Gipuzkoa Basket

Cuando el Barça se viste de Barça...

Gran ambiente esta tarde en Illumbe para presenciar el Delteco GBC - Barcelona. / L. Michelena

El Delteco no puede ante un rival superior que cimentó su triunfo en un ataque demoledor

RAÚL MELERO San sebastián
Martes, 2 enero 2018, 22:02

Imperó la lógica y no hubo sorpresa en Illunbe este martes. El Barça apareció a la fiesta con el mejor de sus trajes. A pesar de que el Delteco eligió un modelo acorde a lo que se requería, que la raya del pantalón estaba impoluta, que el nudo de la corbata parecía hecho por un orfebre... no hubo opción. El equipo de Sito Alonso se vistió con el traje de etiqueta. El que suelen llevar los equipos de Euroliga cuando se sienten guapos. Para que el teórico favorito no sobresalga en la velada tiene que tener algún lamparón, que no esté bien planchada su indumentaria, o que la ropa no combine. Ayer nada de eso. El Barcelona se vistió con lo mejor que tenía en el armario y no dio opción a un GBC que ante un rival de menos caché ayer hubiera peleado el triunfo. Seguro.

Parece que el conjunto de Sito Alonso ha dado con la tecla. Tres victorias consecutivas en los últimos tres compromisos. Ayer se dio un empacho de puntos. Parece que el madrileño prohibió a sus jugadores saltarse la dieta estos días de celebraciones porque el cuadro culé, que viajó hasta la capital guipuzcoana en el día de ayer, llegó hambriento y con sed de puntos.

Jugadores con poco protagonismo como Koponen, Vezenkov u Oriola hicieron muchísimo daño al conjunto donostiarra que, todo hay que decirlo, no jugó un mal encuentro, pero la diferencia entre una y otra plantilla ayer fue sideral. De hecho, el GBC, que es el mejor equipo en el rebote de toda la ACB, perdió ayer esa faceta ante los blaugrana (32 por 37) y además concedió 16 rechaces en propio aro que se convirtieron en segundas opciones para los de la ciudad condal.

En cuanto el Barça vio el partido cuesta abajo se tiró a por él y jugó con una confianza inusitada. Movió el balón a mil por hora para encontrar al jugador más liberado. Repartió 27 asistencias de las que diez salieron de las manos de Heurtel.

Pistoletazo trepidante

Los dos equipos presentaron de inicio los quintetos que tan buen resultado le dieron en la última jornada. El Delteco comenzó sin miedo. A pesar de que el Barça estuviera enfrente. Un triple de Chery y un rebote ofensivo de Salvó que terminó hundiéndola en el aro fue la carta de presentación de Fisac.

77 Delteco GBC

Delteco Gipuzkoa Basket (21+20+23+13): Chery (14), Van Lacke (7), Salvo (4), Fakuade (6), Norel (10)- cinco inicial- Agbelese (9), Pérez (5), Pardina, Swing (10), Clark (10), Oroz (2

101 Barcelona

Barcelona Lassa (24+31+23+23): Ribas (3), Navarro (10), Hanga (13), Moerman (10), Tomic (4)- cinco inicial- Seraphin (2), Pressey (5), Heurtel (7), Vezenkov (14), Oriola (8), Koponen (21), Claver (4).

Árbitros
Pérez Pizarro, Rial y Padros.
Incidencias
4.109 espectadores en el San Sebastián Arena 2016 en partido aplazado de la jornada 13 que no pudo disputarse por compromisos de Euroliga del conjunto catalán

Tras un par de errores, el cuadro de Sito Alonso se fue entonando. Apoyados en Tomic y Hanga, fueron acortando distancias y le dieron la vuelta al luminoso tras un 0-9 de parcial. El croata desde dentro y el húngaro con sus excepcionales condiciones físicas marcaron el territorio del Barça. Hanga se fue al banquillo con ocho puntos y once de valoración.

El partido se jugó a un ritmo altísimo y los de Fisac fueron a la batalla con el pecho al descubierto. Norel se fue al banco y entró Agbelese para hacer de las suyas. Se midió en un choque de trenes con Seraphin. Hanga anotó un triple 13-16 (min. 7) que fue el preludio de diversos golpes como dos bombas del GBC desde el 6,75 (Swing y Clark) contrarrestadas por una de Vezenkov para dejar igualado el choque en el primer cuarto.

Sin embargo, el equipo entrenado por Sito Alonso se vistió de lo que es. Del Barça. No de ese equipo que ha perdido en diciembre seis choques consecutivos. Heurtel no anotó pero le dio velocidad y se encomendaron a dos especialistas: Koponen y Vezenkov. El cuadro catalán movía el balón a mil por hora y el GBC hacía aguas en defensa. No se llegaba a la ayuda, el punteo era corto y el gran acierto visitante dejaba a los donostiarras sin rebote y por ende sin control.

Las claves

Asistencias
El Barcelona repartió 26 asistencias. Dato clave en el nivel de eficiencia respecto al juego de ataque. Movieron la bola con acierto y criterio para encontrar al compañero liberado
Actores secundarios
Koponen 21 tantos, Vezenkov 14 y Oriola 8. Jugadores a los que no suelen alumbrar los focos pero que ayer fueron decisivos en el triunfo del Barça
Cabeza alta
El Delteco no tiró el partido. Gran porcentaje en el triple (43%) y en el tiro de dos (48). Sin embargo delante había un toro demasiado bravo como para hacer una buena faena

También apareció Oriola, que forzó cuatro faltas y se tradujeron en seis puntos desde el 4.60. Sito Alonso prescindió de sus dos ‘cincos’ titulares y apostó por la versatilidad y velocidad del catalán. ¿Y el Delteco? Intentó sobrevivir a la avalancha de acierto azulgrana. Pero siempre con acciones aisladas, sin poder darle continuidad. Llegó la primera canasta de Norel, un matazo de Oroz a dos manos o un triple de Chery, 41-51 (min. 19). Algo que no amilanó al Barça que siguió a lo suyo. Cuatro puntos visitantes dejaron un 41-55 al final del segundo periodo. Muchos puntos en contra del Delteco que vio cómo su rival se fue a los vestuarios con siete triples anotados y un 71% de acierto en los tiros de dos puntos. Urgía cambiar algo porque a ese nivel de acierto no el Delteco ayer, sino que el CSKA mañana, es imposible que pudieran tumbar al Barcelona.

Koponen pone la puntilla

La cosa no cambió de color por culpa, en parte, de la muñeca de Juan Carlos Navarro. La leyenda del Barça conectó dos triples que sumado a otro de Moerman dejaron en casi nada las ansias del Delteco de estrechar el marcador. La opción Chery y Dani Pérez no surtió efecto y Fisac tuvo que cambiar de cromos. Una canasta de Hanga otorgó la máxima a los visitantes, 46-66 (min. 24) antes del ramalazo guipuzcoano. Tres triples seguidos, dos de Fakuade y uno de Chery, hicieron soñar al personal hasta que una nueva canasta de Navarro devolvió al público a sus asientos, a pesar de que confiaban en la remontada local. Heurtel cogió el mando de las operaciones y los de Sito no quisieron jugar con fuego. Norel y Clark trataron de agarrarse al partido pero la desventaja antes de empezar el acto de la verdad ya era de catorce puntos, 64-78.

Un parcial 2-11 de salida con Koponen como artillero mayor desde el perímetro dejó el partido visto para sentencia, 68-89 (min. 34). Del final del choque lo mejor fue el debut de Mikel Sanz en la ACB y el pundonor que le puso el equipo de Fisac. El domingo hay otra batalla y se espera que ante un rival más terrenal. O peor vestido.

Secciones
Servicios