Diario Vasco
Slezas lanza a canasta, ayer en el Gasca.
Slezas lanza a canasta, ayer en el Gasca. / MICHELENA

GIPUZKOA BASKET

Nunca es tarde si la dicha es buena

  • El GBC y el Breogán, dos de los equipos que más se retrasaron en completar sus plantillas, lideran la LEB Oro

«Vamos de líder en líder», dijo Ricardo Úriz tras el entrenamiento del lunes. No le falta razón al capitán del Gipuzkoa Basket ya que a cada escollo solventado en forma de victoria le sigue uno de envergadura aún mayor.

Después del complicadísimo encuentro del viernes pasado en Lleida, llega ahora otro de igual o mayor complejidad: la visita al Gasca (viernes, 21.00 horas) del Breogán de Lugo, colíder de la clasificación junto GBC, Lleida y Leyma Coruña.

Vidas paralelas de dos equipos llamados a estar muy alto en la tabla, que sin embargo hicieron los deberes algo más tarde que sus compañeros de competición. En la capital lucense ya se está hablando de la posibilidad de disputar la Copa Princesa, primer trofeo en juego de la temporada, que se dilucida a único partido entre el primer y segundo clasificado de al liga al final de la primera vuelta.

El Breogán hizo los deberes tarde. Anunció a sus primeros jugadores en la segunda semana de septiembre y apenas tuvo tiempo de realizar la pretemporada. Desde el inicio se vio que el conjunto gallego iba a ser uno de los gallitos de la categoría. Jugadores con experiencia en al ACB pero que en la LEB han tenido un papel de primer nivel como los tres ex GBC Salva Arco, Rafa Huertas y Josep Franch. Interiores versátiles como Aaron Geramipoor, Fakuade o Iván Cruz, que llegó de la liga universitaria.

Y todo este cóctel, comandado por un entrenador de mucho caché en la LEB como Natxo Lezkano, quien realizó enormes temporadas al frente del Palencia y que también sonó para aterrizar en Illunbe hace un par de temporadas, cuando el GBC confió en Jaume Ponsarnau.

Apisonadora en ataque

El conjunto gallego sobresale tanto colectiva como individualmente. Es el equipo que más anota de la LEB, promedia la friolera de noventa puntos por choque -el GBC mete setenta por partido- y ostenta el mejor porcentaje en el tiro de dos, con un 55%.

Otro de los aspectos que prima en el juego del conjunto de Lugo es la anotación coral. De los nueve encuentros disputados hasta el momento, en ocho al menos cuatro jugadores del Breogán han llegado a los dobles dígitos. Quiere esto decir que esa anotación tan alta se apoya en el trabajo de varios jugadores de cara al aro. Fue en la derrota que cosecharon los de Lezkano ante el Lleida el único encuentro donde solo tres jugadores alcanzaron la decena de puntos.

También es reseñable que casi todos los jugadores han alcanzado esa cifra, algo parecido al Gipuzkoa Basket. Si un día Franch, Huertas o Fakuade llegan a una cifra alta de puntos, la siguiente semana les puede tocar a Iván Cruz, Quintelas o Juan Fernández.

Uno de los rasgos característicos del cuadro gallego es que juega a un ritmo muy alto y se mueve como pez en el agua en campo abierto. De hecho, en la tercera jornada liguera obtuvo un resultado de escándalo, derrotando al Cáceres por 50-113, la mayor diferencia en la historia de la LEB.

Tuvo su bache al perder en dos jornadas seguidas -Lleida y Huesca- pero en los últimos tres encuentros ha pasado de los ochenta puntos y ha obtenido ventaja por diecisiete en dos encuentros -Oviedo y TAU Castelló- y doce en su triunfo ante el Prat. A día de hoy, el rival más complicado a batir. Sin embargo, habrá que seguir confiando en el GBC.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate