Gipuzkoa Basket

Norel pone la música y el GBC baila

Henk Norel saludo a un grupo de aficionados./Lobo Altuna
Henk Norel saludo a un grupo de aficionados. / Lobo Altuna

Soberbio partido del holandés en un choque que dejó la máxima diferencia a favor del equipo donostiarra, 34 puntos, en sus diez años de historia en la ACB

RAÚL MELERO

El GBC se dio un paseo por las nubes. Un festín pantagruélico. Ganó y convenció. El único punto negro fue el aspecto de las gradas de Illunbe. El día no era el mejor. Seguro que el 15 de octubre ante el Murcia hay bastantes más. Sobre todo si el equipo gana el domingo al Estudiantes. Ojo.

Si algo puede describir qué es una plácida tarde de baloncesto es el encuentro de ayer. Por todo. Porque el Gipuzkoa Basket puso todo sobre la pista. Actitud y talento. Y porque el rival fue una caricatura. Un juguete a manos del Gipuzkoa Basket que cuando cogió ventajas hizo cuanto quiso donde quiso. Es una buena noticia para el cuadro donostiarra que Alejandro Martínez tenga mucho trabajo. Como hemos dicho por aquí a priori el Betis es un rival, directo. La verdad es que ayer no lo fue.

Los 34 puntos de diferencia finales son la mayor ventaja conseguida por el cuadro donostiarra en todos los partidos que ha disputado en la Liga Endesa. Que son unos cuantos. El 94-60 en el marcador pasará a partir de hoy a los anales de la historia del GBC. Bueno, si o lo bate el próximo domingo.

Más información

Hasta hubo tiempo en el partido de ayer para que un joven jugador de la cantera del Easo, Asier Azpeitia debutara con el Gipuzkoa Basket. Jugó poco más de un minuto y dio una asistencia. Zorionak para él.

Pero la mayoría de aplausos se los llevó otro jugador. Henk Norel. Ovación cerrada. Lástima que no hubiera más publico porque hizo un partido excelente. 25 puntos, doce rebotes y 36 de valoración. Mucho va a tener que meter alguien en la jornada de hoy para arrebatarle el MVP de este segundo día de competición. Además, el poste nacido en Gorcum venía de hacer 24 puntos y once rechaces en la primera jornada. ¿Han hecho la media? 24,5 puntos, 11,5 rebotes y 33 de valoración media en dos partidos. Si hay algún jugador que reine en esta primera semana de competición, ese es el holandés. Fisac ha encontrado un referente y lo está aprovechando. Los pivotes del Estudiantes deberán temblar por la que se le viene encima. Aunque no solo fue el ‘64’ del GBC el que brilló. Van Lacke, Fakuade, Clark, Dani Pérez, Swing... todos tuvieron su momento en el choque de ayer.

El GBC se gusta

Quién sino, Henk Norel fue quien levantó la mano. Pidió ser el primero en destacar en el encuentro. Desde un inicio los focos apuntaron a sus 2,12 de estatura. Quitando la primera canasta del choque que fue para Fakuade, el holandés tuvo a bien martillear el aro sevillano. O bien jugando de espaldas, con el bloqueo directo o con rebotes de ataque. Ocho puntos suyos hicieron la primera brecha en el marcador. «¡¡Dásela a Norel!!», se gritaba desde la grada de Illunbe. El público se dio cuenta de la diferencia de estatura con Anosike el defensor del poste del GBC. Y vaya si lo aprovechó.

94 Gipuzkoa Basket

(18+24+26+26): Dani Pérez (2), Salvó (6), Van Lacke (17), Fakuade (7), Norel (25)- cinco inicial- Agbelese (7), Swing (9), Clark (15), Oroz (2), Pardina (4)

60 Betis

(10+15+18+17): Anosike (9), Alfonso Sánchez, McGrath (3), Boungou Colo (11), Kelly (11)- cinco inicial- Nelson (4), Cruz, Uriz, Blanco, Franch (6), Golubovic (7), Schilb (9)

árbitros
Peruga, Martínez y Sánchez. Eliminaron por faltas a Kelly
Incidencias
Partido de la segunda jornada de la Liga Endesa disputadon en el Donostia-San Sebastián Arena 2016 ante unos 1.500 espectadores.

Una canasta de Daniel Clark cerró el 14-5 (min. 7) que fue parado por el tiempo muerto de la televisión. Hasta ese instante el GBC había lanzado 17 tiros a canasta por 7 su rival. El Betis perdió seis balones en los siete primeros minutos de partido. Fue saliendo al segunda unidad de cada bando pero la distancia no se estrechaba, todo los contrario.

Para que la fiesta fuera completa faltaba anotar algún triple. Ahí apareció Clark. A la décima fue la vencida. El GBC no se despegó antes porque llevaba un pésimo 0 de 9. La ventaja donostiarra merodeó los diez puntos. Fuertes atrás y leyendo bien el ataque era suficiente para dominar sin grandes apuros. Hasta que llegó el momento de ebullición.

Sonó la tetera, el agua ya estaba hirviendo y, cómo no, un inglés apareció de pronto. Un par de acciones de Daniel Clark, yendo con decisión hacia el aro y rompiendo a Kelly (no me digan que no les recordó a Travis Wear) y después con un juego de pies exquisito dieron la máxima renta al GBC, 33-21 (min. 16). Nada comparado con lo que vino después.

Boungo -Colo se quiso entrometer en el festival donostiarra. Le dejaron pasar pero enseguida salió. Norel, como si tal cosa, anotó y después llegó el vendaval santafesino. Fede Van Lacke sacó su escopeta a pasear. Desde el mismo lugar, como si hubiera puintado una ‘X’. Triple, robo y otro triple a la yugoslava, es decir, en carrera. Sin parar. Éxtasis en Illunbe. Pero quedaba más.

Pardina robó un balón y Nelson cometió antideportiva. El catalán aprovechó un tiro libre y el GBC falló el ataque. La cosa quedó en la máxima ventaja, 19 puntos aunque se llegó al descanso con dos menos al anotar Kelly dos tiros libres.

Quedaba por ver si había algún tipo de reacción por parte del Betis tras el paso de vestuarios. Pues no.

En lugar de acortar, la diferencia subió hasta alcanzar los veinte, 52-32, en el momento en el que Alejandro Martínez solicitó tiempo muerto por la que se le venía encima. La grada se lo pasaba en grande disfrutando con cada defensa, cada tiro y casi con cada acción. Swing y Agbelese cogieron el testigo. El de Alabama tiene electricidad. Su bote bajo, sis cambios de mano. Ayer no estuvo acertado en el tiro pero firmó varis acciones de kilates.

El choque se fue diluyendo pero el público seguía divirtiéndose. Al final del tercer cuarto la diferencia era de 25 y el último periodo sirvió para despedir a Norel con gritos de «MVP, MVP». El holandés aplaudió al respetable y se sentó despué sde haber hecho un trabajo soberbio. Por si fuera poco cuando el choque languidecía, Van Lacke lideró otro parcial 10-2 que dejó la diferencia en los 34 finales.

Poco habrá para disfrutar porque el domingo hay otro partido en esta intensa semana. Estudiantes espera al GBC que viaja en velocidad de crucero. Si Hanek Norel sigue así, habrá que seguir bailando.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos