Gipuzkoa Basket

Clark y Norel: «Está siendo un año muy divertido»

Daniel Clark y Henk Norel pasean entre la gente por el puente del Kursaal. / ARIZMENDI
Daniel Clark y Henk Norel pasean entre la gente por el puente del Kursaal. / ARIZMENDI

Daniel Clark y Henk Norel, responsables de la buena temporada del Delteco GBC, desvelan las claves del éxito

RAÚL MELERO SAN SEBASTIÁN.

Rubios, altos, extranjeros, amigos y residentes en San Sebastián. No, no es la presentación de una pareja del 'Un, dos, tres'. Son Henk Norel (Gorinchem, Holanda, 1987) y Daniel Clark (Greenwich, Reino Unido, 1988), las torres gemelas (2,14 y 2,10 de altura) del Delteco Gipuzkoa Basket.

Los números, fríos pero evidentes, dicen que están haciendo su mejor temporada como profesionales. «Sí, puede ser. Estamos en un buen momento», afirman. Entre los dos aportan 26 puntos, doce rebotes y tres asistencias por encuentro. «Más que buena, lo que está siendo la temporada es divertida», coinciden. «Lo pasamos muy bien. Es importante divertirnos como lo hacemos, nos da un plus. Este año está siendo un ejemplo. El equipo se confeccionó así», asegura Clark. Sin embargo, Norel se acuerda de los que le colgaron al GBC el cartel de candidato a bajar sin jugarse una sola jornada. «Está siendo un año inolvidable. Me hace gracia que mucha gente pensaba que íbamos a bajar seguro y estamos más cerca de los playoffs que de bajar. Hemos cerrado muchas bocas», apostilla el holandés. Pone en valor la confección de la plantilla, donde se primó que las piezas encajaran en lugar de encontrar una estrella y rodearla. «Creo que es mejor tener un equipo que buenas individualidades. Y nosotros somos el ejemplo de ser un equipo».

Son locuaces, a pesar de venir uno de Centroeuropa y el otro de las islas británicas. En las distancias cortas se puede decir que 'las matan callando'. «Lo pasamos bien y lo que nosotros aguantábamos de jóvenes, ahora que ya somos más veteranos, lo podemos aplicar», cuentan entre risas. No es una especie de inocentadas. «Que los padres de los jóvenes del equipo estén tranquilos, no nos pasasamos», dicen con una sonrisa que delata que no están siendo cien por cien sinceros.

«Mi familia y yo estamos muy a gusto en Donostia y tengo contrato para la temporada que viene» Henk Norel

Tienen pinta de ser los más divertidos del equipo, aunque si debieran reclutar a alguien más, lo tienen claro. «Mike Fakuade da mucho juego», dice Clark. «Chery también, aunque no lo parezca». Norel apunta que «no lo sé muy bien pero todos los jóvenes son muy serios. Demasiado». Quizá sea por todas las bromas que tienen que aguantar. En lo que también coinciden es en hablar de Fede Van Lacke. «Es el más serio. Es superprofesional. Siempre es el primero en hacer las cosas y enseña a los jóvenes cuál es el camino más sencillo. Se cuida un montón y es un ejemplo para todos. Que esté a este nivel a punto de cumplir los 38 años, es increíble».

Porfi, el jefe

En una temporada así, donde el Delteco ha conseguido doce triunfos en 28 encuentros, con la salvación lograda de manera virtual y con el mejor año estadísticamente hablando de muchos jugadores, hay que preguntar por el entrenador. «Porfi es el jefe, sin duda». Pedidos ambos que se expliquen, Norel da su versión. «Es un entrenador que conoce a sus jugadores, lo que necesita cada uno y lo que debe aportar individualmente al equipo. Es muy sincero, o por lo menos conmigo lo ha sido y habla con todo el mundo y dice a cada uno lo que quiere de él». El ala pívot británico tiene también buenas palabras para su entrenador y destaca la cualidad de Fisac de sacar el máximo rendimiento de cada uno. «Es así, ya se decía eso cuando entrenó en Valladolid y en otros sitios. Tiene su manera y está saliendo de maravilla. Nosotros estamos muy contentos y las victorias han llegado, así que todo va bien. Es el primero que nos apoya. Es un tío normal, puedes hablar con él».

Sus vidas son bastante parecidas y después de doce años jugando a nivel profesional, el destino les ha juntado en la capital guipuzcoana. «Creo que hemos jugado en contra unas treinta veces», dice sonriendo Norel. «La primera vez que jugamos en contra fue en un Holanda-Gran Bretaña sub18. Y luego los partidos fueron Joventut-Estudiantes y en los diferentes equipos que hemos estado». Así que el roce hace el cariño porque ahora son inseparables.

«Es muy importante que el equipo se divierta. Nos da un plus y así es más fácil conseguir los resultados» Daniel Clark

Clark ha tenido un papel preponderante en las dos últimas victorias ante el Tenerife y Obradoiro con 16 y 18 puntos. En esos encuentros ha faltado Norel. «Lo han hecho increíble», dice el poste. «Clark ha sido clave», dice mirándole con una sonrisa. Y es que el británico ha metido un triple en cada uno de esos partidos que ha sido fundamental para conseguir el triunfo. «Bueno, es una de mis cualidades», asiente Clark quitándose importancia.

Por cierto que la recuperación de Norel va por buen camino. «Estamos trabajando con el staff médico para solucionarlo cuanto antes», dice el gigante de Gorinchem. Si sus sensaciones son buenas «iré el domingo al Palau. Si no para Burgos».

Un campus a la donostiarra

Antes de terminar la charla, hay un tema importante de abordar, la próxima temporada. «Yo tengo contrato», sentencia Norel. ¿Quiere esto decir que la hinchada del GBC tiene que estar tranquila porque su estrella no se va a mover? «Sí. Insisto, tengo contrato. Solo puedo decir que estoy muy a gusto aquí. Muy a gusto». En el caso de Clark, el británico no tiene contrato. «No me he puesto a hablar todavía. Estoy tranquilo porque estas cosas se suelen cerrar a final de temporada. ¿Que si me gustaría seguir? Por supuesto, pero vamos a acabar primero la liga».

Como guinda de una amistad van a ser colaboradores de un campus en Donostia. «Llevo cinco años organizando un campus en Inglaterra», comenta Clark. «Y un día medio en broma empezamos a hablar del tema y nos propusimos hacerlo. Y aquí está». Norel insiste en que no hay muchas plazas y se pone en el papel de convencer a aitas y amas para que sus hijos vayan. «Va a ser divertido, con muchas sorpresas de jugadores y entrenadores ACB que van a venir, hablaremos en inglés y habrá muchas actividades». Del 9 al 13 de julio, el polideportivo de Benta Berri será un hervidero.

Además de completar una magnífica temporada, el entorno también acompaña. «La ciudad es maravillosa. Es una pasada», dice Norel para quien lo mejor es «lo cómoda que es y la vida que tiene». A Clark le fastidia la lluvia. «Y no me digas que soy inglés y no me puedo quejar», amenaza. Como dicen, por lo menos al basket se juega bajo techo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos