Gipuzkoa Basket

Se escapa una ocasión de mirar el futuro con calma

Se escapa una ocasión de mirar el futuro con calma

El Delteco GBC mantiene dos encuentros de ventaja sobre los puestos de descenso, frontera que marca el Burgos

RAÚL MELEROSAN SEBASTIÁN

Fastidia perder cuando se ha hecho todo lo posible por ganar y se ha tenido un balón para, por lo menos, empatar. Y también cuando durante casi todo el partido se ha ido por delante en el luminoso. Eso le pasó al Delteco que hoy mira con rabia la clasificación porque un triunfo más dejaría un horizonte absolutamente despejado antes de los dos encuentros que van a quedar antes de despedir este año en Valencia y Burgos.

Hay un aspecto que debe quedar claro y que hasta el momento los hombres de Fisac cumplen casi a rajatabla. Ser el presupuesto más modesto de la competición hace que el equipo tenga que jugar muchas veces por encima de sus posibilidades. Exprimir el motor hasta más de las revoluciones permitidas. Y lo han hecho y han ganado hasta el momento cuatro partidos y deberían tener un par de ellos más. El del sábado, por ejemplo.

Los malos porcentajes de tiro y la poca clarividencia al final del partido fueron unos enemigos insalvables para el Delteco quien ahora saca tres partidos al último, el Sevilla que por fin ayer se estrenó, y dos encuentros al Burgos, equipo que marca el descenso ahora mismo. El cuadro guipuzcoano no está solo porque el Joventut, el Estudiantes, el Tecnyconta Zaragoza y el Bilbao Basket van casi de la mano con los donostiarras en la clasificación.

Un gran equipo enfrente

Volviendo al rendimiento que está ofreciendo el equipo, la nota que se llevan hasta la fecha los entrenados por Fisac debe ser muy alta, porque, por mucho que suene a una cantinela repetitiva, es fundamental para valorar lo que hace que todos los equipos tienen más recursos que el propio Delteco Gipuzkoa Basket.

El mismo Andorra. Una escuadra hecha con más de cuatro millones de presupuesto y que compite en la Eurocup. No es la Euroliga pero supone una competición muy dura que obliga, por lo menos en la primera mitad de curso, a jugar dos veces por semana.

De hecho, los dos mejores jugadores el pasado sábado sobre el parqué de Illunbe del equipo andorrano fueron Jaka Blazic y Jaime Fernández. Si no los mejores, los que mayor impacto tuvieron en el devenir del choque que tristemente fue la derrota del Delteco. Son dos jugadores inasumibles, por ejemplo, para el cuadro guipuzcoano. Uno que llegó desde el Baskonia y el otro al que se acudió al derecho de tanteo con el Estudiantes. Esa es la realidad para el Gipuzkoa Basket que si continúa en esa línea de trabajo seguro que termina salvando la categoría. Algo que ni mucho menos será una empresa fácil porque parte con más debilidades que el resto. El siguiente partido será en Valencia. Casi nada.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos