La fe no capeó el diluvio

La fe no capeó el diluvio
IÑIGO PUERTA

Dos bombazos de Rafa Martínez y un 0-11 provocaron un triple cambio en el quinteto local. La tendencia no varió. Tras un 0-17, Chery tomó las riendas ofensivas del Delteco, pero en el primer parcial, el conjunto foráneo ya acumulaba ocho triples. Se confrontaban dos estilos antagónicos en algunos aspectos. El mejor porcentaje de la ACB desde 6,75m tenía color naranja y competía contra un Delteco que prefiere blindar las cercanías del aro y dominar los tableros. El ritmo ofensivo alto de los de Vidorreta ponía en evidencia el balance defensivo de las torres de Fisac. También en las ayudas a siete metros del aro, los interiores locales quedaban estancados y convertían una rápida inversión de balón en una posición ventajosa para ejercitar el tiro de tres.

A su vez, el baluarte que crea ventajas para el Delteco en las inmediaciones de la zona estaba sobrevigilado. Norel no pudo casi tocar la bola en los primeros 8 minutos y dos faltas tempraneras le llevaron al banco. El partido ya tenía dueño, pero el GBC tuvo valentía para pelear un segundo cuarto más equilibrado donde el Valencia siguió alimentando su vendaval triplista hasta los 14 aciertos.

Se avecinaba una exhibición para contemplar cómo y cuándo se iba a pulverizar el récord histórico de triples en ACB. Sin embargo, los de Fisac se crecieron con un 15-3 de parcial de inicio. El orgullo fue la gasolina y los ajustes funcionaron. Agbelese y Fakuade dieron movilidad defensiva y no se perdió la fe. Apretaron. Creyeron. Fallos propios y arbitrales apagaron la llama de la remontada. Se intentó.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos