Gipuzkoa Basket

El banquillo del GBC forja campeones

Jaume Ponsarnau, Sito Alonso y Pablo Laso, quienes guardan un gran recuerdo de su estancia en el cuadro donostiarra, estarán al frente de Valencia, Barça y Real Madrid

RAÚL MELEROSAN SEBASTIÁN

Simplemente echando un vistazo a los banquillos que van a ocupar la próxima temporada Pablo Laso, Sito Alonso y Jaume Ponsarnau, se desprende que el paso por el Gipuzkoa Basket supone un excelente trampolín.

Tres exentrenadores del cuadro donostiarra, quienes cosecharon alegrías y tristezas en su periplo en Illunbe, y que a día de hoy están en tres equipos de Euroliga y ponen en valor el excelente ojo de quienes les ficharon. Es claro que su paso por el banquillo del GBC ha ayudado a relanzar sus carreras.

El caso de Pablo Laso, trece títulos en seis temporadas en el Real Madrid, es el más claro, pero el hito logrado por Jaume Ponsarnau aunque fuera como ayudante de Pedro Martínez ganando la liga Endesa por primera vez en la historia para el Valencia y el sorprendente, para muchos, fichaje de Sito Alonso por el Barcelona, también lo son.

Sito Alonso, fichaje bomba

Quizá haya que empezar por aquí. Ya que la contratación del técnico madrileño ha supuesto un pequeño revuelo en el entorno de la ACB. Más teniendo en cuenta que tenía contrato con el Baskonia, que ha ido a un club de mayor potencial y exigencia, y que no pareció colmar las expectativas de Josean Querejeta y del aficionado del club de Zurbano. La carrera de Sito Alonso resulta meteórica puesto que a sus 41 años ha dirigido al Joventut, GBC, Bilbao Basket, Baskonia y ahora el Barcelona. Alonso sigue siendo fiel a su estilo y, con matices, todos sus equipos llevan impregnado su ADN. Sin obtener ningún título, sin llegar a ninguna final, el madrileño ha convencido a los rectores del Barcelona para reflotar su nave, muy maltrecha tras este último año con Bartzokas como guía. Sito Alonso estuve tres temporadas al frente del Gipuzkoa Basket donde logró el mayor hito histórico del club en la ACB: clasificación para la Copa del Rey, quinto puesto en la liga regular y clasificación del play-off por el título. La siguiente temporada cayó a los puestos de descenso con un enorme recorte presupuestario y en su último año acabó la liga en décimo, a poco de meterse en la Copa.

Laso y su 'único' título

Ya han pasado más de seis años desde que Pablo Laso abandonara la disciplina del GBC. Se da la paradoja de que fue de largo el técnico que menos conectó con la grada, sobre todo en sus dos últimas temporadas, pero el único en no descender al equipo. Logró el ascenso en su primer año en LEB, con un equipazo, que quizá a día de hoy pelearía en la ACB por meterse en el play-off. Eran otros tiempos. Estuvo a punto, en su tercera y cuarta campaña de clasificar al equipo en la Copa del Rey, cosa que se frustró en la última jornada. A partir de su fichaje por el Madrid, muy criticado por el sector afín a la sección del equipo merengue, Laso ha cambiado diametralmente el juego y la trayectoria del equipo blanco. 13 títulos en 18 finales, entre ellos una Euroliga, es el bagaje hasta la actualidad del gasteiztarra quien ha vuelto a estar en el ojo del huracán tras caer ante el Valencia en la final de la ACB y lograr 'solo' un título en esta temporada: la Copa del Rey.

El gran hito de Ponsarnau

Gran parte de culpa de las críticas a Pablo Laso han florecido por el buen hacer entre otros de Jaume Ponsarnau. El de Tárrega, como ayudante de Pedro Martínez en el Valencia Basket, ha tenido una temporada de picos y valles. Ha llegado a tres finales: Copa, Eurocup y Liga. Y ha vencido en la más complicada, a priori. Ponsarnau se erige como uno de los mejores técnicos ayudantes en toda la ACB. Sus éxitos en el staff de la selección española -plata en un Eurobasket sub20, oro en el Eurobasket absoluto y bronce en los Juegos de Río - fueron el preludio de la liga que ha obtenido con el equipo taronja. «No he ganado nunca al Real Madrid», confesó en una de sus entrevista a este periódico cuando era entrenador del GBC. Pues la pasada semana, logró hacerlo tres veces seguidas. Ponsarnau, del que todos sus colegas y compañeros de staff hablan maravillas, vivió en sus carnes la desconfianza de los gestores del Gipuzkoa Basket, junto con los peores momentos de la entidad a nivel económico. Descendió deportivamente en la última jornada cuando precisamente el Manresa de Pedro Martínez ganó al Real Madrid y el GBC caía en Zaragoza. Solo obtuvo una victoria en los últimos diez encuentros. La siguiente temporada, fue cesado tras no ganar en las ocho primeras jornadas. Tres entrenadores con pedigree GBC que guardan un grato recuerdo de su paso por la capital guipuzcoana .

Fotos

Vídeos