Diario Vasco

GIPUZKOA BASKET

El GBC cumple el expediente

  • Se repuso a un mal segundo cuarto y terminó venciendo con claridad, con Carlson, Úriz y Oroz como jugadores destacados

Al Gipuzkoa Basket le valió con apretar los dientes tras el descanso y así doblegar a El Prat, lo que le vale para seguir en lo alto de la tabla, olvidar así el accidente de Oviedo y mirar con optimismo el choque del viernes que le medirá al TAU Castelló. Los donostiarras cumplieron ayer el expediente, aunque pasaron algunos apuros.

Trabado y frío inicio de partido para ambas escuadras con dos bajas por cada bando: Lander Lasa en los locales y Xavi Forcada en los visitantes. Sólo Úriz, diez puntos en el primer cuatro, vio aro con facilidad y sobre él se sostenía el ataque donostiarra. Los horribles porcentajes de El Prat -uno de siete en tiros de dos- ayudaron a que el GBC siempre mantuviera la ventaja. Esta llegó a su cénit tras un triple de Pardina, 21-13, (min. 12), para después pincharse la rueda.

A partir de ahí, el cuadro de Fisac no dio con la tecla. No carburó. Fue el primer gran parcial en contra que recibió el GBC en el Gasca esta temporada. Primero fue de 5-14, momento en el que El Prat se puso por delante, 26-27 (min. 16).

Fisac solicitó tiempo muerto, cambió el quinteto de arriba abajo, pero ni por esas. El equipo guipuzcoano se metió en el bonus y cada falta fue castigada. Total, nuevo revés en contra, 0-10, y la luz de alarma encendida tras un terrible 5-24 y un 26-37 como marcador total. Mike Carlson arregló un poco el desaguisado con un triple antes de tomar el camino a los vestuarios.

Tocan a rebato

Hubo cambio de carburante. Porque el GBC salió quemando rueda del vestuario. Carlson, quién sino, como líder espiritual marcó el camino y sus compañeros le siguieron. 14-0 de parcial para voltear el marcador y para mostrar quién es a día de hoy el que manda en el Gasca. El GBC no iba a dejar profanar su santuario.

El Prat despertó ayudado por los tiros libres y se volvió a acercar pero al final del cuarto el intercambio de canastas benefició al bando donostiarra. Ndoye mostró buenas maneras anotando e intimidando y las ventajas pasaron de los diez puntos. Por cierto, Fisac dejó fuera de la rotación a Slezas, quien no pisó la pista en la segunda mitad, aquejado de un proceso febril.

Al GBC solo le faltó subir un poco más las líneas en defensa para dejar el choque visto para sentencia. Xabi Oroz, inconmensurable su trabajo, un triple de Pino y un 'dos más uno' para Simeonov pusieron la máxima, 71-53 (min. 36), y ahí se acabó el partido subiendo la novena victoria del Gipuzkoa Basket en doce comparecencias.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate