Gipuzkoa Basket

El GBC pierde con la cabeza muy alta (84-76)

El pívot del GBC Henk Norel trata de taponar una entrada del base rival Albert Oliver. /ACB / M. HENRIQUEZ
El pívot del GBC Henk Norel trata de taponar una entrada del base rival Albert Oliver. / ACB / M. HENRIQUEZ

El Gipuzkoa Basket cede en el último cuarto en la cancha del Herbalife Gran Canaria

RAÚL MELERO

Esto es la ACB. El partido de este domingo en Gran Canaria, así lo retrata. Porfi con traje, chaqueta y corbata. Elegante a más no poder. Atrás ha quedado la camisa remangada y los vaqueros de la LEB. Y también es la ACB porque enfrente tuvo un rival de campanillas. Que si no se hace un partido que raye la excelencia, es casi imposible de batir. A partidos de este calibre no se puede comparecer con la ropa mal planchada. Y el GBC se ha presentado impecable. Lástima un pequeño lamparón.

Será difícil seguir una línea contínua de buen juego y más para un equipo pequeño como es el GBC dentro de la Liga Endesa. Seguro que habrá partidos de camiseta arrugada y pantalón con algún agujero. Pero la derrota de hoy solo puede tener lecturas positivas teniendo otro encuentro el miércoles.

El cuadro donostiarra ha vendido muy cara su derrota. Ha obligado a exprimirse al máximo al Herbalife, uno de los mejores equipos de la competición. Por ello, la nota de los guipuzcoanos debe ser muy alta. El saber hacer de Albert Oliver - siempre tiene un poco de cicuta en su muñeca para el GBC - ha hecho que el triunfo se quedara en las cuatro paredes del Gran Canaria Arena. Y es que Luis Casimiro ha tenido que echar mano de su lugarteniente porque ha visto peligrar el partido. Ha dejado en pista para los últimos minutos a sus tres mejores hombres: el de Tarrasa, Báez y Eriksson.

El milagro ha estado cerca. Porque créanme que la diferencia de plantilla y recursos entre los canarios y guipuzcoanos es enorme. El GBC ha solventado un último golpe isleño que le puso 79-69 (min. 36) gracias al gigantesco Balvin, que ha aparecido en el tramo final del partido. El GBC no ha perdido la fe. Apoyados en un grandioso Henk Norel (24 puntos y once rebotes) se han puesto a tres puntos, 79-76 faltando un minuto.

Ahí ha vuelto a emerger la figura de Oliver. Ha jugado un dos para dos con Balvin y en cuanto Dani Pérez ha pasado el bloqueo por detrás, se ha levantado desde el 6,75 para clavar un triple en el centro del corazón del GBC. La distancia era ya de seis puntos y había que reaccionar. Miquel Salvó ha encontrado un triple desde la esquina pero ha errado y el partido ha muerto con dos tiros libres del sempiterno Oliver. Nuevamente juez y verdugo.

El triple manda

El equipo de Porfirio Fisac ha salido muy enchufado a la pista con un parcial 2-8 (min.3). El cuadro donostiarra ha defendido bien, controlado el rebote y ha tenido paciencia en ataque para sumar puntos. Norel y Swing ya metieron desde el inicio junto con una gran dirección de Dani Díez. La máxima renta ha llegado tras el primer triple de Jordan Swing, 8-16 (min 6), pero a partir de ahí el Granca ha despertado. Los de Casimiro se han apoyado en el triple para completar un parcial 10-0, lo que ha puesto a los locales por delante en el marcador, 18-16 (min. 8). Se ha estirado un poco más el conjunto isleño y a partir de ahí dominado el choque.

Un 10-3 de parcial, dos triples de Seeley y Báez, ha puesto las ventajas del Herbalife rondando los diez puntos. En ese margen se ha movido todo el segundo cuarto, incluso lo ha aumentado hasta llegar a la máxima renta (45-32), después de una canasta de Pablo Aguilar más falta antideportiva de Clark. El GBC no le ha querido perder la cara al choque y con más tesón que juego, ha dejado la diferencia al descanso en trece puntos, 47-34.

Gran tercer cuarto

El paso por vestuarios ha sido bueno. Primero Fakuade y después Norel, con seis puntos y varios rebotes en ataque importantes, han dejado en nada la ventaja del Gran Canaria. El público se ha empezado a impacientar porque lejos del festival que preveían, el resultado del partido estaba en el aire. Del 51-39 (min. 23) tras canasta de Mekel, se ha pasado a un esperanzador 53-53. La anotación local ha bajado y el GBC lo ha aprovechado. Los triples ya no entraban tan fácilmente y el GBC sigue siendo un equipo fiable bajo aros. Otro pequeño arreón local les ha dado un respiro en el electrónico pero Swing, con una canasta cuando faltaban siete décimas para acabar el cuarto, ha devuelto la esperanza del triunfo.

En el último acto, hasta llegar a esos minutos finales antes narrados, los de Fisac han tirado de fe y sobre todo se han apoyado en la figura de Henk Norel, quien ha hecho diez puntos y ha sostenido al equipo. No es fácil rehacerse tantas veces como lo han hecho los guipuzcoanos en el partido ante un equipo en el que parece que no hay fisuras, con un plantilla de muchos kilates y que juega casi de memoria.

Lo de este domingo debe valer, y mucho, para el miércoles. Será otro rival y hay mucho en juego porque a priori el Betis es un rival directo. Si se conserva el nivel de intensidad, la victoria puede quedarse en Illunbe.

84 Herbalife Gran Canaria

Oliver (17), Eriksson (10), McKissic (5), Aguilar (7) y Balvin (6) -cinco inicial-, Mekel (4), Seeley (8), Pasecniks (7), Paulí (2), Rabaseda (5), Fischer (4) y Báez (9).

76 Gipuzkoa Basket

D. Pérez (4), Salvó (7), Swing (17), Fakuade (8) y Norel (24) -cinco inicial-, Agbelese (3), Van Lacke (2), Pardina (0), Clark (11) y Oroz (0).

árbitros
Herrezuelo, Serrano y Olivares. No hubo eliminados por faltas personales.
parciales
23-18, 24-16, 14-23 y 23-19
incidencias
Partido de la primera jornada de la Liga Endesa, disputado en el Gran Canaria Arena ante 6140 espectadores. Se guardó un minuto de silencio por el reciente fallecimiento del ex vicepresidente del Herbalife Gran Canaria y del Cabildo de la isla, Juan Andrés Melián. En el descanso se homenajeó al personal de Medio Ambiente del Cabildo que la semana pasada luchó contra el incendio en la cumbre grancanaria.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos