Diario Vasco

gipuzkoa basket

No solo gana sino que asusta

El pívot senegalés Ndoye se dispone a encestar
El pívot senegalés Ndoye se dispone a encestar / PEDRO MARTÍNEZ
  • El GBC se relajó al final tras gozar de buenas rentas ante un Cáceres inferior

  • La defensa volvió a ser clave en un choque donde Porfirio Fisac no dirigió la segunda parte debido a unas migrañas

Moda casual para hombre y mujer

Hasta 90%

Viste tu cama con diseños originales

Hasta 70%

Abrígate este invierno con estilo

Hasta 80%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 80%

Calzado técnico running y trail para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Accesorios imprescindibles para tu día a día

Hasta 70%

¡Moda chic y casual a precios increíbles!

Hasta 80%

Marca española de moda para hombre

Hasta 70%

Moda casual para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Sea cual sea tu estilo hay una chaqueta de piel para ti

Hasta 70%

Renueva tus básicos y luce piernas esta temporada

Hasta 80%

Decora y protege tu sofá con fundas de calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Textura y suavidad en textil de baño

Las mejores marcas a los mejores precios

Nueva colección de botas, botines y australianas

Hasta 80%

Desplázate con la mejor tecnología

Hasta 70%

Bolsos y complementos de piel

Hasta 80%

La marca de moda en exclusiva para ti

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Calzado de tus marcas favoritas

Las mejores marcas a los mejores precios

El resultado (81-70) da la impresión de que fue apretado pero realmente el GBC dominó el partido de cabo a rabo. Una buena inyección de confianza, moral y autoestima echando un vistazo a lo que le viene por delante: Palencia,Lleida, Breogán y Oviedo. Casi nada.

El GBC fue el Mercedes pilotado por Rosberg.O Hamilton. Dio igual. Apretó el acelerador desde el inicio y ya no hubo partido. El Cáceres ni tan siquiera pudo cogerle el rebufo. Acertó en ataque y se mostró intratable atrás. Aunque bien es cierto que en la primera mitad alguna mano de más hubo por la defensa donostiarra que protestó el cuadro cacereño.

Ricardo Úriz – 5 de valoración para él al término del choque– cogió el mando y Capel ejecutó desde el 6,75 para dar las primeras ventajas al GBC.Dos triples cada uno para poner un 18-9 (min.6) que daba muestras de que la escuadra guipuzcoana estaba enchufada al partido. El rival aguantaba gracias a Rakocevic y su instinto anotador, pero poco más.

Fisac varió la defensa cambiando de hombre en todos los bloqueos, lo que trabó el ataque del Cáceres. Había ventajas para los visitantes, sí, pero las ayudas funcionaron a la perfección.Durante los primeros veinte minutos la máquina defensiva del Gipuzkoa Basket demostró por qué es el equipo que menos puntos permite al rival.

Entró en cancha la segunda unidad y la cosa siguió sin fisuras. Manos rápidas para robar y transiciones a mil por ahora.La baja de Marco en el puesto de base perjudicó y de qué manera al rival de los donostiarras, quien no veía aro. Se coqueteó durante el final del primer cuarto con distancias en torno a los diez puntos, pero un parcial 12-4 de salida en el segundo acto coronado con un robo de Lander Lasa y bandeja posterior fue casi definitivo.

El GBC volaba por la pista, lanzó al descanso diez tiros más que su rival, cazó nueve rebotes más, se jugó a más posesiones y dio igual que perdiera casi los mismos balones que el cuadro extremeño. El tercer triple de Capel y seis puntos consecutivos de Mike Carlson llevaron las ventajas hasta más de veinte puntos, 49-28 (min. 19).

Y Bully se estrena

El público del Gasca no veía a Porfirio Fisac tras el descanso en el corrillo antes de reanudarse el encuentro. Unas migrañas –dolencia habitual en el castellano– le impidieron dirigir a su equipo y tuvo que ser Francisco Javier Oyón, su ayudante, quien tomara las riendas del GBC. Nada cambió. Una asistencia maravillosa de Úriz, un mate en contraataque de Carlson, un caño de Slezas... El cuadro local se gustaba y el público se lo pasaba en grande.Bajó la anotación, por los errores en el triple –cero de cinco– pero como la defensa seguía siendo inquebrantable, las distancias se mantuvieron. Hasta que llegó el cuarto final.

El GBC se relajó, concedió muchas faltas pero felizmente para los intereses guipuzcoanos el Cáceres no estuvo muy fino desde la línea del 4,60. Poco a poco fue recortando la diferencia, con un parcial 2-9. Alexandar Marcius se hizo el dueño y señor de al zona hundiendo cada balón que le llegaba y rebañando todo lo que le surtían sus compañeros.

Oyón se vio obligado a pedir un tiempo muerto para aclarar ideas, respirar y jugar con el marcador a favor ya que la ventaja era solvente aún, 63-52 (min. 34). Las bombas desde el triple volvieron. Capel, Úriz y Pino no perdonaron y el partido acabó con un nuevo triunfo del GBC, que vuela hacia lo alto de la tabla.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate