Gipuzkoa Basket

El espíritu del Gasca se instala en Illunbe

La plantilla del GBC se saluda al final del choque después de haber conseguido una gran victoria por 34 puntos. / LOBO ALTUNA

El Gipuzkoa Basket regala a la afición una contundente victoria ante el Betis en el regreso de la ACB a Donostia un año después

IMANOL TROYANO

El baloncesto de máximo nivel regresó ayer a Donostia, si es que algún día se fue. Lo hizo, además, en un escenario familiar para la afición donostiarra, Illunbe, aunque haya quien lamente esto. Los momentos más felices de la historia del GBC están íntimamente ligados al Gasca, pero la ACB está arriba. Está en Illunbe.

El 22 de mayo de 2016 se celebró el último partido de la Liga Endesa en cancha donostiarra. El GBC venció al Estudiantes 78-73. Ayer, el conjunto guipuzcoano no es que ganara al Real Betis, antes conocido por estos lares como Baloncesto Sevilla, y mucho antes como el mítico Caja San Fernando, lo aplastó.

Era un día señalado. La ACB volvió a San Sebastián tras un año de ausencia, aunque el hecho de que el partido se jugase un miércoles a las 20.00 horas impidió que se viviese un mejor ambiente en las gradas. Pero no hay que poner demasiadas excusas. Uno de los caballos de batalla del equipo de Porfi Fisac va a ser convencer a los aficionados a que acudan a Illunbe con asiduidad. Con partidos como el de ayer seguro que lo consiguen.

Aunque este motivo no va a importar mucho a los fieles del Gipuzkoa Basket y el baloncesto en general. Ayer no faltaron a la cita, no suele ser nada habitual en ellos. No fallaron cuando el equipo bajó a LEB Oro, así que no iban a empezar a hacerlo ayer. Volvieron a dejarse la garganta animando a los suyos.

Una de las novedades que nos regaló el partido fue el cambio de ubicación de los miembros de la peña Omnes-Uni. Ya no se les puede encontrar en la grada, sino más cerquita del parqué, justo detrás de una de las canastas. A los jugadores les llegarán mejor sus ánimos. Por si acaso, siguen equipados con un par de bombos para darle ruido a Illunbe. Se hicieron notar, como siempre, aunque sin rastro de la indumentaria de soldados romanos.

Nadie se esperaba semejante paliza en la primera jornada en casa. «Nos está saliendo de todo hoy», murmuraban desde la grada. Era verdad. Illunbe contemplaba atónito una de las mayores victorias conseguidas jamás por el Gipuzkoa Basket en ACB. Eso hizo que el ambiente fuera de fiesta ya al descanso. Nadie se temió lo peor en ningún momento vista la superioridad de los gigantes vestidos de azul. Norel fue de los más aplaudidos, y se despidió de la cancha al grito de MVP. También Van Lacke fue muy aclamado gracias a sus triples y Fakuade asombró a todos con sus tapones.

La Liga Endesa ha regresado definitivamente a San Sebastián, aunque haya sido de manera extraña entre semana. No siempre será así, tampoco el partido será un reflejo de la temporada que se le viene al GBC, pero mientras, los de Fisac ya suman una victoria en dos partidos y lo mejor de todo es que las sensaciones que muestran son buenas. En Illunbe se va a ver baloncesto de mucho nivel y va a merecer la pena presenciarlo. El espíritu del Gasca se ha mudado de casa.

Más

Fotos

Vídeos