Gipuzkoa Basket

Porque los grandes deseos son en Navidad

Unión. La plantilla del Delteco se saluda al término de un entrenamiento en el Gasca./MICHELENA
Unión. La plantilla del Delteco se saluda al término de un entrenamiento en el Gasca. / MICHELENA

El Delteco GBC quiere recibir un enorme regalo esta tarde (18.30 horas) a costa del irregular Barcelona en Illunbe

RAÚL MELEROSAN SEBASTIÁN.

Olentzero, Papá Noel, Santa Klaus -y todas sus distintas acepciones- ya trajeron los regalos hace casi una semana. Los Magos de Oriente están preparando a toda su corte y séquito para hacer felices a pequeños y mayores dentro de cuatro días. Ya hemos cambiado de año con sus celebraciones culinarias y en medio de todo esto surge como de la nada un partido de baloncesto. Bueno, no un partido más. Un partidazo. Porque nada más y nada menos que el Barcelona de Sito Alonso debe visitar esta tarde (18.30 horas) Illunbe, en un partido que se debía haber disputado el pasado 23 de diciembre pero por las apreturas del calendario de la Euroliga se ha trasladado al segundo día del año nuevo.

El Delteco llega de subidón. Hace tres días se dio un festín a costa del Burgos y sería maravilloso que aprovechara ese feeling. Pero la peli de hoy va de otra cosa. Enfrente un irregular aunque imponente Barcelona, cuarto en la Liga, en el furgón de cola en la competición continental, pero que posee doce primeras figuras del baloncesto internacional. Doce estrellas que, si tienen el día, cualquiera de ellos puede hacer un siete al rival por fuero o por dentro.

Pero estamos de Navidad. Momento idóneo para que los sueños se cumplan. ¿Se imaginan alzar la sexta victoria en el casillero del Delteco faltando tres fechas para terminar la primera vuelta? Sí, lo lógico es que eso no ocurra. Por ello Fisac y sus chicos se van a vestir de corto para que la lógica no impere. Ilusión y ganas no van a quedar para intentar que un transatlántico como el Barcelona se vaya a pique. Sin embargo quizá con eso no baste.

El partido perfecto

A priori es un buen día para ir a Illunbe. Mucha gente de fiesta, ganas de hacer un break de tanta celebración, comprobar si el estado de forma del Delteco GBC sigue tan fino como en Burgos y presenciar 'in situ' a todo un equipazo como el Barça.

Por el bando donostiarra todos los jugadores están a disposición de Fisac. Quitando los percances habituales tras un partido, la plantilla se ha ejercitado sin problema durantes estos días. El día del Unicaja hizo saltar la banca. Lo de hoy sería parecido a levantar un título.

El Delteco deberá rayar a una altura extrema para apretarle el nudo de la corbata a los chicos de Sito. Acierto desde fuera, tener al menos un par de jugadores a excelente nivel, dominio del rebote y sobre todo que los catalanes no vean aro con facilidad desde fuera. Cualquiera de sus exteriores si entra en racha -Heurtel, Ribas, Navarro, Koponnen- más los interiores que se abren para tirar como Moerman, Vezenkov, Claver o incluso Oriola, deberían tener hoy la muñeca de madera. O empacho de uvas. Será imposible que todos tengan el punto de mira desviado con lo que minimizar el acierto exterior será clave.

Aunque nos quedan los interiores. Nada menos que Tomic y Seraphin. Un bailarín de claqué de 2,17 y una fuerza de la naturaleza que mete hacia abajo todo lo que le llega. La estadística también juega en contra de los donostiarras que solo han vencido una vez en su historia al Barça en Illunbe. Pero confíen. Que estamos en Navidad.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos