Diario Vasco

GIPUZKOA BASKET

Lolo Encinas: «Hay extranjeros que juegan en Angola porque ganan más que en ligas europeas»

Lolo Encinas (izquierda) junto con Hugo López tras alzarse con la Supercopa de Angola.
Lolo Encinas (izquierda) junto con Hugo López tras alzarse con la Supercopa de Angola. / DV
  • Entrenador del Líbolo

  • El extécnico del GBC, enrolado en el Recreativo Líbolo de Angola, explica cómo es la vida y la liga en el país africano

Tras nueve años en la disciplina del Gipuzkoa Basket, el pasado mes de septiembre comenzó una nueva vida para Lolo Encinas (Donostia, 1974). Una llamada de su amigo y excompañero Hugo López le animó a hacer las maletas, coger un avión y adentrarse en una aventura a más de seis mil kilómetros de distancia. Del azul del GBC al naranja del Líbolo de Luanda, en Angola.

- Pensaba que iba a descolgar el teléfono en Angola y lo hace en Torrejón.

- Hemos venido un par de semanas a preparar la Champions de África, que es lo que sería la Euroliga en Europa. Es el torneo más prestigioso e importante de aquí y hay que prepararlo bien. Vamos a jugar varios partidos con equipos de ACB y LEB.

- Díganos algo sobre el torneo.

- Jugamos en El Cairo, hay dos grupos de seis equipos y en diez días se decide el campeón. Es un formato distinto a la Euroliga y también tiene sus cosas.

- Cuente...

- Por ejemplo, no sabemos a día de hoy -el torneo se disputa a partir del 7 de diciembre- qué equipos están clasificados. Y el sorteo será la víspera a mediodía. Sabemos que estamos nosotros, el 1 de Agosto que es el otro equipo fuerte de Angola, el anfitrión de Egipto y otro tunecino que son de lo más potente del continente. El resto, sorpresa.

- ¿Será entonces complicado tener información de los rivales?

- A mí que me gusta ir con las cosas bien preparadas. Aquí es imposible, ya me lo dijeron los trabajadores del club. Los días de la Champions dormiremos poco porque es una semana y media frenética. Los equipos no te permiten entrar en sus pabellones si no es para jugar. El scouting es muy complicado aquí.

- Por poner a los lectores en situación, ¿cómo surge la opción de ir a entrenar a Angola?

- Desde que el GBC no me renueva en verano, me planteo cambiar mi vida. Hay una llamada de Hugo López, que ya lo hizo el año pasado para ir a Canadá pero lo rechacé porque estaba comprometido con Jaume Ponsarnau, y me dijo que me quería de ayudante. Nos reunimos, me explicó su idea, me lo pensé y al final dije que sí. Después de lo que pasé en verano necesitaba un cambio y aquí estoy, en esta aventura.

- Hace poco ganaron al Supercopa, ¿no se quejará?

- A nivel deportivo todo va sobre ruedas. Vencimos 91-66 a uno de los equipos top de la ciudad que entrena Ricard Casas. Después de unos años con tantas derrotas, viene bien ganar.

- ¿Qué clase de equipo tiene?

- Es una mezcla de jugadores veteranos con otros que quieren ir haciéndose un nombre dentro de la Liga. A muchos les sonarán Mingas o Cipriano, que son internacionales con Angola. Son gente muy competitiva y por ahora va todo muy bien. Los extranjeros, además, se han acoplado muy bien al grupo.

- Eso le iba a decir, echando un vistazo a la plantilla cuentan con Je'Kel Foster, y en otros equipos juegan exACB como Kirksay o Quezada.

- Sí, es difícil de explicar cómo en un país tan pobre juegan extranjeros de este nivel. Al ser un país muy caro, los salarios de los jugadores son muy altos y muchos estadounidenses juegan aquí porque en las grandes ligas europeas les pagan menos.

- Ha estado ocho años en ACB. Echa la mirada atrás, ¿y qué le dice?

- Me quedo con la suerte que he tenido de estar nueve años en el GBC, ocho de ellos en la ACB. Estoy satisfecho porque siempre intenté hacer mi trabajo lo mejor posible y darlo todo. Hubo veces que salió bien y otras, no. He vivido descensos y por otro lado he jugado un play off por el título, la Copa del Rey y he visto más de 10.000 personas en Illunbe. Ahora estoy en otra etapa.

- El GBC va líder.

- Sí. Espero que le siga yendo igual de bien, que recupere gente para el basket. Parece que están todos muy contentos. Jugar en el Gasca es una maravilla, pero también he visto Illunbe lleno y es otra maravilla.

- ¿Guarda algún tipo de rencor al Gipuzkoa Basket?

- No. Tristeza y pena sí, porque impacta un poco cuando parece que va a llegarte el momento y luego nada. Hay gente que toma las decisiones y hay que aceptarlo, aunque no te gusten. Lo he hablado con gente experimentada, buenos amigos en el mundo del baloncesto. Me dicen que la vida del entrenador es así.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate