenny Fred Chery (Montreal, 1992), MVP de la última jornada tras sus 28 de valoración.

Chery se entrenó ayer cuando el equipo tenía descanso. «He hecho un poco de gimnasio para mantener y he tirado un poco. No he hecho mucho más», comenta entre risas y hasta un poco apesadumbrado por los numerosos halagos recibidos, tanto en los medios especializados como por los mensajes de felicitación. «Sí, tenía bastantes mensajes especiales que me iban diciendo que siga trabajando y que siga mirando hacia adelante. Gente que me quiere, supongo».

Chery, azares de la vida, realizó su mejor partido con la camiseta del Delteco en la cancha donde jugó la pasada temporada, en Sevilla y ante su exequipo. «No había ningún tipo de revancha. Mi ética de trabajo me dice que debo jugar duro todos los días contra todos los rivales. He cuajado un gran partido en Sevilla pero ni mucho menos es una revancha».

«El equipo no es solo Henk o yo. Es lo bueno que hay, que siempre alguien puede salir al rescate»

Ni revanchismo, ni sacar pecho. El MVP de esta decimoctava jornada es el perfecto reflejo de la humildad. «Estoy muy feliz. El equipo y yo hemos trabajado muy duro para tener una posición exitosa tanto ellos como yo con este premio. Te sientes bien cuando compruebas que el trabajo diario tiene recompensa». El base nacido en Montreal asume que «obtener un MVP en la ACB es algo muy importante porque es una gran Liga donde hay mucho talento. Pero insisto que no es algo solo mío sino que gracias a mis compañeros de equipo lo he logrado, sin ellos no sería nada posible».

Un 'Microondas'

Después del triunfo del Delteco en Sevilla con la sensacional actuación de Chery restaban dos encuentros para cerrar la jornada. Chery reconoce que no estuvo atento a lo que sucedía en Santiago y en Madrid. «Para ser honesto he de decir que no soy para nada ese tipo de persona. He conseguido ser MVP de la jornada y estoy contento y orgulloso, pero lo realmente importante como te decía antes es que estas cosas se conviertan en éxitos para el equipo». De hecho no se para a pensar qué ha hecho sino el siguiente reto que se le puede presentar. «Cuando el partido terminó los chicos me dijeron que podía ser MVP. Guay, pero ya estamos pensando en Gran Canaria, Sevilla ha terminado y hay que ir a por el siguiente».

Otra casualidad. Chery se formó en la Universidad de Baylor en Texas. La misma en la que estuvo reclutado Vinnie 'Microondas' Johnson, un exterior ochentero que pasó sus mejores años en los Detroit Pistos. El apelativo le viene porque era capaz de anotar muchos puntos en poco tiempo. Cualidad ésta del base del Delteco GBC. «Todos los chicos están trabajando duro y creo que crecemos de la mano. Cada día, cada entrenamiento vamos hacia adelante. Los compañeros me hacen ser mejor, así como los entrenadores. Tratan de sacar lo mejor de mí y me ponen en la posición en la que mejor puedo rendir».

«Así concibo el baloncesto, el domingo hice un gran partido pero ayer me fui a entrenar a Illunbe»

El canadiense, en casi todas sus respuestas antepone siempre la palabra equipo y estima que «el equipo no es solo Henk. Es lo bueno que tiene este equipo, que no se depende de nadie. Ni de Henk, ni de mí o de ningún otro compañero. Como decimos siempre hay alguien que puede salir al rescate cuando se le necesita». Y pone un ejemplo taxativo que ocurrió el domingo pasado: «Dani volvía de una lesión y estuvo increíble. O Clark con cinco triples. O Fede, que le da un pase perfecto a Clark para que clave el triple final... Así es este equipo». Y apostilla. «Los entrenadores nos dan una confianza extra que es básica».

Su sonrisa delata que está disfrutando. «Por supuesto», contesta con un inglés en el que se cuela el acento francés propio de muchos canadienses. «Dios me ha dado la oportunidad de jugar a baloncesto. Amo este deporte cada vez que pongo un pie en la cancha. Disfruto muchísimo y por el momento lo estoy haciendo». Que siga así, que seguro le va muy bien a él y al Delteco GBC.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos