Gipuzkoa Basket

La fe del Delteco mueve montañas

La fe del Delteco mueve montañas

Levanta quince puntos de diferencia y sube la séptima victoria tras sudar lo indecible. Un parcial 0-15 en el tercer cuarto mete en el partido a los donostiarras quienes se apoyan en un genial Fede Van Lacke para lograr la victoria

RAÚL MELEROSAN SEBASTIÁN.

Triple gustazo para el Delteco.El primero por vencer. Sí, una obviedad. Es lo único que vale en el deporte profesional. Hacerlo en el Fontes do Sar siempre gusta porque es una cancha pequeña, coqueta, que aprieta pero siempre con respeto hacia el rival. Y el tercer condimento es lograrlo en un final ajustado.Y así subió ayer el cuadro guipuzcoano su séptima victoria al casillero lo que le hace poner un poco de tierra de por medio sobre los puestos de abajo.

Lo hizo, además, sobreponiéndose a un mal segundo cuarto y pudo levantar quince puntos de desventaja, 46-31 (min.22). Precisamente ahí resurgió de sus cenizas el Delteco como un Ave Fénix. Le echó arrestos en defensa, encontró el tino en ataque y tuvo esa dosis de fortuna necesaria que siempre acompaña a cualquier victoria.

Porque si el triple que salió de la muñeca de Alberto Corbacho faltando seis segundos y con ventaja de dos para el GBC hubiera entrado, estaríamos hablando de otra cosa. Norel pescó el rebote, porque salió a siete metros a puntear al balear y cerró el partido con un tiro libre.

69 MONBUS OBRADOIRO

Pozas, Corbacho (12), Bendzius (2), Pustovyi (17) y Llovet (3) -equipo titular- Radovic (4), Simons, Sábat (8), David Navarro (11), Spires y Laksa (12).

72 DELTECO GBC

Dani Pérez (12), Salvó (4), Fakuade (7), Swing (8) y Norel (7) -equipo titular- Agbelese (8), Van Lacke (16), Clark (7) y Oroz (3).

Marcador cada cinco minutos
6-7, 13-18, 22-23, 41-29 (des.), 46-46, 56-55, 62-63, 69-72 (fin.)
Árbitros
Peruga, Aliaga y Torres. Sin eliminados.
Incidencias
4.702 espectadores en el Fontes do Sar, según la estadística oficial. Partido correspondiente a la decimosexta jornada de la Liga ACB.

El choque de ayer fue el de las bajas. Matt Thomas, por bando gallego, no jugó debido a que se encontró indispuesto y tuvo que ser hospitalizado. El mejor hombre de los locales no comparecía y lo que podía ser una pequeña ventaja para el Delteco se quedó en empate porque KennyChery no pudo jugar debido a una molestia en la espalda, lo que acortó la rotación exterior del equipo de Fisac. Tampoco lo hizo Pardina, recién operado de la nariz.

Los donostiarras fueron mejores en el inicio, jugando con tranquilidad, aprovechando las opciones y cerrando su aro a cal y canto.Una de las razones por las que los guipuzcoanos mandaron durante el primer cuarto fue por el mal porcentaje en el tiro del rival. Apenas hizo cinco canastas en el primer cuarto y terminó con un pírrico 3 de valoración en los primeros diez minutos. Solo anotaron por parte de los gallegos Corbacho y el gigante Pustovyi.Dani Pérez estaba siendo mucho mejor que Pozas y Fakuade anuló a Llovet. El base y cinco puntos de Van Lacke abrieron al primera brecha en el marcador, 6-12 (min. 8).

Actores secundarios

Después Pustovyi y Agbelese se ‘picaron’ cada uno en la zona contraria.El nigeriano hizo seis puntos, por cierto conNorel inédito en el primer cuarto, y el ucraniano masacró el aro del Delteco con siete puntos gracias a tres canastas y un adicional.

Los actores de reparto aparecieron por el bando gallego en el segundo cuarto. David Navarro, Sabat y Laksa fueron una tortura para el Delteco y el pésimo porcentaje del primer cuarto se tornó en un idilio desde el 6,75. Seis triples convirtieron los de Moncho Fernández para poner el partido cuesta abajo. El GBC aguantó hasta el minuto 17, 28-27 tras la primera canasta de Norel. A partir de ahí un 13-2 de parcial hizo a los seguidores santiagueses frotarse las manos pensando que la racha de seis derrotas seguidas iba a tocar a su fin.

No reaccionó el Delteco y un triple tras la reanudación de Corbacho puso la máxima de todo el encuentro , 46-31 (min. 22). En ese preciso instante, Fede Van Lacke desenterró el hacha de guerra.

El espíritu santafesino

Primero fue DaniPérez con siete puntos seguidos el que no dejó escaparse al Obradoiro.El argentino, con acciones defensivas para enmarcar, contagió a sus compañeros de un espíritu que ayer era necesario poner sobre el parqué para intentar, el menos, ganar. Con 46-36 el GBC cogió un rebote, se tiró hacia el aro contrario yVan Lacke se paró en el 6,75.Dentro. Siete abajo.Otra buena defensa, Fakuade librado en mitad del festival donostiarra.A la cazuela. 46-42. Moncho Fernández sin parar el partido ya que solo se había jugado tres minutos de cuarto.Norel dentro. Ahí el Alquimista sí pidió tiempo. No había ventaja ya. Un pick and roll de manual entre el santafesino y el holandés empató el choque a 46 tras un 0-15 de parcial para el recuerdo, 46-46 (min. 25). Comenzaba un nuevo partido que solo iba a durar quince minutos. Tres de los cinco triples del Delteco se lograron en un minuto. Eso sí, fueron fundamentales para el desenlace final.

A partir de ese minuto 25 el intercambio de golpes fue constante con mínimas ventajas para cada uno de los equipos. Clark dio señales de vida con un gran triple y dos tiros libres, pero Bendzius y Sabat se encargaron de que el Delteco no cogiera ventaja. Nuevamente Van Lacke con un canastón para cerrar el tercer cuarto, otra de Swing para abrir el de la verdad y una nueva acción del argentino dieron un poco de aire a los de Fisac. Navarro y Laksa anotaron sendos triples y los focos les volvieron a apuntar para apretar el luminoso, 62-61 (min.34).

El partido se estaba cociendo. No había ya jugadas fáciles y costaba una eternidad meter. El Delteco fue un poco mejor para abrir una estrechísima brecha. Otra vez el omnipresente Van Lacke y Swing para coger tres de ventaja que se fueron al limbo por una antideportiva a Pustovyi.Metió los libres el ucranio y en la posesión, triple de Corbacho para jolgorio en la grada gallega.

Hasta ahí llegó el ‘Obra’. Jordan Swing metió dos tiros libres y otro canastón de Van Lacke dejaron un 69-71 (min. 39) que hacía presagiar un final no apto para cardiacos. El GBC tuvo tres bolas para cerrar el choque, pero no estuvo atinado.El Obradoiro decidió defender hasta tener su oportunidad que corbacho mandó al hierro. El Delteco tuvo fe y ganó. Enorme triunfo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos