Diario Vasco
Urko Otegi vuelve mañana a Donostia con el Palencia.
Urko Otegi vuelve mañana a Donostia con el Palencia. / A. QUINTERO

GIPUZKOA BASKET

Urko Otegi: «Tengo una espina clavada con el descenso de la pasada temporada»

  • pívot del Palencia

  • Tras un mes en el GBC la pasada temporada, el pasaitarra vuelve como rival a Donostia

Se notan las 35 primaveras de Urko Otegi. Uno de los jugadores con mejor caché de la Liga LEB. Ha sido MVP, ha logrado varios títulos y ascensos a nivel colectivo, y a día de hoy sigue siendo un jugador determinante. Explica cómo se sintió la pasada temporada, cuando estuvo un mes en el GBC y habla sin problema ni prejuicios de varios asuntos que no le han gustado. Mañana (20.00) será rival, pero no cierra la puerta a poder vestir la camisola del GBC en un futuro.

- Sorprende que el actual campeón haya caído en dos encuentros.

- Hemos tenido algún lesionado en pretemporada y otros dos jugadores han llegado a poco de empezar la liga. Por ahí se nos han trastocado un poco los planes y aunque es cierto que hemos perdido dos partidos, han sido contra dos de los mejores equipos, Lleida y Breogán. Aún tenemos amplio margen de mejora.

- Precisamente le quería preguntar por el Lleida, aunque han perdido a Luka Rupnik.

- Pierden un gran jugador, porque gran parte de su juego se basaba en él. Los equipos de Borja Comenge empiezan muy bien la liga y físicamente son muy fuertes. Sí que es un poco sorpresa que estén arriba habiendo descendido el año pasado y cambiando a casi toda la plantilla.

-¿El hecho de quedar primeros el año pasado hace que el público de Palencia les exija más?

- Al final aquí en verano se sufre el chasco al no poder efectivo el ascenso, pero cuando empiezas, cambias el chip. Suele pasar que cuando un año consigues todo y al siguiente no estás al mismo nivel, sí puede haber algo más de nerviosismo pero la gente nos ayuda y apoya y sabe también que vamos a ir hacia arriba.

- ¿Cómo afrontan tres partidos en una semana?

- Al jugador le gusta más jugar que entrenar pero sí es una carga alta de partidos, sobre todo para los jugadores que pasan mucho tiempo en la pista con poco descanso. De todas formas, hay tres partidos para todos los equipos y es difícil saber a quién perjudica más o a quién beneficia. Son semanas un poco raras porque si sacas los tres se convierten en positivas y al contrario si pierdes.

- Da la sensación de estar a tope.

- Me estoy encontrando muy bien. Físicamente, no estoy teniendo problemas de lesiones y el entrenador confía en mí y paso mucho tiempo en cancha. Estoy contento e intentando ayudar al equipo para que gane el máximo de partidos posibles.

- Entrenador y capitán son guipuzcoanos. ¿Cómo ve a Sergio García?

- Muy bien, porque ganó la liga en su primera experiencia como primer entrenador, y pocos técnicos lo pueden decir. Este año le veo igual. Es muy cercano, le gusta mucho la comunicación. Ha sido durante mucho tiempo segundo, lo que a la hora de hacer scouting es una ventaja y le ayuda a preparar los partidos. Confía mucho en el grupo, nos transmite tranquilidad y eso al jugador le gusta y le transmite confianza.

- Mañana vuelve a casa. ¿Ha jugado alguna vez en el Gasca?

- Sí el año que estuve en el Lobos Cantabria: el GBC estaba en LEB y creo que subió, pero ganamos.

- Pues ese partido fue el último que perdió el GBC, esa temporada.

- No lo sabía. Estaba Pablo Laso de entrenador y también Isaac López, que luego jugó en Gipuzkoa Basket

- ¿Será especial para usted?

- Vuelvo a casa, irán la familia y amigos a verme y será especial. Aunque solo quedan Porfi y Bully, tengo grandes amigos de la selección de Euskadi como Úriz, Lasa y Oroz.

- ¿Cómo ve al GBC?

- Bien. Es un equipo donde Porfi sabe cómo estimular al jugador para que dé el 100%. Puede pensarse que el valor solo está en el cinco inicial pero por ejemplo Sabih (Oroz) y Lander (Lasa) están jugando muy bien, aportando muchas cosas y seguro que según pasan los días va a sacar rendimiento del resto de jugadores. El GBC va a estar peleando por todo.

- Le tocará medirse al juego interior, territorio de Carlson y Slezas.

- Con Carlson ya he jugado. Tiene mucha movilidad, gran tiro de tres, es muy ofensivo y seguramente me tocará emparejarme a él y Lamont Barnes le cogerá a Slezas. He sufrido para pararle porque tiene mucho talento ofensivo.

- ¿Qué recibimiento espera?

- En Donostia siempre me han recibido bien. El año pasado jugué ahí, y espero un buen recibimiento.

- ¿Pudo seguir en el GBC?

- En el mes que estuve en el GBC hablé con Porfi y ya me dejó claro que él me quería, jugara en ACB o LEB. Yo tenía una opción de un año más con Palencia en el contrato y para romperlo debía tener la oferta encima de la mesa. Y como el GBC no sabía el rumbo que iba a tomar, yo tuve que tomar una decisión y no pude decir que no a Palencia.

- Las posturas parecían claras.

- Sí, yo hablé claro con Porfí y él me quería. Pero yo no pude esperar más sobre todo con lo bien que se ha portado el Palencia conmigo y cómo me ha valorado durante estos años. Yo ya tengo una familia y esa premura de tiempo hizo que no pudiera esperar sin tener nada tangible. Yo no podía ejercer mi cláusula de salida sin tener un contrato sobre la mesa.

- ¿Cierra las puertas al GBC?

- Yo siempre lo he dicho: mientras siga jugando y disfrutando, uno siempre busca equipos y en ese sentido yo estoy abierto a todo.

- Se mostró muy crítico a través de las redes sociales por la salida del club de Jon Txakartegi y Lolo Encinas. ¿Lo sigue pensando?

- Siempre he creído que un club puede vender lo que él quiera y en el GBC siempre se ha valorado que ha tenido jugadores y gente de la casa. Entonces cuando bajas de categoría lo que no entendí es que dos personas que han estado tanto tiempo en el club y han dado tantas cosas sean los primeros en salir.

- (Sigue).

- Cuando sigues la trayectoria de un club y los últimos años en cuanto a clasificación, gestión y fidelización de público no han sido buenos, choca que los dos primeros en salir sean dos tíos de la casa. Más cuando tras trabajar con ellos un mes, además de la amistad que nos unía, ves el nivel que tienen. Es sorprendente.

- ¿Tiene una pequeña espina clavada por el descenso de categoría?

- Al final estuve seis partidos y aunque no se valore los dos partidos que ganamos eran dos equipos de nuestra liga y nos faltó un poquito. Tengo la espina clavada de no haber podido estar un poco más y haber ayudado al colectivo. Es un suponer, ojo, no estoy diciendo que yo fuera el salvador, pero siento tristeza por no haber estado algo más de tiempo y conseguir salvarnos. Porque además, todo esto ha desencadenado que el equipo esté en LEB y que haya habido salidas de gente muy válida.

- A pesar de todo, ¿tiene buena relación con los miembros del club?

- Sí, muy bien con todos. El mes que estuve valió la pena porque igual ellos tenían otra imagen de mí y pudieron comprobar lo que trabajé día a día y lo que transmitía. A Porfi le conocía, él me llamó, Bully es un fenómeno, Txakartegi y Lolo lo mismo. Una vez que estás dentro te quitas ese peso de por qué no había jugado estos años en Donostia. Guardo gran recuerdo y amistades.

- ¿Firma que el GBC y Palencia logren este año el ascenso?

- Sí, pero será un año de muchas sorpresas. Se está viendo por ejemplo que Melilla y nosotros hemos perdido; con Lleida no contaba nadie y mira cómo están, el otro que ha ascendido va a dar mucha guerra, Breogán con Natxo Lezcano, estará arriba... Será muy difícil pero bonito a la vez. A ver si nos va bien a los dos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate