Gipuzkoa Basket

Fisac guiará al Delteco GBC un año más

Porfirio Fisac devuelve el balón al colegiado Arnau Padrós en el partido disputado en Illunbe entre el Delteco GBC y el Estudiantes./UNANUE
Porfirio Fisac devuelve el balón al colegiado Arnau Padrós en el partido disputado en Illunbe entre el Delteco GBC y el Estudiantes. / UNANUE

Fisac cumplirá su séptima temporada en Donostia desde 2005, cuando cogió al equipo en LEB-2

RAÚL MELEROSAN SEBASTIÁN.

El banquillo del Delteco Gipuzkoa Basket tendrá la próxima temporada el mismo inquilino que las dos últimas. Es decir, Porfirio Fisac será el técnico del cuadro donostiarra si no ocurre ningún imprevisto. El preparador castellano firmó el verano pasado, después del exitoso ascenso desde la LEB, dos años de contrato -junto con todo su cuerpo técnico y preparador físico incluidos- supeditados a la permanencia durante este año en la ACB.

El logro está conseguido, aunque la ratificación matemática llegaría en caso de ganar el domingo al Burgos. El segundo obstáculo sería que algún otro club le ofreciera a Fisac cambiar de aires y él aceptara. Habría que llegar a algún acuerdo con el Gipuzkoa Basket ya que el de Fuenterrebollo tiene contrato en vigor para la temporada 2018/19.

Si, como parece, el castellano sigue en el Delteco GBC la próxima campaña, cumpliría su sexta temporada completa y la séptima en total ya que en la 2015/16 llegó en noviembre para sustituir a Jaume Ponsarnau. Por el momento, Fisac ha estado un año en LEB-2, dos en LEB-1 (logrando en ambos casos ascender) y la próxima será su cuarta temporada en la ACB con el Gipuzkoa Basket. Ahora mismo ya es el entrenador que ha dirigido más partidos del club desde su creación en el año 2001 (190).

Pistas sobre su futuro

En su comparecencia del viernes antes del choque ante el Barça, Fisac ya dio pistas de que seguiría siendo el inquilino del banquillo de Illunbe. «Cuando ellos entiendan que nos debemos juntar para hablar, lo haremos. Así lo hemos hecho siempre», dijo sobre una futura reunión con el club, aunque desveló que existe un acuerdo económico con los rectores del Delteco y que solo falta juntarse para trazar «por dónde queremos ir en materia deportiva». Hay cinco jugadores con contrato: Salvó, Pardina, Oroz, Dani Pérez y Norel. Estos dos últimos si la permanencia se consigue, como parece que va a suceder. A partir de ahí, Fisac y su staff deberán definir qué jugadores interesa que repitan y después, qué puestos reforzar. «Lo primero es saber que voy a estar aquí y después decidiré los que deben continuar. Ya sabéis que estoy un poco loco y que puedo dejar fuera a alguien que tiene que estar», apuntó.

Incrustarse en la ACB

Es la gran pretensión de los rectores del club donostiarra. Crear una estructura lo más sólida posible en base a dos aspectos: el económico y el deportivo. Tener más dinero y jugadores de más caché no quiere decir que se consiga la permanencia de forma solvente. Sin embargo, tener músculo en las arcas lo que sí ofrece es margen de maniobra por si acaso hay algún sobresalto. «Tenía el deseo de devolver a este club todo lo que me ofreció. Ahora siento que tengo que acabar este proyecto de varios años consolidando varias cosas. Tenemos que tener una filosofía y una idea como equipo», dijo Fisac en su última pretemporada, en el verano de 2017. El segoviano ha repetido en más de una ocasión que quiere «un equipo que esté en la ACB los próximos diez años. Me haría mucha ilusión». El equipo guipuzcoano estuvo siete temporadas consecutivas en la máxima categoría del baloncesto, aunque con dos descensos deportivos a la LEB que no se materializaron. El reto de Fisac para el futuro es muy ambicioso.

Sacar el máximo rendimiento

Está siendo una de las claves de esta temporada y fue básico el año pasado. Fisac es un maestro en sacar petróleo de sus jugadores. Ejemplos claros fueron el año pasado Ndoye, Simeonov o Capel. Esta temporada, varios jugadores que han debutado en la ACB como Salvó, Pardina o Fakuade, y otros que con poca experiencia, como Chery o Swing, están dando un rendimiento espectacular. «Vivo permanentemente en el alambre. Soy como el hombre del látigo». Dos frases que resumen el carácter de Fisac con sus pupilos. Les exprime hasta sacar todo el jugo que llevan dentro y de ahí el buen resultado en estas dos campañas.

Volver a fidelizar a la afición

Fisac tiene claro que «el espíritu del Gasca nos encanta pero se debe quedar ahí. Ahora jugamos en Illunbe». La realidad del GBC con su pabellón es clara. La asistencia es muy distinta a las primeras temporadas en la ACB y el segoviano quiere recuperar a esa masa que copaba las gradas cada quince días. Para ello, da importancia al nivel de implicación de los jugadores y al juego del equipo. No dejar pasar ninguna oportunidad. Ya lo dijo sobre estos últimos partidos que van a quedar en Illunbe: «Los tenemos marcados en rojo y vamos a ir a ganar. Cada victoria este año puede hacer que haya una persona más para hacerse abonado el año que viene. Me gustaría que hubiese cola para apuntarse».

Cantera guipuzcoana

Este año los nombres propios han sido Beraza, Sanz y Azpeitia. Para la próxima temporada Gaizka Maiza -que juega cedido este año en el Sammic- tiene contrato. Oroz es el capitán del GBC. Mimbres parece que hay y muchos clubes del territorio obtienen grandes resultados con los jóvenes valores. «Tenemos un plan de formación para jóvenes talentos de Gipuzkoa», ha comentado Fisac en más de una ocasión.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos