Gipuzkoa Basket

«Somos un equipo que nunca se rinde»

Pardina penetra con la oposición de Rabaseda. / J. M. LÓPEZ
Pardina penetra con la oposición de Rabaseda. / J. M. LÓPEZ

Joan Pardina alaba la actitud del Delteco durante la segunda mitad que casi les hace ganar el partido

RAÚL MELERO SAN SEBASTIÁN.

«Podríamos haber ganado este partido si hubiéramos estado bien los cuarenta minutos». El análisis de Joan Pardina sobre el encuentro ante el Herbalife Gran Canaria ilustran cómo el Delteco Gipuzkoa Basket ha sufrido en sus propias carnes la dureza del calendario en casa. Ha tenido que recibir consecutivamente en Illunbe a Barcelona, Iberostar Tenerife, Real Madrid y el pasado domingo al Herbalife Gran Canaria. Los cuatro encuentros se han saldado con un triunfo y tres derrotas pero no hay que obviar el buen nivel que ha mostrado el equipo donostiarra ante los dos todopoderosos de la competición y un equipo tan veterano y con gran fondo de armario como el insular.

El del domingo pasado fue otro de esos choques que se escapó por muy poco. Calcado casi a los del Bilbao Basket, UCAM Murcia o Morabanc Andorra en casa, o Baskonia y Joventut de Badalona lejos de Illunbe. «La primera parte no estuvimos nada bien, lo hemos hablado durante el descanso y hemos intentado corregir los errores que hemos cometido», dice el alero del GBC.

Sin embargo las cosas no salieron como Fisac pintó en su pizarra y el equipo se llevó un parcial en contra que le hizo ir perdiendo hasta por veinte puntos. «Durante el año este equipo ha demostrado que nunca se rinde», destaca Pardina. «Intentamos la remontada, estuvimos ahí cerca pero ellos, en los minutos finales, estuvieron mejor».

El alero del Delteco GBC señala que los puntos donde el equipo mejoró fueron «la agresividad en defensa, el control del rebote defensivo y el acierto en los triples porque es básico. De nada vale defender bien si después no tienes acierto en ataque. Si no habría sido imposible remontar».

Triples para la remontada

Joan Pardina -como se puede ver en la fotografía- jugó su segundo partido con una máscara protectora después de que el pasado 7 de enero sufriera una fractura en los huesos propios de la nariz durante el encuentro ante el Iberostar Tenerife. «Estoy satisfecho de cómo me ha ido con la máscara, pero sí que es cierto que reduce un tanto la visibilidad. Al final te terminas acostumbrando pero no es lo mismo que jugar sin nada». Posiblemente Pardina juegue el próximo domingo su último partido con la protección «porque tengo consulta mañana y como después hay dos semanas de parón, espero estar ya bien».

Pardina fue junto con Chery y Norel el principal protagonista de la remontada del cuadro donostiarra. El GBC pasó de ir perdiendo 32-52 a empatar el partido a 70 en apenas trece minutos y el catalán hizo ocho puntos con dos triples. «La verdad es que fue una pena», reconoce el alero barcelonés. «Empezaron a entrar los triples y la gente se vino arriba. Pero ellos son un equipo súper experto». Pardina, a pesar de llevar la máscara, conectó un par de lanzamientos desde más allá del 6,75. «Una cosa es que moleste un poco y otra que no vea», dice entre risas. «Vi que tenía opción de meter y no me lo pensé. Hay que estar orgullosos del partido que jugamos pero fue una pena que se nos escapara por tan poco».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos