Gipuzkoa Basket

El GBC se enfrenta a un rival imprevisible

Vuelve la Liga ACB. Clark, Chery (de espaldas) y Fakuade entrenan en el Josean Gasca./MICHELENA
Vuelve la Liga ACB. Clark, Chery (de espaldas) y Fakuade entrenan en el Josean Gasca. / MICHELENA

Retorna a la Liga en el complicado Miribilla (12.30 horas) donde espera un Bilbao Basket necesitado de triunfos y con dos caras nuevas

RAÚL MELERO

Como si se tratara de grandes exploradores al estilo Hernán Cortés por las costas de México, James Cook en aguas de Australia o el Doctor Livingstone en la sabana de Tanzania. De esta guisa se va a presentar la plantilla del Delteco Gipuzkoa Basket en Miribilla (12.30 horas, Movistar Plus), puesto que no sabe de forma muy precisa qué va a tener enfrente.

El pabellón situado a las afueras del gran Bilbao aguarda como una vasta e interminable selva a los chicos de Porfirio Fisac. El 'scouting', un día como hoy, vale de muy poco. Dos razones hay para explicarlo. Que es un derbi, donde el corazón suele tener más tiros a su disposición que la cabeza, y que el Bilbao Basket se presenta con dos caras nuevas y varios jugadores que apenas llevan semanas en dinámica de grupo, como su entrenador Veljko Mrsic.

El cuadro bilbaíno parece pagar su mala gestión desde los despachos. Mckay, Kempton y Fisher cortados, además del técnico que comenzó la temporada, Carles Durán. Llegaron Gladness, Thomas y la pasada semana Rebic y Bentil. Por ello es una incógnita cómo se va a comportar la escuadra vizcaína, que necesita coger algo de aire porque de perder se colocará a un partido del descenso, ya que hoy también se juega un duelo dramático entre el Betis y Joventut donde, indefectiblemente, alguno ganará.

Así se presentan las cosas para la escuadra de Fisac, quien decía el viernes que «es raro ir a Bilbao estando por encima de ellos en la clasificación», aunque el de Fuenterrebollo sabe perfectamente que eso no valdrá de nada cuando Pérez Pérez lance el balón al aire. Por cierto, que Fisac no quiso comentar nada sobre el arbitraje del andaluz, protagonista en el duelo de Illunbe cuando expulsó al segoviano entre el tercer y último cuarto.

¿Cuarta seguida fuera?

La escuadra donostiarra se presenta después de caer en sus dos últimos partidos en Illunbe y pretenderá continuar con su buena racha a domicilio -ha ganado consecutivamente al Burgos, Obradoiro y Betis lejos de Donostia- aunque el partido de hoy entrañe algo más de dificultad.

La gran noticia para el cuadro guipuzcoano, que estará apoyado en territorio vizcaíno por un centenar de seguidores, es que su guía con el dorsal 64 a la espalda será de la partida. El Delteco necesita de los 2,12 y la capacidad de Henk Norel para poder derrotar a los hombres de negro en el penúltimo derbi de esta campaña. El holandés no fue con su selección ya que los galenos del cuadro donostiarra lo desaconsejaban y ha estado tratándose de la fascitis plantar que sufre y haciendo un reposo activo durante estas dos semanas sin competición.

Así las cosas, el Delteco se presentará con toda la plantilla en perfecto estado de revista para intentar devolver la moneda a los bilbaínos respecto al choque de Illunbe (87-91 favorable al Bilbao Basket) y dar otro paso de gigante hacia la salvación y hacia ese notable que solicitó el pasado viernes Fisac.

El control del rebote y las pérdidas, así como no dejar a los de Veljko Mrsic entrar en racha desde fuera, se antojan como parámetros fundamentales para que el GBC pueda celebrar su segunda victoria en suelo bilbaíno. Solo ha ganado una vez. Aquella inolvidable temporada del quinto puesto en un choque durísimo que se resolvió en la prórroga.

Para el Bilbao Basket el encuentro llega en mitad de la zozobra y presentará dos caras nuevas: las del base serbio Nikola Rebic y la del interior ghanés Ben Bentil. Para ello, Mrsic tiene a su disposición a un poste nato como Gladness y el resto de interiores se desenvuelven al 'cuatro' como son Hervelle, Thomas y Bentil. Todo esto hace sospechar que Mumbrú, quien ha venido jugando por dentro, salga a su posición natural, al 'tres'. Eso sí, es un puesto mucho más exigente en lo físico que veremos cómo le sienta al veterano jugador de 38 años.

Las muñecas de Tabú, Todorovic y Redivo deberán ser vigiladas por los exteriores del Delteco, así como la proactividad de Pere Tomás, quien es un jugador que levanta a la grada con sus acciones. Un encuentro que la plantilla del GBC espera que no sea el del viaje hacia ninguna parte. La competición entra en su fase definitiva y todos quieren hacer acopio de triunfos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos