Diario Vasco

GIPUZKOA BASKET

No conviene echar la vista atrás

No conviene echar la vista atrás
  • El Gipuzkoa Basket busca redimirse de la derrota en Oviedo y volver a la senda del triunfo, a costa de El Prat en el Gasca

No ha habido tiempo para el lamento. Tres días después de que el Gipuzkoa Basket cayera derrotado ante el Oviedo de forma clara, tras un día aciago en el lanzamiento, esta noche (20.00h) en el José Antonio Gasca la historia debe ser bien distinta.

Ese mortal cuatro de treinta y uno desde la línea de 6'75 puede y debe cambiar. Hoy el Club Baloncesto Prat, equipo filial, convenido, auspiciado e hijo del mítico Joventut de Badalona pisará el parqué del recinto amaratarra para intentar ser el segundo equipo que vence al GBC es su propia cancha.

No lo ha hecho mal hasta el momento el conjunto catalán, lo que debe servir para que los jugadores del cuadro donostiarra estén alerta ante el choque de hoy. Por cierto, tercer partido entre semana que los donostiarras juegan como local -tras Ourense y Palencia- con lo que se espera algo menos de afluencia de personal en las gradas del vetusto pabellón de Anoeta.

Después de una mal día en la oficina, el tópico apunta a que «mejor jugar cuanto antes». Y enseguida se verá si el apagón desde la larga distancia del otro día fue un hecho aislado o tiene su continuidad. Ojalá que no sea así.

De todas formas, el GBC no se caracteriza por ser un equipo muy fiable desde el arco. En seis choques ha pasado del cuarenta por ciento de acierto y en otros, como el día del Barcelona, acabó con un pésimo dos de trece en tiros, o ante el Cáceres, que firmó un triste tres de veinticuatro. Quiere esto decir que en las tres derrotas que ha cosechado la escuadra guiada por Fisac, el malísimo porcentaje de tiro ha tenido mucho que ver. Con lo cual, estar acertados de cara al aro hoy, se antoja importante para que el revés de Asturias se considere como un leve tropezón.

«No somos los mejores»

Precisamente Porfirio Fisac habló en la mañana de ayer sobre cómo está su equipo tras la derrota en Oviedo. «Bien, sabiendo que el otro día estuvimos muy desacertados de cara al aro, pero conscientes de que esta liga tiene estas cosas por la igualdad que hay entre todos los equipos», resaltó el técnico del Gipuzkoa Basket.

El entrenador nacido en Segovia ahondó un poco más en las razones de tanto error desde el triple. «Tenemos que ser conscientes de que somos una plantilla muy joven» confesó «y un equipo que puede tener altibajos en cuanto al grado de acierto».

Con todo, Fisac se mostró satisfecho sobre cómo respondieron sus pupilos aún a sabiendas de que fueron perdiendo por cerca de veinte puntos en algunos tramos del choque. «Los chavales fueron muy trabajadores y un partido en el que no estuvimos acertados, lo peleamos casi hasta el final. Cualquier otro equipo hubiera perdido ese partido por veinte o treinta puntos. Resulta igual de complicado perder en Oviedo o ganar al Breogán. Eso le hace bonita a la competición», aseguró el preparador del GBC.

Fisac, experto en mandar mensajes cristalinos y transparentes, apuntó a evitar cualquier tipo de euforia por mucho que el Gipuzkoa Basket comparta liderato con otros cuatro equipos. «Nos engañamos si pensamos que somos la mejor plantilla de la liga o el equipo a batir» argumentó de forma taxativa. «Hay cinco equipos de plantilla superior y luego unos diez equipos de planteles muy igualados, pese a quien pese», declaró el técnico segoviano.

Juventud, divino tesoro

El Prat navega por la mitad de la clasificación. El cuadro del que se va nutriendo año tras año el Joventut de Badalona ha conjuntado a jóvenes valores de la cantera con jugadores veteranos que tiran del carro en cuanto a liderazgo, para que los que empiezan en ligas profesionales, tengan un espejo donde fijarse. «Ellos nunca tienen miedo a perder» comentaba Porfirio Fisac sobre su rival de hoy, «y eso es algo que a nosotros nos causa un problema porque nos hace pensar que nosotros sí lo tenemos que sacar hacia delante».

El base Xavi Forcada, el alero Alex Ros y el interior Pepe Ortega son los 'profesores' de esta escuela de talento, que tiene como objetivo formar jugadores para la ACB, llamada El Prat y en la que brillan Xabier López-Arostegi y el interior holandés Terrence Bieshaar. El primero tiene una estupenda muñeca, mientras que el interior de 2'08 de altura, va mejorando a pasos agigantados.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate