Diario Vasco

Gipuzkoa BASket

Delirio y derroche de juego en el Gasca

Oroz realizó ante el Breogán su mejor partido con el GBC.
Oroz realizó ante el Breogán su mejor partido con el GBC. / ARIZMENDI
  • El GBC completa un extraordinario partido y se queda líder en solitario al derrotar al Breogán, a quien fue venciendo por más de veinte puntos

Éxtasis en el Gasca. No es para menos, los responsables municipales deberán ir pensando en ampliarlo porque como el GBC siga así, se va a quedar realmente pequeño antes de los play offs. Porque todo apunta a que la escuadra de Fisac va a estar muy arriba esta temporada.

Los trece minutos desde la reanudación hasta el minuto 34 del choque fueron una oda al baloncesto. Nadie pudo quedarse sentado en sus asientos. Tras veinte minutos de intercambio de golpes, pero con el GBC siempre arriba, llegó el desmelene.

Un recital de ataque, defensa, triples, robos, intensidad, en el que el todopoderoso Breogán fue un juguete a manos de los de Fisac. Desde el descalabro de Cáceres, el Palencia, el Lleida y el cuadro gallego han besado la lona. Pero el knock out de ayer fue de los de recordar.

Como la ovación que se llevó el equipo al final del encuentro. Por poco, tiene que salir minutos después a saludar. El sopapo al llamado mejor equipo de la liga fue tremendo. El mejor ataque se quedó en solo 65 puntos.

Un cuarto para enmarcar

Habrá que preguntar a Porfirio Fisac la pócima que dio a los suyos en el descanso. 11-4 de parcial para empezar. Robos que terminaban en mate, ganchos de Slezas y un triple de Pino de postre. 52-42 (min. 24). Máxima ventaja y Natxo Lezcano parando el partido con un tiempo muerto, porque veía que se le escapaba.

Sin embargo, después del corrillo hubo más. El GBC solo permitió dos canastas en juego, Fakuade y Geramipoor, mientras que los locales se lo pasaban en grande. Otro gancho al mentón: 14-4 de parcial, y el Breogán quedó fuera de combate. Ricardo Úriz encendió la mecha con cinco puntos, Sergi Pino le puso la clase anotando en todas las posiciones y con Xabi Oroz llegó la guinda a un pastel delicioso. Los seguidores del GBC no querían que esto parara. Y no paró.

Porque en el último cuarto la ventaja en lugar de decrecer, se vio ampliada. Dos triples de un espectacular Oroz y una canasta de Lander Lasa pusieron la máxima en el luminoso del vetusto Gasca, 74-51 (min. 34). El partido no se podía escapar. El trabajo estaba ya hecho y solo quedaba seguir manteniéndose arriba y esperar el último empujón del Breogán, más por orgullo que por acierto.

Los incondicionales del Gipuzkoa Basket se pusieron en pie en la última jugada. No era para menos. Este equipo transmite, engancha, y el público así lo siente. Están cerca, oyen las faltas, ven las caras de los jugadores. Sienten cómo el sudor cae. Y, sobre todo, se alegran de que su equipo gane.

Llegó la jornada diez y el Gipuzkoa Basket es líder. «Veremos dónde estamos», dijo Fisac hace semanas. Pues bien, su equipo es líder de la competición y se ha quitado de un plumazo a tres de los mejores equipos en apenas diez días. Que siga la fiesta.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate