Diario Vasco

gipuzkoa basket

El GBC sigue líder

El GBC sigue líder
  • Los guipuzcoanos vencen en cancha del Magia de Huesca y se mantienen primeros a falta de tres jornadas

El Gipuzkoa Basket respondió ante el primer sofoco de presión en este último mes de competición. Breogán ganó el sábado por la noche, lo que obligaba a la escuadra donostiarra a no fallar en Huesca para seguir líder. No lo hizo. Y ahora tiene un apasionante duelo en Melilla que puede suponer media liga, el próximo domingo.

Los chicos de Fisac vencieron sin brillo, en un espeso partido donde siempre pareció ser el GBC mucho mejor que su rival pero que no terminaba de romper. Lo hizo como si estuviera jugando en el Gasca. Cogió diez puntos, 54-65, faltando cinco minutos para acabar y el Huesca no tuvo la magia ni el acierto suficiente para voltear el luminoso. Sí lo hizo en otras fases del partido pero no en la definitiva.

El choque estaba apretadísimo y Oroz rebañó un balón que le dio ventaja mínima al GBC, 50-54 (min. 33). Entró en calor Mikel Motos y fue respondiendo Sergi Pino. En el intercambio de golpes la escuadra guipuzcoana resultó vencedora. El catalán pidió el balón, anotó una suspensión, después un triple desde ocho metros y tras desarbolar a toda la defensa dio una asistencia a Simeonov para que el búlgaro desde una esquina anotara un triple que ponía la victoria rumbo a La Concha. Fue la enésima estirada de los de Fisac y la última. Úriz cogió las riendas en los últimos cinco minutos y no hubo margen para nada más.

Diferencias estériles

Cuando el cuadro donostiarra controló el rebote y jugó en transición, el Magia Huesca no pudo pararle. Sucedió en los primeros minutos con Oroz jugando al base y Slezas en modo terminador. Sin florituras. Hacer un buen bloqueo y continuar esperando que llegara el balón. Ese fue el juego de los de Fisac que le hizo coger pequeñas rentas. Por cierto que el técnico segoviano adelantó muchos minutos la rotación. No perdonó fallos ni despistes en defensa. Lasa y Carlson enseguida se fueron al banco.

Las diferencias se fueron haciendo mayores cuando fueron entrando los triples. Un parcial 0-9 puso la máxima renta, 9-18 (min. 9) coincidiendo con un robo maestro de Capel y posterior triple de Úriz.

Salió el GBC enchufado en el segundo acto con dos triples más, de Capel y Pino, que pusieron once puntos de diferencia para el conjunto donostiarra. El Huesca paró el partido para arreglar las cosas ya que por ese camino la escuadra guipuzcoana tenía pinta de finiquitar pronto el choque.

Se rehicieron los oscenses con Fontet anotando desde dentro ayudados por los malos porcentajes del GBC, solo una canasta en juego en los últimos siete minutos y medio de cuarto. Por ahí se empezó a estrechar la cosa. Un 9-2 favorable a los locales obligó a Fisac a solicitar tiempo muerto. Le ventaja se había dispersado y los fallos se acumulaban en el ataque donostiarra. Los sistemas salían, se cogían ventajas, pero a la hora de lanzar no había éxito. Carlson no anotó ni un punto en la primera mitad y tampoco ayudó un cero de cinco en triples.

Los de siempre

Tan mal estuvo Carlson en la primera mitad que solo quedaba que espabilara. Él y Úriz sostuvieron al equipo y una buena defensa que solo permitió canastas de cerca. Siete puntos del de Wisconsin y dos triples del navarro estiraron al GBC, 36-43 (min. 26). Sin embargo gracias a seis tiros libres consecutivos, el Huesca se volvió a meter en el partido.

La segunda canasta en el partido para Pino y un dos más uno de Ndoye sujetaron la ventaja que se aumentó mediado el cuarto final. La defensa donostiarra volvió por sus fueros, solo permitió un triple en la segunda parte al Huesca y por ahí se tocó el triunfo con los dedos. Oroz y Simeonov estuvieron muy acertados en un mal encuentro de Carlson. Tres fechas y por lo que parece un objetivo: acabar en primer lugar y lograr así el billete para la añorada ACB.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate