Gipuzkoa Basket

El deporte más completo... ¡puede ser el baloncesto!

Porfi Fisac da órdenes a sus jugadores durante uno de los tiempos muertos del encuentro de ayer. / JOSÉ MARI LÓPEZ
Porfi Fisac da órdenes a sus jugadores durante uno de los tiempos muertos del encuentro de ayer. / JOSÉ MARI LÓPEZ

Desde patinaje bajo el aro hasta lanzamiento de piedras se vieron ayer en Illunbe, donde el Delteco no supo aprovechar su ventaja y cayó en el último instante

KAREL LÓPEZ

Para uno que escribe habitualmente de atletismo, hablar de baloncesto como el deporte más completo puede resultar un tanto complicado. Pero lo cierto es que ayer en Illunbe se vio de todo: desde patinaje bajo el aro hasta lanzamiento de piedras... Y dirá el lector: ¡Pero si el lanzamiento de piedras no es ningún deporte! ¡Es levantamiento! Da igual... Ayer quedó patentado. Y lo vieron los 3.125 espectadores -cada vez un poco más- que se acercaron para sufrir y ver caer en el último suspiro al Delteco GBC.

Desde la esquina más cercana a la mini tribuna de prensa de la plaza de toros -ayer hacía más calor (o menos frío) que la semana pasada, lo que, sin duda, se agradece- se atrevió el francés Andrew Albicy, que portaba el 16 en su camiseta, a lanzar dos triples. Y empezó el tercer cuarto con otro más centrado. ¡Vaya pedradas! Lo pilla Manolo Martínez y lo manda a León a entrenar junto a él. Peso, martillo... seguro que alguna disciplina le convence. Ahí sí que puede mandar la bola lejos...

Casi tanto como lo hizo Clark cuando dio un pase de auténtico quarterback desde su canasta para que Chery se plantara solo ante el aro rival. Le hicieron una falta que, salvando la distancia, podría haber firmado el mismísimo Sergio Ramos. De roja.

Y precisamente bajo el aro, en la pintura, es donde muchos jugadores practican otro deporte peculiar, parecido en este caso al patinaje sobre hielo: llamémoslo patinaje sobre la pintura o bajo el aro. Por ponerle un nombre más que nada. En definitiva, qué deporte el baloncesto. No sé si el más completo. Pero en un partido como el de ayer, en el que mucho baloncesto no se vio -fue más bien soso, aunque emocionante, eso sí-, lo que sí que pudieron observar los aficionados que se acercaron a Illunbe -ayer alguno más que la semana pasada- es que el basket es un deporte en el que, precisamente, se ven muchos deportes...

Se lanza, se salta...

En el mundo del atletismo se lanza, se salta, se marcha y, sobre todo, se corre. En el mundo del baloncesto se corre, se salta, se lanza -incluso piedras a veces; no piensen que solamente balones-, se baila, se patina sobre la pintura... Y hablando de carreras, ¡vaya la que se pegó la chica afortunada en el sorteo del descanso entre el tercer y último cuarto! Eso sí, no llegó a tiempo para recibir el premio... ¡Hay que entrenar más!

Y ya que antes hablaba del gran Manolo Martínez, en él tenemos un gran ejemplo para ver cómo el atletismo es un deporte en el que todos tienen cabida: grandes, pequeños, altos, bajos... cada uno de ellos puede encontrar su sitio con alguna de las disciplinas. Lo mismo -o parecido, al menos- ocurre con el baloncesto. Si eres bajo, puedes ser un gran base. Si eres alto, un gran pívot...

A la moda

Más allá de ser un deporte muy completo, en el baloncesto también se pueden ver otros aspectos. Por ejemplo, los relacionados con la moda.

Es un deporte muy elegante. Los entrenadores están obligados a vestir traje y corbata, los señores y señoras de la mesa llevan un jersey gris, con camisa blanca y corbata oscura... En definitiva, van todos conjuntados.

Eso sí, que alguien le diga al diseñador del MoraBanc Andorra que esa camiseta amarilla, combinada con detalles en azul y rojo no es precisamente elegante... Se podría llegar a decir que hasta la mascota del GBC, la rana, es más refinada.

Y como hemos viajado del lanzamiento de piedras a la moda, hablemos también de música. Ayer se pitó al árbitro. Sonaron los tambores de la peña Omnes Uni y también hubo 'música celestial' por parte de algún aficionado que, no contento con la actuación ni del árbitro, ni de sus jugadores, ni de... decidió levantarse de su asiento y soltar alguna que otra barbaridad. Por favor, si me lee usted, póngase a correr, a lanzar, a saltar... a lo que sea, pero no insulte por insultar. ¡Viva el baloncesto! ¡Viva cualquier deporte!

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos