Diario Vasco

gipuzkoa basket

Este Gipuzkoa Basket aguanta todos los golpes

Este Gipuzkoa Basket aguanta todos los golpes
  • Un canastón de Ricardo Úriz tras sobre la bocina da el triunfo a los donostiarras quienes se rehicieron de un parcial 19-0

Más que un partido el choque fue un thriller. Comenzó igualado, el GBC tomó ventaja, después se tiró a por el triunfo con ventajas que rondaban los diez tantos. Encajó un parcial 19-0 que le dejó tocadísimo pero reaccionó como un equipo campeón y ganó sobre la bocina culminando un parcial 5-16 en los últimos cinco minutos de partido.

Mención especial para Ricardo Úriz. No le hizo falta meter ni un solo punto antes del descanso. Prefirió destapar el tarro de las esencias después de la rueda del descanso.

El base pamplonés anotó sus trece puntos en los segundos veinte minutos. Pero sus últimos cinco, fueron realmente importantes. Significaron el partido, demostrando que es un jugador fundamental en esta liga.

Metió un triple que culminaba una espectacular remontada que puso el 69-71 en el marcador. Antes, Sergi Pino, Joan Pardina y Carlson aportaron su granito de arena para que el GBC no se despidiera del partido. Hubiera sido injusto porque lo controló durante muchos minutos.

Sigamos. Atacó Lleida, buscó a Garret Nevels, lo encontró, pero se llevó el tapón de Simeonov. El balón le cayó al estadounidense que empató el choque a 71 faltando 11 segundos. No hay problema. Úriz juega en el GBC

El base navarro subió la bola. Los segundos iban cayendo tanto del reloj, atravesó el medio campo botando con mano derecha, pidió un bloqueo y con absoluta habilidad de alguien que rebosa talento por los cuatro costados, se metió entre su defensor y bloqueador dando un bote hacia delante y tomó los dos pasos para ir a canasta.

La defensa ilerdense, los jugadores que estaban en primera línea de pase, se tiraron a por el navarro pero ya era tarde. Se fue hacia su lado derecho, saltó y realizó una bandeja en extensión que acabó en canasta. El Lleida sacó rápido pero solo un milagro les podía dar el partido. Nevels lanzó desde casi veinte metros pero no era un concurso en el descanso de un partido de la NBA. Era un choque importante, donde el GBC salió vencedor.

Tremendo apagón

Los primeros minutos fueron de tanteo, hasta que llegó el primer triple del equipo donostiarra obra de Sergi Pino. El catalán asumió el protagonismo en ataque y lideró al ofensiva donostiarra con diez tantos en el primer periodo.

El cuadro ilerdense no quería que el partido se escapara y al segunda unidad comandada por Miquel Feliú y Agustí Sans comenzó haciendo daño. Sin embargo el GBC se vino arriba con un parcial 2-9 que dio la máxima renta a los de Fisac con puntos de Pino, un triple de Lasa y dos buenas canastas de Ndoye.

El 22-28 (min. 15) que reflejaba el luminoso del Barris Nord era el fiel reflejo del serio encuentro que estaba disputando el Gipuzkoa Basket quien maniataba casi todas las acciones ofensivas del Lleida.

Los donostiarras pisaron el acelerador tras el descanso. Carlson y Úriz empezaron a anotar y la sensación de superioridad fue patente, hasta el minuto 29. Ahí todo se paró.

De ir con ventaja de diez, 47-57, se pasó al 66-57. La grada del pabellón ilerdense enloqueció. Triples, canastas en transición, acciones espectaculares... no solo habían dado al vuelta al choque, sino que ganaban de forma holgada a falta de poco más de cinco minutos. Los golpes de llegaban al cuadro guipuzcoano desde todos los lados, pero no terminó besando la lona

El GBC no estaba muerto. Estaba de parranda, como dice la canción. Y se encomendó a su mejor jugador. Un tipo con mil batallas en el cuerpo, que después de su exhibición fue abrazado por todos sus compañeros. El GBC duerme líder y en su equipo tiene un líder también. Ricardo ‘corazón de León’ Úriz.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate