Gipuzkoa Basket

El desacierto deja al GBC sin derbi

Fischer intenta avanzar con el balón ante la oposición de Norel/EFE
Fischer intenta avanzar con el balón ante la oposición de Norel / EFE

El empuje final donostiarra casi da la vuelta al partido pero el buen hacer de Mumbrú y Todorovic lleva el partido al otro lado de la A-8

RAÚL MELEROSan Sebastián

La delgada línea entre meter o no meter es tan frágil que decanta partidos. Este domingo ha ocurrido en Illunbe aunque un derbi tiene muchos más condimentos que el mero hecho del acierto. Ahí entraron en juego los tres colegiados que le echaron pimienta al asunto. Bastante más al GBC aunque luego, en el periodo definitivo, trataron de compensar. Esa ley no escrita pero que el estamento arbitral siempre aplica. Esas fueron las dos circunstancias que llevaron el GBC a no ganar el derbi cuando parecía llegar en mejores opciones que su rival para hacerlo.

Entre medias, varias técnicas, expulsión a Fisac antes de empezar el último periodo, otra a Hervelle por lo de siempre, la dosis de frialdad que lleva a Alex Mumbrú a ganar los partidos para su equipo con la aparente tranquilidad del que sale a echar una pachanga con los colegas y el mejor partido en la carrera de Dejan Todorovic, con 22 puntos, tres triples claves y seis rebotes.

Inicio gélido

Fisac colocó en el quinteto inicial a Agbelese, quizá para reservar a Norel quien había arrastrado problemas físicos durante la semana. Costó a ambos equipos entrar en el partido y al minuto cinco, el marcador reflejaba un rácano 7-5 en favor del GBC. Los de Fisac no encontraban su ritmo de juego y vivían del desacierto de Bilbao. Algo que cambió con la entrada en la pista de Mumbrú. El catalán actuó al ‘cuatro’ y cinco puntos seguidos del exinternacional y una canasta de Vucetic para cerrar el primer cuarto abrieron la primera brecha en favor de los vizcaínos, 11-16 (min. 10).

87 Gipuzkoa Basket

Dani Pérez (2), Van Lacke (11), Swing (19), Clark (11), Agbelese (5)- cinco inicial- Chery (20), Salvó, Pardina (3), Fakuade (5), Norel (8) y Oroz (3)

91 Bilbao Basket

Tabu (7), Hervel (10), Tomás (6), Todorovic, (22), Gladness (7)- cinco inicial- Fischer (5), Hammink (2), Redivo (14), Salgado (1), Kemtong, Vucetic (2), Mumbrú (15)

Árbitros
Pérez Pérez, Perea, Zamorano. Expulsaron en el minuto 30 a Porfi Fisac tras dos técnicas.
Marcadores por cuartos
11-16; 28-43- descanso- 55-70; 87-91.
Incidencias
2.300 seguidores en el San Sebastián Arena 2016

Las cosas no cambiaron, sino todo lo contrario en el segundo acto. Una primera canasta de Kenny Chery se quedó en nada porque después llegaron ocho punto seguidos de Redivo, con dos triples, que obligaron a Fisac a parar el choque con 14-24 (min. 13). A un equipo experto como el bilbaíno, lo mejor que le podía ocurrir era coger una decena de puntos de ventaja en el marcador. Fisac, cambió quintetos, pero el único que pareció tener el día de cara al aro fue Swing. El de Alabama sostuvo lo que pudo al equipo que veía cómo las distancias se iban ampliando por el acierto de lo hombres de negro, 17-32 (min. 16) tras un dos más uno de Dejan Todorovic. La cosa fue a peor, porque Fisac ya había agotado su tiempo muerto y el GBC sólo mandaba balones al hierro. Un triple del serbio más un tiro libre de Gladness puso la máxima para los visitantes, 21-40 (min. 18). La cosa no podía ir a peor y antes de tomar el túnel de vestuarios un ramalazo de coraje con Clark y un triple de Joan Pardina dejó los quince puntos de desventaja donostiarra al descanso. Los porcentajes de tiro y la mala defensa condenaban en ese momento a los guipuzcoanos. Un dato esclarecedor es que el GBC había tirado siete veces más que su rival y perdía por quince. Los donostiarras firmaban un 26% en el tiro, con dos de trece triples.

Algo había que cambiar y Fisac y sus colaboradores pensaron que poner a dos bases - Dani Pérez y Chery - podía dar algo más de control y llegar más fácil a la canasta contraria. También subir las líneas en defensa y tener más clarividencia, eran las premisas para poder engancharse al partido. Chery tomó la responsabilidad del ataque aunque el canadiense anotó pero con malos porcentajes. El Bilbao Basket siguió con buenos promedios desde el triple y la ventaja no disminuía, 46-62 (min. 26) tras triple de Todorovic. Después llegó el show de los colegiados.

Expulsión a Fisac

Los colegiados señalaron una técnica, la primera, a Fisac por protestar. Antes decretaron con falta doble un encontronazo sin balón entre Vucetic y Norel. El GBC, espoleado por las protestas de la grada hacia los árbitros, por fin endosó un gran parcial a su rival y se metió en el partido, 55-63 (min. 28). Pero ahí llegó una decisión clave. Chery robó un balón limpiamente y Pérez Pérez señaló falta. El base del GBC protestó y se llevó la técnica en medio de una sonora protesta. El resultado fueron tres tiros libres más posesión y un parcial visitante para volver a coger aire, 55-69 (min. 30).

El técnico segoviano, visiblemente enfadado con el arbitraje, fue a pedir explicaciones y se llevó una técnica, la segunda, lo que le expulsó del choque. Sergio García, su ayudante llevó las rindas del equipo durante el último cuarto. Así las cosas, el periodo final empezó con dos tiros libres para Tabú que los anotó.

Además

El Gipuzkoa Basket no tenía nada que perder y se tiró a pecho descubierto a intentar rebajar las distancias. Un primer parcial 8-0 hizo que Carles Durán parara el partido. Los árbitros, con ese runrún que existe siempre que no se está muy seguro de una decisión tomada, compensaron al GBC pitando muchas faltas al Bilbao Basket y los donostiarras acudieron a la línea de personal. Quedaban más de seis minutos y la distancia era salvable, solo ocho puntos. El empuje de Van Lacke, los rebotes de Norel y un triple de Swing acercaron al GBC, 71-76 (min. 34) pero el tercer triple de Todorovic y uno anterior de Mumbrú enfriaron el estado de ebullición que tuvo el equipo y la grada.

Dos acciones Van Lacke pusieron el 80-84 restando un minuto y catorce segundos, pero los tiros libres jugaron en favor de los hombres de negro. Los últimos ocho puntos para los visitantes llegaron desde la línea del 4,60. Con cuatro abajo y veinte segundos por jugarse, Clark dispuso de dos tiros libres. Anotó el primero y tiró a fallar el segundo para ir a por el triple, con mala fortuna que lo metió sin querer a tablero. El GBC hizo falta a Todorovic para que al menos fallara un tiro, pero anotó los dos y finiquitó el partido.

Fotos

Vídeos