Gipuzkoa Basket

Jaume Ponsarnau (Entrenador ayudante del Valencia Basket): «Este GBC tiene más talento de lo que la gente pensaba»

Jaume Ponsarnau./MICHELENA
Jaume Ponsarnau. / MICHELENA

El extécnico del Gipuzkoa Basket se enfrentará el domingo por primera vez a los donostiarras desde que fue destituido en noviembre de 2016

RAÚL MELEROSAN SEBASTIÁN.

Charlar de baloncesto con Jaume Ponsarnau Goenaga (Tárrega, 1971) resulta un ejercicio de paz y tranquilidad por cómo el exentrenador del GBC afronta su puesto de trabajo. Es un año «apasionante y motivante» para el catalán. Debuta en la Euroliga, una competición tan atractiva como cruel con los que no están preparados para afrontarla. El domingo se enfrentará por primera vez desde que salió de Illunbe al Gipuzkoa Basket al que ve «bien. Han hecho un equipo con todas las letras. Me gusta», dice.

-¿Cómo es la vida de Jaume Ponsarnau en Valencia?

- Muy ajetreada (Risas). Se puede decir que no me da la vida... es complicado compaginar dos competiciones tan exigentes como la liga ACB y la Euroliga. Además hemos tenido hasta el momento un alto porcentaje de partidos fuera de casa y se nota. Solo hemos jugado un 33% de partidos como local.

- De turismo cuando juega fuera de casa poco, ¿no?

- Nada. Lo que se ve desde la ventanilla del autobús desde el aeropuerto hasta el hotel. Y la verdad es que suele estar bien porque los trayectos suelen ser interminables.

- ¿Por qué lo dice?

- Porque nos ha tocado ir a ciudades grandísimas como Moscú, Atenas o Estambul. Con atascos gigantes, muchas horas de desplazamientos más lo que te ha costado desplazarte desde Valencia a esas ciudades. Y otra cosa que igual a la gente le sorprende.

- Cuente.

- Habituarte a las comidas. Una simple ensalada o un plato de pasta cambia mucho si te la sirven en Tel Aviv, Moscú o Atenas. Los sabores, las especias que lleva y otras cosas. Una cosa es ir de turismo, que vas a apreciar la gastronomía, y otro nuestro caso, que viajamos porque tenemos que competir. Pero bueno, estamos en la mejor competición de Europa y es apasionante.

«El GBC es un equipo con más talento del que la gente pensaba y será un partido muy duro»

- Todo este trajín, ¿le está permitiendo disfrutar?

- Muchísimo (Rotundo). La Euroliga es muy exigente pero muy motivante. Tiene un nivel altísimo pero te va desgastando. Son las dos caras de la moneda y además hemos tenido una plaga de lesiones que merman tu nivel competitivo y, por ende, los resultados del equipo. El año pasado jugamos todas las finales que podíamos jugar y esta temporada hemos empezado ganando la Supercopa. Por ello hay que ser pacientes, aprender de las derrotas e ir despacio.

- Es su primer año en la Euroliga. ¿Cómo le va?

- Como decía antes es apasionante. Es top level en todos los sentidos. Organización, entrenadores, equipos, jugadores... todo. Destacaría el nivel físico que hay en todas las posiciones. Juegan contra rivales que a veces literalmente te sacan del campo. He de reconocer que es muy duro pero estoy disfrutando mucho.

- ¿Qué jugador le ha sorprendido?

- Muchos. Si tuviera que destacar a uno, te diría que Wanamaker de Fenerbahce. Me parece un jugadorazo, con un nivel impresionante. Físicamente es un portento para jugar de base. Aunque otros como Kyle Hines, que mide 1,98 y juega de pívot en el CSKA te da una idea de el nivel físico que hay en la Euroliga.

- ¿Cómo recuerda su 'agur' de Donostia?

- El recuerdo que tengo de ese momento es de frustación y enfado. Con el tiempo tomas conciencia de que todos los entrenadores tienen que pasar por eso. Trabajo con Txus Vidorreta y sabe lo que es eso, como le ocurrió a Pedro Martínez. Al final hay que aprovechar todas estas experiencias para ser mejor.

- ¿Fue una espina que se le clavó muy adentro?

- Me he borrado el mal de recuerdo de lo que es un cese. Fue una lástima a nivel personal y familiar porque creo que el proyecto que conformamos era bueno. Sin embargo, personalmente quedará muy buen recuerdo para mí y para mi familia de lo que supuso vivir en Donosti.

«La Euroliga es apasionante. Tiene un nivel altísimo pero desgasta muchísimo»

- Sale del GBC y no para de ganar.

- Bueno, la verdad es que las cosas me han ido bien. Con la selección hicimos bronce en los Juegos de Río y con el Valencia llegamos a todas las finales el año pasado, ganamos la Liga y este año la Supercopa.

- Y el domingo les llega el GBC.

- Han conseguido que un grupo, que a priori no contaba con el agrado de muchos, se haya convertido en un equipo. Tienen roles claramente definidos, con muchos jugadores capaces de hacer cosas y de sumar, solidarios en el esfuerzo defensivo y en ataque juegan bien.

- Y todo ese cocktail, ¿qué le hace pensar?

- Pues que es un equipo de más talento del que se le presuponía, que están muy bien dirigidos y que se han adaptado perfectamente a al exigencia de la Liga

- ¿El abrazo más fuerte será para 'Bully'?

- Y tanto, y tanto (Risas). A 'Bully' y al GBC les deseo lo mejor después de nuestro partido.

- ¿Sigue al Delteco con más ahínco que a otros?

- Por supuesto. Ahora estoy en Valencia y tengo dos equipos más: el Manresa y el GBC. Y cómo no, sigo a mis amigos. Por ejemplo, siempre miro lo que hace el Iraurgi de Lolo o el Baskonia de LEB Plata que lleva Txakar.

- Siguiendo con los entrenadores, ¿cómo es el trabajo con Txus Vidorreta?

- Muy bien. Nos conocemos de la selección cuando estuvimos con Sergio Scariolo. Txus es un entrenador muy táctico y tengo que ayudarle a trasladar toda esa capacidad táctica, muy avanzada que él domina para hacérsela llegar al equipo. Algo distinto que hacíamos el año pasado con Pedro (Martínez) que era un entrenador que intentaba aprovechar todo lo que ofrecía el rival para crecer en tu filosofía.

- ¿Se ha alegrado por Pedro Martínez?

- Sí, la verdad es que sí. Mucho. Que le vaya muy bien y todos los entrenadores debemos verle a él como ejemplo de la ética, de la esencia de los que es entrenar y hacer mejores a sus jugadores.

- Antes de enfrentarse al Delteco, hoy tienen partido frente al Estrella Roja.

- Es nuestro sino. Dos partidos en apenas dos días. Los dos serán muy duros, seguro.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos