Gipuzkoa Basket

Desencuentro entre Fisac y el GBC

Porfirio Fisac abandona la sala de prensa de Illunbe tras su comparecencia de ayer./ARIZMENDI
Porfirio Fisac abandona la sala de prensa de Illunbe tras su comparecencia de ayer. / ARIZMENDI

El entrenador tiene un año más de contrato y el club quiere que lo cumpla a pesar de las reticencias del técnico | Admite estar «desgastado» y abre la puerta a una posible salida del club

RAÚL MELERO

«Si creo sinceramente que ha acabado mi ciclo aquí, lo dejaré». Lo que supuestamente iba a ser una clásica comparecencia previa al partido de Porfirio Fisac en la sala de prensa de Illunbe, se convirtió en un pequeño terremoto que puede tener movimientos en el corazón del Gipuzkoa Basket. No en vano el entrenador del equipo, una figura que ostenta casi todo el poder decisorio deportivo del club, vira 180 grados su discurso de semanas atrás. «Mi desgaste ha sido muy grande. Excesivamente grande, de verdad», confesó ayer. Una erosión que no explicó y que por parte del club tampoco se ha aireado. Sin embargo el desencuentro entre entrenador y entidad es patente según las declaraciones ayer de Porfirio Fisac.

Porque hace no mucho Fisac declaraba que «no me importaría estar diez años en este club». Por eso chocan sus palabras de ayer. Fisac fue sincero, sin eludir ninguna de las preguntas cuando abrió el fuego. «Yo a veces me desgasto, me desgasto mucho. Han sido años difíciles y duros, muy bonitos exteriormente pero para un entrenador como soy yo, es complicado a veces», comentó al describir su estado de ánimo actual.

Lo que desveló es que lleva tiempo sin sentirse cómodo dentro del club. Algo que se desprende tras declarar que «la decisión la tengo tomada desde diciembre. La saben mis jugadores, mi cuerpo técnico, la saben Nekane (Arzallus) y Miguel (Santos), pero hay que esperar». Fisac desveló que no se trata de «un tema de ofertas o buscar un proyecto nuevo. No tengo ninguna oferta. Lo que sí creo es que lo que he dado todo al club, al equipo y a la ciudad. Eso ha sido bastante y si creo que estoy cansado o agotado de este proyecto lo diré, pero solo cuando acabe la liga».

«Ya me conocéis, soy un entrenador que me desgasto mucho y estos años han sido muy duros»

El proyecto que tiene en la cabeza Fisac y su propósito de jugar en el Gasca, son los motivos de discrepancia

Motivos de discordia

Los rectores del club, preguntados por las palabras del entrenador de Fuenterrebollo son claros y concisos: Fisac tiene un año más de contrato y la directiva quiere que siga al frente del proyecto para la próxima temporada.

El segoviano habló de su proyecto, y aunque no fue del todo cristalino, parece que las mayores desavenencias pueden ser por algo que ha trasladado a la cúpula directiva y que no ha tenido luz verde por el momento. «Tengo un proyecto en mi cabeza. Ya está hecho y pensado lo que quiero hacer y lo haré así», advirtió Fisac.

Según ha podido saber este periódico otro punto del tira y afloja que existe entre el entrenador castellano y el club es la cancha de juego. Fisac desea que el Gipuzkoa Basket se traslade al Gasca pero por el momento no hay aprobada ninguna obra que vaya a cambiar el aspecto y lo más importante aumentar el aforo del vetusto pabellón donostiarra. «Jugar en Illunbe significa acercarnos cada vez más al descenso», declaró hace algunas semanas Fisac. La frialdad y difícil acceso al antiguo coso, supone para el técnico una gran incomodidad para la afición. Por el momento las instituciones no contemplan ninguna reforma en el Josean Gasca.

Al final de la comparecencia, Porfirio Fisac fue preguntado si sus palabras sonaban a despedida.«Si creo que no tengo nada más que dar al club así lo haré, como aquella vez», dijo en referencia al año 2007 cuando tras el descenso y con contrato en vigor, decidió abandonar el club. «Este es mi club y ellos saben mi vinculación. Además, todo tiene su periodo y su tiempo».

Aunque su discurso sonó a discrepancia, dejó un resquicio para que todo se pueda solucionar. «Sería bueno tener la suficiente prudencia como esperar. Mis palabras denotan que sí estoy cansando, pero esperaré, debo esperar».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos