Diario Vasco

GIPUZKOA BASKET

El Gipuzkoa Basket cierra un primer mes de liga para enmarcar

Xabi Oroz, con el balón en un entrenamiento en el Gaska.
Xabi Oroz, con el balón en un entrenamiento en el Gaska. / J. M. LÓPEZ
  • Restan cuatro fechas para la jornada diez, donde Porfi Fisac cree que se sabrá cuál puede ser el objetivo final

El mensaje que ha mandado Porfirio Fisac acerca del devenir de su equipo en sus distintas comparecencias y entrevistas ha sido muy claro. Taxativo. «Hasta la jornada diez no vamos a saber por qué va a luchar este equipo», ha dejado claro el castellano. Han pasado seis jornadas y la décima fecha en el calendario cobra mucha importancia para el entrenador segoviano, sabedor del calendario que tiene por delante.

Quedan cuatro encuentros hasta esta jornada diez. El primero de ellos, y con todos los respetos, será ante un rival asequible, el Cáceres Patrimonio de la Humanidad, que solo ha podido vencer en un encuentro de lo que llevamos de competición.

Pero los otros tres serán puertazos 'hors catégorie'. Recibir el martes día 9 al Palencia, viajar el viernes siguiente para enfrentarse al Actel Lleida y siete diás después volver a jugar en el Gasca frente al Breogán de Lugo. Quizá, junto con el Gipuzkoa Basket son los equipos más temibles de la LEB Oro a día de hoy.

Ahora mismo, la tabla dice que Lleida, GBC y Leyma Coruña comandan la clasificación. Pero a nadie se le escapa que Palencia y Breogán van a estar en peleando los puestos más altos. Puede ser que todos los equipos de la LEB hayan tenido en cuenta al Gipuzkoa Basket, como recién descendido, pero desde el club lo que se ha querido transmitir ha sido muy claro: calma, tranquilidad y mesura.

Porque no cumplir unas expectativas creadas de antemano podría suponer un rejón de muerte al proyecto, teniendo en cuenta la trayectoria que arrastraba en las últimas temporadas dentro de la ACB.

Lo cierto es que el mes de octubre, cargadísimo de encuentros, se ha saldado con un sobresaliente. A punto ha estado la escuadra de Fisac de terminar el décimo mes del año con matrícula de honor. Cinco triunfos sobre seis encuentros. Buenas sensaciones y el aspecto del Gasca óptimo. Mejorable sí, porque aún quedan unos setecientos asientos vacíos. Sin embargo, la atmósfera vivida y lo que ha transmitido el equipo son para estar satisfecho.

Margen de mejora

Seguro que ni los jugadores ni el propio entrenador se van a parar donde ahora mismo está el equipo. Hay una seña de identidad clara. Que el Gipuzkoa Basket es el que mejor defiende el aro en la LEB. Es de largo el equipo que menos puntos encaja. Y a partir de ahí, los jugadores crecen en ataque.

Otro de los puntos reconocibles de la escuadra guipuzcoana es el ritmo al que juega. Se pudo ver en el último choque ante el Burgos. Al principio los castellanos anotaron fácil, estuvieron acertados y comandaron el marcador. Cuando el balón ya no entraba tan fácil, se fueron disolviendo como un azucarillo y al final el GBC nadó en distancias que rondaron los diez puntos.

Al RETAbet.es le encanta jugar en transición. Dos movimientos y lanzar a canasta. Velocidad no significa locura ni precipitación. Posiblemente tengan al mejor para jugar así, Ricardo Úriz. Y los compañeros interiorizan perfectamente lo que manda la batuta del navarro.

Además, Fisac nunca ha ocultado que tiene una ficha de extracomunitario libre para gastarla entrada la competición. Así que hay que creer lo que dice el técnico segoviano, que su equipo puede jugar todavía mejor y que puede sacar más provecho a su plantilla.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate