Derrotas así... valen para mucho

Derrotas así... valen para mucho
MIKEL FRAILE

El Delteco cae honrosamente ante el Real Madrid después de dominarle por doce puntos

RAÚL MELERO

Los primeros minutos y ataques del choque de este domingo deben servir de algo. El aspecto de Illunbe, aunque seguro que con el cabreo de algún aficionado por las colas dada la coincidencia con el partido de la Real Sociedad, ha tenido ese halo de nostalgia para los socios más veteranos. Si en algún otro partido ante un ‘no’ grande, con todos los respetos, el feudo donostiarra presenta un aspecto parecido al de este domingo, el club habrá ganado un importante partido. Significará que esa llama del baloncesto ha vuelto y sigue latente.

La fotografía de las gradas ha sido espectacular, así como el inicio del choque por parte de los donostiarras. Han salido a jugarle al Madrid a mil por hora y le han hecho daño. Los tres primeros tiros del Delteco han besado la red madridista. Dos acciones de Norel y un triple de Fakuade, que se ha convertido en un tipo muy fiable si le dan un metro, han levantado al público de sus asientos. El cuadro merengue no entraba en el partido y el GBC ha seguido a lo suyo. Aunque Carrol ha hecho cuatro puntos para acercar a los blancos, el equipo de Porfirio Fisac ha sido una máquina de meter. Triple de Chery, tiro de Salvó, ganchito de Norel… los puntos han caído de la escuadra guipuzcoana para deleite de los seguidores del Delteco. El Madrid estaba tocado. Han comenzado los cambios. Ha salido Oroz. Canasta del azkoitiarra. Parcial 13-2 para los locales hasta que se ha llegado al tiempo muerto de la televisión. 20-8 (min. 8) reflejaba el marcador. El Delteco estaba dando una lección de juego y acierto ante el todopoderoso Real Madrid, que deambulaba por la pista.

En su banquillo de siempre, Pablo Laso, rotulador en mano, ha abroncado a sus jugadores y la arenga ha parecido tener un efecto balsámico en los capitalinos. Justo lo contrario para el GBC. Dos triples seguidos de Campazzo y Yusta han sido, por así decirlo, el principio del fin para el cuadro donostiarra. El equipo blanco había errado sus seis primeros lanzamientos. A partir de ahí ha sido una máquina de anotar desde fuera. La salida de Maciulis le ha dado también consistencia a los blancos y el lituano ha demostrado lo que supone aportar sin anotar mucho. Otro triple de Rudy ha situado a los merengues muy cerca de los donostiarras, 22-19 (min. 9). Sin embargo, era tal la ventaja del Delteco que aún seguía por delante, más con la canasta de Van Lacke, primera del tercer cuarto, 26-21. Hasta ahí ha llegado la escuadra dirigida por Porfirio Fisac. Las rutilantes estrellas blancas, y eso que Luka Doncic ni se vistió, han demostrado su nivel.

84 Delteco GBC

Chery (18), Salvó (7), Van Lacke (7), Fakuade (6), Agbelese (6)- cinco inicial- Oroz (2), Clark (9), Norel (22), Swing (7), Beraza, Azpeitia.

98 Real Madrid

Campazzo (7), Yusta (5), Carroll (28), Thompkins (11), Tavares (4)- cinco inicial- Rudy Fernández (8), Reyes (12), Randle (8), Maciulis (4), Taylor (11), Caseur

Árbitros
Perea, Oyón y Alberto Sánchez.
Marcadores por cuartos
24-21; 29-47- descanso- 64-79; 84-98.
Incidencias
5.118 espectadores en el pabellón San Sebastián Arena 2016.

Primero lo han hecho dos viejos rockeros: Rudy y Felipe Reyes. Agbelese no ha podido dominar al cordobés que punto a punto, ha hecho ocho casi seguidos, y rebote a rebote le ha dado la vuelta al marcador. El Madrid ha tomado la delantera porque el Delteco ha perdido tres balones en los tres primeros minutos de cuarto y ha tenido que ir a remolque, 28-34 (min. 14).

Richard Oribe con Nekane Arzallus y la plantilla del GBC.
Richard Oribe con Nekane Arzallus y la plantilla del GBC. / Arizmendi

El intercambio de canastas no ha beneficiado a los donostiarras, quienes solo veían el aro fácil gracias a la muñeca de Jordan Swing. Laso ha empezado a rotar y el Real Madrid se ha mostrado como un equipo sin fisuras. Los triples han dejado de ser un arma para el Delteco y las bombas que han logrado los blancos han incrementado su ventaja en el luminoso, hasta una máxima de diez tras uno de Rudy, 33-43 (min. 17). Una gran acción de Miquel Salvó ha apretado el marcador y se ha llegado al descanso con una desventaja de ocho tantos. El show de Carroll estaba por llegar.

El pistolero de Wyoming

El enorme periodo que ha jugado Henk Norel ha quedado diluido por la muñeca de Jaycee Carroll. El veterano escolta, aunque no lo parece mirando su cara de niño, ha dado un recital. Seis triples sin fallo en el tercer periodo y el partido completamente cuesta abajo para el Real Madrid.

Norel metía de dos y Carroll de tres. Esa es la diferencia pura y dura. Por cierto, que el partido del poste del GBC ha sido magnífico por tener delante a los 2,20 de Eddy Tavares. Pero la exhibición del pistolero de Wyoming ha sido brutal. Nadie le ha podido defender. Ni Chery, ni Oroz, ni Van Lacke, nadie. Ahí la línea exterior del Delteco ha estado mermada por las bajas de Dani Pérez y Pardina. De todas formas este domingo pocos le hubieran podido echar el guante el escolta.

Le ha dado igual. Saliendo de bloqueo, tras bote, cortando después de un carretón o recibiendo solo. El quinto triple ha sido aplaudido por una parte del publico que ha poblado las gradas de Illunbe. Con todo esto el Madrid se ha estirado hasta alcanzar casi los veinte puntos tras el sexto triple de Carroll, 56-75 (min. 28). El choque estaba ya cuesta abajo, pero este Delteco no es ese tipo de equipos que se deje llevar. Que baje los brazos.

Más información

Los jugadores han echado la vista al marcador, se han subido los calcetines y han apretado los dientes. Han llegado dos triples seguidos -Chery y Clark- para dejar la ventaja al final del tercer periodo en quince, 64-79.

El cuadro guipuzcoano no ha querido que el público se fuera triste. Como dice Fisac: «Quiero que la gente se vaya alegre». Pues eso han hecho y les ha salido bien. Bien es cierto que el Madrid supo administrar a la perfección la ventaja, que era mucha. Un 7-0 de parcial con cuatro puntos de Chery y un triple de Van Lacke, bajo la distancia de los diez, 74-82 y quien más quien menos ha soñado con una épica remontada. Y al Madrid.

Thompkins con un triple desde la esquina se ha encargado de quitar ese sueño de la mente de los seguidores. Agbelese y Norel le han vuelto a poner un poco de picante e incluso el Delteco ha tenido bola para situarse a cinco faltando tres minutos, pero ha ocurrido lo contrario. No ha antoado y el Madrid gracias a Taylor y Tavares se ha estirado hasta los trece, 77-90. Al final, con tres guipuzcoanos en la cancha -Oroz, Sanz y Beraza-, el Delteco enterró el hacha de guerra.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos