Diario Vasco

gipuzkoa basket

El GBC se topa con el hierro extremeño

La defensa guipuzcoana no puede hacer nada para impedir el mate de Nathanaelsson.
La defensa guipuzcoana no puede hacer nada para impedir el mate de Nathanaelsson. / JORGE REY
  • Siete minutos de desconexión le sentencian en un horrible partido

El guarismo 58 en el casillero del GBC lo dice todo. Un mal día en al oficina, es decir en el tiro, condenó a los hombres de Porfi Fisac, quienes se vieron superados por el Cáceres, un conjunto que hasta ayer solo había sido capaz de vencer en un encuentro.

Dato revelador que el sopapo que se llevó la escuadra donostiarra en el Multiusos extremeño fue tremendo. El Gipuzkoa Basket nunca estuvo a gusto, nunca se vio dominador del choque, nunca cogió una ventaja clara y en siete minutos de desconexión, desde un 46-45 (min.27) se pasó a un 65-49 (min.34) que dejó el partido casi visto para sentencia.

Jon Fuller, con tres triples y trece puntos en su haber, catapultó a los suyos y de qué manera para noquear a un GBC que fue un espejismo de lo que por ejemplo se vio hace siete días ante el Burgos.

Los de Fisac intentaron acortar diferencias en el tramo final pero ayer no era el día y fueron justos perdedores del choque. Un impropio 3 de 24 en tiros de tres puntos fue una de las razones de la derrota, que esperemos no haga mucha mella, ya que en un par de días vuelve a haber partido.

Igualdad hasta el descanso

Lo que mal empieza, mal acaba. Porque la puesta en escena del conjunto donostiarra no es que fuera fría, sino que fue gélida. No consiguieron tirar ni una vez a canasta en los primeros tres minutos de encuentro.

Todos los balones que capturaba Slezas los perdía en intentar hacer pases imposibles y el Cáceres comenzó dominado el marcador gracias al acierto de Rakocevic, tres triples en el primer cuarto.Oroz y sobre todo Úriz sostuvieron un poco al cuadro de Fisac, con un par de aportaciones de Ndoye, que se fue entonando para llegar a los primeros diez minutos con empate en el marcador: 16-16.

No fueron buenos los minutos de Niang, a quien Fisac dio la oportunidad de demostrar su valía.Mucho bote, poco pase y muchas pérdidas.De hecho, el GBC se fue al descanso con la friolera de quince balones perdidos.

Como sucedió hace siete días, Simeonov ofreció buenos minutos antes de que un parcial 9-0 favorable al Cáceres obligó al técnico del GBC a parar el choque. Espabiló otra vez el cuadro donostiarra de la mano de Carlson y Pino para llegar nuevamente empatados al descanso.

En el tercer cuarto la anotación subió y el GBC anduvo aseado hasta ese fatal minuto 27, donde a partir de ahí encajó un parcial de 19-4 que le costó el encuentro.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate