Diario Vasco

GIPUZKOA BASKET

El Gipuzkoa Basket se apoya en el Gasca

El Gipuzkoa Basket se apoya en el Gasca
  • Los de Fisac han ganado nueve de los diez partidos jugados en casa y en Donostia han caído los más fuertes, Breogán, Burgos, Palencia y Melilla

Un equipo se hace grande cuando se muestra inexpugnable en su cancha. Cuando hace que los rivales tengan miedo de visitar su feudo porque las estadísticas y los comentarios tras los partidos invitan solo al pesimismo. En eso se ha convertido el José Antonio Gasca para el Gipuzkoa Basket. En su tesoro más preciado.

Aquí han perdido los mejores: Breogán, Burgos, Palencia y Melilla. En suma, nueve triunfos sobre diez partidos. Si el Pumarín ovetense es una cancha inalcanzable para los visitantes, lo mismo se puede decir del pabellón donostiarra.

Era una de las premisas que el club promulgó antes de empezar la temporada: que la gente volviera al Gasca y disfrutara. Atrás quedaban Illunbe y su frialdad. Como este es un país de contrastes, el GBC no podía ser menos. Se iba a pasar de jugar en un recinto para 11.500 espectadores a otro en el que su aforo máximo es 1.849. Ni uno más ni uno menos. Aunque en tardes como la de aquel 23 de mayo de 2006, entraron algunos más. La media aritmética es muy sencilla. Parece que lo mejor sería un pabellón de cuatro o cinco mil donde aglutinar no solo el baloncesto sino otros deportes. Pero eso será en otro capítulo.

En el Gasca los pupilos de Fisac se sienten como en el salón de su casa. Cómodos, confortables, desahogados. Da la impresión de que juegan con un par de marchas más que cuando lo hacen de visitantes. Y obviamente la mejora pasa por mantener esos registros con el aliento del público a favor y mejorar los de fuera. No será fácil porque al Gipuzkoa Basket le esperan cuatro próximos compromisos de dificultad extrema lejos del Gasca.

En casa, el GBC anota 73,7 puntos de media, mientras que solo permite al rival 64,8. Junto con el hecho de jugar como local, la defensa es el gran valor de la escuadra donostiarra. Un dato abrumador sobre el trabajo colectivo atrás es que solo en dos encuentros el rival ha llegado a setenta puntos. Nadie le ha hecho más de 73. Y además, en dos compromisos, Araberri y Huesca, el rival no llegó a sesenta.

Carlson, máximo antotador

Otro dato que le hace sacar pecho al conjunto guipuzcoano es que no ha habido ningún final apretado. La última victoria ante el Palma Air Europa o la que se logró frente al Palencia fueron las más exiguas en cuanto a ventaja. Sin embargo en ninguna de ellas peligró el resultado porque en ambos casos el Gipuzkoa Basket partía con una ventaja suficiente. El equipo de Fisac nunca se ha visto en la obligación de remontar en el último cuarto. Es también un gran valor y habla de la suficiencia y poderío con el que está ganando los partidos.

En cuanto a los nombres propios sobresale el de Mike Carlson. El estadounidense ha sido el máximo anotador del GBC en seis de los diez partidos que se llevan jugando en el Gasca. 22 puntos hizo el día de su estreno ante el público donostiarra y veinte en el último choque frente al Palma.

El de Wisconsin ha dado muestras de lo que es capaz, anotando desde todas las posiciones aunque el triple sigue siendo su principal arma para someter a los rivales. Pino, Úriz y, en menor medida, Pardina, Lasa y Slezas también han contribuido a los triunfos donostiarras.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate