Diario Vasco

BALONCESTO

Buenas sensaciones antes de un choque que puede ser clave

  • Porfi Fisac hizo hincapié en «los detalles y un parcial final» como claves para lograr el cuarto triunfo

Han pasado veinticinco días desde que se diera el pistoletazo de salida a la LEB Oro, donde se han disputado cinco intensas jornadas con cuatro triunfos y una derrota para la escuadra de Fisac. Balance que le sitúa en lo más alto de la tabla, con el que hasta ahora parecía inalcanzable Breogán de Lugo y a un partido de diferencia del Actel Lleida, líder invicto de la competición.

Este primer mes de competición repleto de partidos se cerrará el próximo viernes en el Josean Gasca con un partido de altura, ya que visita el feudo donostiarra el Burgos, uno de los gallitos de la categoría y que volverá a ser -como el día de Ourense- una enorme piedra de toque para la escuadra de Fisac.

No hay mejor pócima tras una derrota que volver a la senda del triunfo, aunque fuera un encuentro redondo para el Gipuzkoa Basket. Úriz no estuvo tan fino como otros días y la mala suerte se cebó con Pardina quien sufrió una lesión en los isquiotibiales cuando estaba firmando un enorme encuentro. El partido de los dos senegaleses pasó desapercibido y hasta ahí se acabaron las malas noticias para el GBC.

Porque el resto fue positivo. Cuatro hombres por encima de los diez puntos, con especial mención para Carlson que le hizo veinte a su exequipo, el trabajo defensivo en rebotes y asistencias de Oroz y la madurez que va cogiendo Lander Lasa, quien felizmente el viernes vio aro desde el triple.

Sin embargo el gran protagonista en el triunfo donostiarra fue Aleks Simeonov. Tanto por lo inesperado como lo imporatnte que fueron sus puntos y rebotes -nueve y ocho, respectivamente- en apenas 16 minutos de juego.

El búlgaro, en su tercer partido con la camiseta del GBC demostró que tiene mano para amenazar desde fuera y que a pesar de sus dos metros 'pelados' posee un instinto natural para rebotear. Simeonov dará buenos minutos de descanso a Carlson e incluso en alguna situación puntual podrán actuar en las dos posiciones interiores, dando mucha versatilidad al GBC.

Equipos muy parejos

Fisac ya ha comentado en más de una ocasión que uno de los atractivos de la LEB es la igualdad entre todos los equipos. «Dentro de la igualdad que ha existido, el partido se ha decantado por un triple, una falta o una canasta. Eso condicionó y cambió el destino del partido. Esta vez cayó para nuestro lado» dijo tras la victoria en la capital riojana.

El entrenador segoviano dio dos claves para que el triunfo viajara hasta Donostia. «Cuando hemos aguantado en el segundo cuarto que nos ha hecho llegar un poco por encima en el descanso» confesó, y después con un parcial 0-10 cuando peor pintaban las cosas. «Hemos metido dos triples y hemos cogido un rebote ofensivo que nos dió ventaja y creo que ahí ha podido estar donde se podía decantar el partido», como así fue.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate