Diario Vasco

GIPUZKOA BASKET

La importancia de estar acertado desde la línea de tres puntos

iMAGEN DE ARCHIVO
iMAGEN DE ARCHIVO
  • El mal porcentaje desde el triple condenó, por un lado, al GBC y el acierto de Fuller puso el triunfo en bandeja al Cáceres

Esta semana de tres partidos comenzó de la peor manera posible para el Gipuzkoa Basket. La derrota, las sensaciones y que el rival es el penúltimo de la tabla, significan un pequeño borrón en el gran inicio de la competición. Dicen los jugadores que después de un mal encuentro lo mejor es que el siguiente llegue cuanto antes. Esta vez se cumple el tópico. El martes habrá un nuevo partido ante uno de los grandes, el Palencia. Y el viernes otro ante el líder, el Lleida.

El aro, empequeñecido. Datos demoledores de lo que fue una noche aciaga en el tiro. Sobre todo desde la larga distancia. Tres aciertos sobre veinticuatro intentos por parte del Gipuzkoa Basket para un paupérrimo 12% de acierto desde más allá del 6,75. Entre Mike Carlson y Lander Lasa -probablemente los dos mejores tiradores del equipo-, cero de once. Datos horribles de una fatal noche en el tiro cuando además el conjunto donostiarra empezaba a dar muestras de ser un equipo fiable en el lanzamiento.

Simeonov, al rescate. Poquísimos puntos de la llamada segunda unidad. De los escasos 58 tantos anotados, 45 llegaron del quinteto inicial, mientras que el banco solo aportó trece puntos. Aleks Simeonov hizo nueve mientras que Abdoulaye Ndoye aportó cuatro. Niang, Joan Pardina y Lander Lasa se fueron de vacío. Algo extraño, sobre todo viendo las prestaciones del tolosarra siete días atrás y comprobando cómo el alero barcelonés tan solo miró dos veces a canasta. Nuevamente, el búlgaro se erigió en la principal referencia en cuanto a la rotación.

Fuller 'on fire'. En los siete minutos de desconexión, donde el GBC recibió un 19-4 de parcial, Jon Fuller fue el invitado inesperado a la fiesta cacereña y al drama donostiarra. Trece puntos para el escolta estadounidense que entró en 'trance' anotador al inicio del último cuarto con tres triples consecutivos. Asimismo, Rakocevic encendió la mecha del triple al inicio del choque y Fuller al final. Como sucediera con Mitrovic y sus nueve triples en el Gasca, el GBC no supo frenar al francotirador enemigo.

Los grandes también sufren. El entrenador del Gipuzkoa Basket siempre ha reflejado que la diferencia entre la ACB y la LEB, entre otras cosas, es que aquí las sorpresas son posibles. El partido del GBC en Cáceres así lo atestigua. Y a punto estuvieron Palencia y Lleida, dos de los mejores equipos, de tirar un partido por el sumidero. Los castellanos derrotaron por un punto a TAU Castelló, mientras que el cuadro ilerdense se deshizo por tan solo dos puntos del C.B. Prat.

Uno de los partidos más esperados. El de Palencia es sin duda uno de los partidos del año con multitud de alicientes. El cuadro palentino está llamado a estar muy arriba en la tabla, es el actual campeón de liga y de Copa Princesa. Sergio García su entrenador, jugará por primera vez en su Donostia natal, y el pasaitarra Urko Otegi se medirá a sus ex. Por si esto fuera poco, Fisac se enfrentatrá al equipo del que llegó al GBC.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate