Diario Vasco

gipuzkoa basket

El GBC trabajará para que el club juegue en la ACB

Entrenamiento del GBC en el Gasca.
Entrenamiento del GBC en el Gasca.
  • A la espera de cambios en la Liga Endesa, necesitará un empuje económico y la devolución del canon para competir

La felicidad por el hito conseguido, esta vez tiene un punto de cautela. Las bases de la competición de la liga LEB Oro dictan que «ascenderán a la Liga Endesa el primer equipo clasificado al término de la Liga Regular y el vencedor del Play-Off FINAL, siempre que cumplan las condiciones especificadas en el Convenio de Colaboración con la Liga Endesa». Pero, a día de hoy, todo son incógnitas sobre el futuro de la propia ACB. El Gipuzkoa Basket tiene por delante un largo y complicado verano para poder hacer bueno el resultado del partido de este viernes.

Por un lado, la deuda que acumula el equipo donostiarra, cifrada en 2,9 millones de euros por el propio club, hace muy complicado su vuelta a la ACB. Eso sí, la posible eliminación del canon y del Fondo de ascensos y descensos –la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha impuesto una multa a la ACB por estas figuras– puede jugar un papel fundamental, no solo para la escuadra guipuzcoana sino para otros equipos. La competición tiene visos de cambiar sustancialmente.

El GBC abonó tras su ascenso en 2006 tres millones necesarios para inscribirse y formar parte del selecto club de la ACB. Si la Comisión de la Competencia anula definitivamente el canon, el Gipuzkoa Basket y el resto de equipos solicitarán la devolución de ese dinero. Si eso ocurriera, la entidad donostiarra saldaría su deuda por completo.

No parece ser un asunto sencillo. La Asociación de clubes, que ha decidido recurrir una multa interpuesta por Competencia, no estaría en disposición de devolver a los equipos (hay otros implicados) una cantidad tan importante de dinero. Ahí está la primera brecha.

¿Reducción de jornadas?

En la última comparecencia del consejo de administración del GBC, donde se redujo el capital social hasta la mínima expresión, uno de los directivos, Ignacio Núñez, declaró que en el hipotético caso del retorno a la ACB, implicaría «una necesaria ampliación de capital». La economía del club donostiarra debería de cambiar diametralmente y para ello concretar un patrocinador y la implicación de las instituciones tendría que ser fundamental para dotar de músculo económico necesario para competir mínimamente en la ACB. Las últimas temporadas en la máxima categoría han sido un quiero y no puedo, amén de haber endeudado de forma importante a un club que hace cinco años era modélico en sus cuentas.

Además, parece que el verano traerá una importante guerra entre los equipos de la ACB y la propia organización. Por un lado, está los grandes conjuntos de Euroliga, que desean rebajar la cifra de jornadas. Se ha filtrado que el deseo de los poderosos es una liga regular con 16 equipos y con una final four, sin play-off. Además, podría permitirse a los clubes jugar en pabellones de menor aforo como el Gasca.

Por otro lado, están los ascensos diferidos a Palencia y Melilla la temporada pasada. Ambos conjuntos, pidieron demorar su ingreso en la ACB una temporada, ante la imposibilidad de cumplir en este momento con los requisitos exigidos. Teniendo en la actualidad 17 equipos, con cuatro posibles ascensos y presiones para rebajar el número de jornadas, la ACB tiene por delante una ardua tarea. Y el GBC deberá estar atento a todos los movimientos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate