Diario Vasco

GIPUZKOA BASKET

«Es imposible olvidar un día así»

Oyón anima a sus jugadores el viernes en el Gasca.
Oyón anima a sus jugadores el viernes en el Gasca. / UNAI MURILLO
  • Fisac ya le advirtió durante la semana de la posibilidad de tener que coger las riendas cuando se encontró mal a causa de las migrañas

  • 'Bully' Oyón relata cómo fue su debut como primer entrenador en el GBC

Moda casual para hombre y mujer

Hasta 90%

Viste tu cama con diseños originales

Hasta 70%

Abrígate este invierno con estilo

Hasta 80%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 80%

Calzado técnico running y trail para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Accesorios imprescindibles para tu día a día

Hasta 70%

¡Moda chic y casual a precios increíbles!

Hasta 80%

Marca española de moda para hombre

Hasta 70%

Moda casual para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Sea cual sea tu estilo hay una chaqueta de piel para ti

Hasta 70%

Renueva tus básicos y luce piernas esta temporada

Hasta 80%

Decora y protege tu sofá con fundas de calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Textura y suavidad en textil de baño

Las mejores marcas a los mejores precios

Nueva colección de botas, botines y australianas

Hasta 80%

Desplázate con la mejor tecnología

Hasta 70%

Bolsos y complementos de piel

Hasta 80%

La marca de moda en exclusiva para ti

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Calzado de tus marcas favoritas

Las mejores marcas a los mejores precios

. «Nunca olvidaré un día así». Son las palabras de Francisco Javier Oyón, más conocido como 'Bully', entrenador ayudante de Porfirio Fisac en el Gipuzkoa Basket y que el viernes tuvo que llevar las riendas del equipo debido a que el técnico se vio obligado a quedarse en el vestuario en el descanso a causa de unas fuertes migrañas.

«La verdad es que al principio estaba un poco nervioso, luego me fui calmando», reconoce este donostiarra, que ha pasado por todos los estamentos deportivos del GBC. «Sí, solo me falta meter algún día un triple», bromea, «aunque Pablo Laso me dijo una vez que si ganábamos todos los partidos de la temporada me hacía ficha de jugador en el último y me sacaba al campo».

Oyón empezó como voluntario en las taquillas, después pasó la mopa en el Gasca, con la llegada de Laso fue el utillero del equipo, más tarde con Sito Alonso ascendió a delegado, esta temporada su función es la de entrenador ayudante y el viernes tocó el cielo al dirigir un partido. «Una vez que llegué a casa y me tranquilicé después de la tensión vivida durante el partido, lo pensé: he pasado por todas las áreas deportivas de un equipo».

El técnico ayudante de Fisac tuvo que completar toda la tarea de un primer técnico. Después del partido ofreció la rueda de prensa, donde estuvo arropado por todos los consejeros del club. «Los jugadores también me felicitaron y me dijeron que me he ganado su respeto por todos los entrenamientos que hemos hecho» confesaba Oyón.

En días como el viernes, el móvil necesita cargar la batería varias veces. «Sí, es cierto», decía entre risas. «Hubo bastantes más whatsapps que los que me suelen llegar después de los partidos».

Apoyado en Úriz

A Oyón no le pilló de sorpresa que tuviera que dirigir a los jugadores ya que «durante la semana Porfi ya se encontraba mal y me advirtió de que estuviera preparado. De hecho el entrenamiento del miércoles lo tuve que llevar yo». El segoviano condujo al equipo durante los dos primeros cuartos, pero a la hora de retirarse a los vestuarios empezó a encontrarse mal. «Antes de entrar donde los jugadores siempre hablamos Porfi y yo», cuenta Oyón. «En ese momento me dijo que no podía seguir. Se tuvo que tumbar y me dijo que diera yo la charla, que iba a llevar al equipo en el segundo tiempo».

El GBC partió en el tercer acto con 19 puntos de ventaja y subió hasta los 25. Todo esto con 'Bully' Oyón al mando. «Me gustaría agradecer a los jugadores el comportamiento que tuvieron conmigo porque confiaron y ayudaron todo el rato», dice el técnico donostiarra sobre cómo se tomaron el momentáneo relevo en el banquillo.

Se le vió a Oyón departir con Ricardo Úriz en varias fases del choque estando el navarro en el banquillo. «Como veterano que es, Ricardo nos suele ayudar mucho, intercambiamos opiniones y aproveché que estaba cerca mío para comentarle un par de cosas», comenta. No todo fue del color de rosa para Oyón, a pesar de que el GBC jugó 25 minutos a un nivel excelente, «fue importante la victoria», dice, «pero esas últimas canastas que nos metieron apretaron un poco el marcador».

Puede que fuera un triunfo más para el GBC pero no fue un partido más para 'Bully'. «No me metieron en la ducha», comenta entre risas, «pero varios jugadores me mandaron mensajes privados que, la verdad, me llenaron de orgullo».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate