Diario Vasco

gipuzkoa basket

El Gipuzkoa Basket reconoce una deuda total de 2,9 millones de euros

Núñez, Falcón, Arzallus, Gómez, Gabilondo y Díaz, en el transcurso de la junta
Núñez, Falcón, Arzallus, Gómez, Gabilondo y Díaz, en el transcurso de la junta / Sara Santos
  • El club donostiarra se ve obligado a reducir su capital social a cien mil euros para no entrar en riesgo de disolución

La Junta Extraordinaria de accionistas que ha tenido lugar este jueves en la sede de Kirol Etxea ha arrojado un dato que hasta el momento se desconocía: la deuda total del equipo guipuzcoano. La presidenta del club, Nekane Arzallus, ha reconocido que ésta asciende a 2,9 millones de euros. Posteriormente, la máxima mandataria del equipo guipuzcoano, quien ha estado acompañada por sus compañeros de directiva, ha desglosado con quién tiene pendiente el GBC los pagos. «Uno es el crédito con Kutxa, que estamos en vía de renegociarlo, luego está el dinero que ha puesto el consejo de administración y que pretende recuperar, algún proveedor y varias mensualidades a algún trabajador actual como el gerente, Germán Cea».

Como ocurriera en la junta ordinaria del pasado mes de diciembre, se ha personado el expresidente Gorka Ramoneda, quien ha exigido que se contestaran varias cuestiones.

La situación económica de la entidad guipuzcoana es mejor que hace unas fechas por el cobro de «casi todo el fondo de ascensos de la ACB», según confesó el Consejo, pero que si hay un planteamiento para ascender a la ACB, «a nadie se escapa que este club necesita tener más ingresos, luego no es descartable que tengamos que acudir a un proceso de ampliación de capital», ha explicado Ignacio Núñez, uno de los consejeros del club donostiarra.

Sobre el futuro del club, Arzallus ha sostenido que «no sabemos ni el marco que nos vamos a encontrar, en caso de que logremos la plaza de ascenso, como para saber dónde vamos a estar. Hay muchas suposiciones y en lo referente a la reducción o eliminación del canon, por parte del Tribunal de la Competencia, lo que está claro es que pelearemos por lo que nos corresponde».

El GBC en su primer ascenso abonó tres millones de canon para jugar en la ACB que si desaparece, solicitará que retornen a las arcas el conjunto donostiarra.

Reducción obligada

La directiva del GBC ha explicado que al cierre del último ejercicio a 30 de diciembre de 2016 el club se quedó con unos fondos propios de 207 euros, lo que obligaba a reducir o aumentar el capital social u optar a la disolución de la sociedad.

Por ello se ha propuesto pasar de un capital social de 799,464 euros a 99.914. La medida se ha aprobado con un 99,43% del accionariado total, del que estuvo presente el 60,1%. Ello conlleva que las 45.210 acciones que tiene actualmente pasan de tener un valor de 19,90 euros a 2,21. Al ser la única finalidad de la reducción restablecer el equilibrio entre el capital y el patrimonio, los acreedores no tienen derecho de oposición a la operación.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate